sábado, diciembre 10, 2022

El jeque de Kuwait que anuló un gol en un Mundial

 

Disgustado por una injusticia percibida contra su selección de Kuwait, el jeque Fahad se precipitó al campo para protestar contra el árbitro. Tras detener el juego y amenazar con una retirada del combinado árabe, Stupar sucumbió sorprendentemente a la agitación de Fahad y revocó su decisión inicial. Anuló el gol ante la furia de los franceses y el partido se reanudó. ¿Qué locura paso durante aquella tarde de fútbol?

Fue un 21 de junio de 1982. La hora de la verdad para el fútbol kuwaití llegó en forma de partido contra un peso pesado como Francia. Tras un meritorio empate a uno contra Checoslovaquia (ahora República Checa y Eslovaquia) en su primer partido, los kuwaitíes habían mostrado su deseo de conseguir una mayor goleada. El jeque Fahad Al-Ahmed Al-Jaber Al-Sabah, príncipe de Kuwait y también presidente de la asociación de fútbol de la nación, se encontraba entre el público esperando hacer historia… y la hizo, pero a su manera.

 

 

Tras mostrar una buena resistencia durante la primera media hora, Francia encontró el camino hacia la red kuwaití por medio de Bernard Genghini. El gol dio a Francia el impulso necesario para abrirse camino en la retaguardia kuwaití, y Michel Platini dobló la ventaja de Le Blues en el minuto 43, dejando a los asiáticos desinflados al descanso. Tras la reanudación, las cosas no hicieron más que empeorar. Francia retomó el camino de la primera parte y marcó el 3-0 en el minuto 48.

El sueño de Kuwait de dar una famosa campanada se esfumó hasta que Abdullah Al-Buloushi recortó distancias en el minuto 75, devolviendo la esperanza. Sin embargo, pocos minutos después, las esperanzas renovadas parecían haberse esfumado cuando el centrocampista francés Alain Giresse marcó el cuarto gol para su equipo. El gol fue recibido con protestas por parte de los jugadores kuwaitíes, que se habían congelado en los instantes previos al gol como reacción a un silbido del público, que creían que procedía del árbitro soviético Miroslav Stupar.

 

 

Disgustado por la injusticia percibida contra su equipo, el príncipe Fahad se precipitó al terreno de juego para protestar contra el árbitro. Tras detener el juego y amenazar con una retirada, Stupar sucumbió sorprendentemente a la agitación de Fahad y revocó su decisión inicial. Anuló el gol ante la furia de los franceses y el partido se reanudó.

 

 

A pesar de las protestas de los kuwaitíes, la superioridad de los franceses solamente necesitó unos minutos más para añadir el cuarto gol, ya que Maxime Bossis marcó en el minuto 89. Ya no hubo lugar a la discordia, pues los jugadores kuwaitíes tuvieron que abandonar el campo con la cara roja. El equipo asiático se despidió de la competición tras perder por 1-0 ante Inglaterra en su último partido, para no volver nunca más a la fase final de la Copa Mundial.

El árbitro Stupar Stupar no solo fue expulsado de aquel Mundial, sino que al llegar a Moscú la federación soviética lo despojó de su escarapela de rárbitro internacional por orden de la propia FIFA. Por su parte el jeque Fahad Al Sabah continuó al frente de la federación kuwaití de fútbol, lo que le valió para después llegar a presidir el Comité Olímpico de Kuwait. Murió a finales de 1990, durante la invasión de Irak a su país.