miércoles, septiembre 28, 2022

Džeko, Grafite y el milagro del Wolfsburg con Felix Magath

 

Džeko y Grafite, bajo las órdenes de Felix Magath, formaron una dupla atacante arrolladora, marcando 54 de los 81 goles que sirvieron para que el VfL Wolfsburg se proclamara campeón de la Bundesliga 2008-2009, por primera vez en su historia. Fue el último equipo que plantó cara antes de que el Bayern consolidara su poderío en el fútbol alemán, con permiso del Borussia Dortmund.

Tras quedar quintos la campaña 2007/08 y conseguir la clasificación para la Copa de la UEFA, el equipo siguió con su ascenso meteórico y Magath orquestó la conquista del título de la Bundesliga acumulando 15 puntos más que en la campaña anterior y superando al Bayern en dos puntos, al concluir con un total de 69. La estructura defensiva del Wolfsburgo, con un 5-2-1-2, y su mediocampo sirviendo balones a la dupla atacante formada por Grafite y Džeko obtuvo el premio final. Ambos delanteros operaban ligeramente por delante del infravalorado mediapunta bosnio Zvjezdan Misimović, que sería la otra pieza clave con una conexión casi telepática con el brasileño y bosnio.

 

 

Grafite encabezó la tabla de goleadores de la Bundesliga con la friolera de 28 goles. Su compañero de fatigas fue igualmente productivo y marcó 26 goles. De los 80 goles que marcó el Wolfsburgo esa temporada, su pareja de atacantes, robusta y físicamente imponente, fue responsable del 67,5% de los intentos de gol del equipo en el último tercio de la cancha.

Tal era la calidad y la productividad de ambos, que se batió un récord de la máxima categoría que se había mantenido durante 37 años. Los 54 goles de Grafite y Džeko fueron la mayor cantidad de goles anotados por una pareja de delanteros en la Bundesliga desde que Gerd Müller y Uli Hoeneß marcaron 53 con el Bayern en la temporada 1971/72. La cifra de los héroes de culto del Wolfsburgo sigue siendo, a día de hoy, la más alta de la historia de la primera división alemana.

Hasta aquella la fecha, el Wolfsburgo apenas había conseguido un éxito tan grande. Lo más cerca que había estado de conseguir un título fue cuando cayó en la final de la DFB-Pokal en 1994/95, cuando el Borussia Mönchengladbach se impuso por 3-0 en el Olympiastadion. Die Wölfe no hizo su primera aparición en la Bundesliga hasta 1997, y sigue siendo asombroso considerar que solamente necesitó 11 años de experiencia en la máxima categoría para hacerse con el título.