Bergkamp & Henry, la delantera del Arsenal de los Invencibles

 

Dennis Bergkamp y Thierry Henry, flanqueados por Pirès y Ljungberg, fueron los cañones la delantera de los Invencibles. La mítica plantilla del Arsenal que se proclamó campeón de la liga inglesa sin ni siquiera perder un solo partido la temporada 2003/2004, y que dos años después rozaría la gloria europea perdiendo en la final de la Champions League ante el FC Barcelona en el Stade de France en Saint-Denis.

 

 

La conexión entre Henry y Bergkamp llegó a ser casi telepática, aunque en sus inicios no fue instantánea. El buen estado de forma del nigeriano Nwankwo Kanu frustró las esperanzas de que el holandés y el francés formaran la pareja regular en la delantera del Arsenal de la temporada 1999-2000.

 

 

Wenger comenzó la temporada con los tres en el campo, desplazando a Henry a la banda para dar cabida a toda la artillería, pero pronto se decantó por la rotación, en la que también entró el croata Davor Šuker.

 

 

Ninguno de los cuatro superó los 26 partidos de liga. Sin embargo, se vislumbraba lo que estaba por venir. A nivel individual, Henry realizó una excelente campaña, 17 goles en Premier League, mientras que Bergkamp ejerció una gran influencia creativa y contribuyó con seis. Sin embargo, el equipo nunca se mostró capaz de amenazar al Manchester United, que ganó la liga por un margen muy cómodo de 18 puntos. En la Copa de la UEFA cayeron en la final antes el Galatasaray turco por penaltis en la final disputada en Copenhagen.

 

 

En muchos sentidos, la historia fue similar en la temporada siguiente, la 2000-2001. Como si no hubiera sido suficientemente difícil conseguir un puesto de titular, Robert Pirès y Sylvain Wiltord se sumaron a la nómina de atacantes. Ese exceso de talento ofensivo perjudicó especialmente a Bergkamp, que vio reducida su influencia a menos de 20 partidos de liga y solamente marcó tres goles en el camino hacia un nuevo subcampeonato de los “Gunners”. A sus 30 años, parecía que su etapa en el Arsenal llegaba a su fin.

Los aficionados se lamentaron de que Henry no hubiera llegado a Highbury un poco antes, ya que otros 17 goles lo consolidaron como uno de los favoritos de la afición. La perspectiva de que formara pareja con Bergkamp en su mejor momento era tentadora, pero parecía poco más que una quimera. Sin embargo, esto no explica el notable renacimiento del holandés. En Champions League cayeron en cuartos de final antes el Valencia CF.

 

 

La temporada 2001/02 marcó el inicio de la edad de oro del Arsenal bajo el mando de Wenger. Muchos puristas sostienen que ese fue el mejor equipo del Arsenal de las últimas dos décadas, superando incluso a los Invencibles que llegarían dos temporadas después. Thierry Henry y Dennis Bergkamp fueron los artífices del éxito, por fin jugaban juntos en la delantera como un auténtico dúo. Fue Wiltord quien pasó a desempeñar un papel más amplio para permitir que la pareja floreciera, y el resultado fue posiblemente la pareja de delanteros más emblemática de la Premier League del inicio del nuevo siglo.

Cada uno conocía su papel: Bergkamp era el creador, recurriendo a su gran experiencia para ofrecer una oportunidad tras otra al rematador, Henry. El francés lo hizo de forma natural, ya que marcó 24 goles en la liga y consiguió la Bota de Oro. Sin embargo, más impresionante que los galardones individuales fue el título de Premier League. Los dos se combinaron para ayudar a arrebatar finalmente el trofeo de manos del Manchester United, del que habían sido subcampeones las dos temporadas anteriores. En Champions League la suerte no acompañó y quedaron terceros de grupo por detrás del Bayer Leverkusen y Deportivo de la Coruña.

 

 

Algunos momentos de pura inspiración les ayudaron en su camino, entre ellos uno de los goles en la victoria por 2-0 a domicilio sobre el Newcastle. Bergkamp, tan a menudo el proveedor, encontró la red él mismo con un gol que personificó su talento supremo. Tras recibir el pase de Robert Pirès, superó con habilidad al defensa Nikos Dabizas. Bergkamp rodeó a su hombre en el otro lado, pero supo instintivamente dónde acabaría su propio movimiento, y lo cogió antes de batir al guardameta. Irónicamente, Henry estuvo ausente por lesión en este momento mágico, pero encapsuló perfectamente la alegría y la creatividad con la que prosperó la asociación.

 

 

Esta fue, sin duda, una última despedida heroica para Bergkamp. Había sido una campaña extraordinaria, durante la cual él y Henry se habían combinado de manera que se movían los parámetros de lo que significaba formar una pareja eficaz en la delantera, pero el veterano tenía ahora 33 años. Sin embargo, increíblemente, aún no había terminado y Henry estaba empezando a llegar a su mejor momento.

Al igual que Bergkamp la estrella del delantero francés brilló más que nunca. En la campaña 2002/03 terminó con la asombrosa cifra de 32 goles y 23 asistencias en todas las competiciones, suficientes para conseguir el subcampeonato del premio al mejor jugador del mundo. Como equipo, el Arsenal no pudo revalidar su título, pero sí se llevó a casa otra Copa de la FA. La admiración mutua que se profesaban se podía ver tanto dentro como fuera del campo; Henry declaró que Bergkamp era el mejor jugador con el que había jugado, mientras que el maestro holandés insistía en que su compañero de ataque era “el paquete completo”. En Champions League llegaron a la segunda fase de grupos, aunque no accedieron al “knokout stage” final.

 

 

En realidad, el paquete solamente estaba completo cuando los dos jugaban juntos. Cada uno de ellos tenía su propio e inmenso talento individual, pero la combinación los llevaba a un nuevo nivel. De hecho, en la temporada 2003/04, todo el equipo se vio impulsado a algo que nunca antes ni después se había logrado en la Premier League. Se han vertido muchos ríos de tinta sobre la temporada de los Invencibles, pero la verdad es que el récord de los titulares habla por sí solo: una campaña entera de liga sin perder. En Champions League fueron eliminados por el Chelsea en cuartos de final.

Sería un flaco favor a la fenomenal plantilla que reunió Wenger si hiciéramos recaer todos los elogios en el dúo Bergkamp y Henry, pero sin duda fueron los talismanes. En un equipo de grandeza, destacaron el maestro y su aprendiz. Henry, a esas alturas, se había convertido en el más importante de la pareja, pero Bergkamp siguió participando en más de dos tercios de los partidos en el camino hacia la hazaña sin precedentes y selló el lugar inmortal del equipo en el folclore al marcar el gol de la victoria en el último partido de la temporada contra el Leicester.

 

 

Las dos temporadas siguientes fueron el canto del cisne para esta pareja de especialistas. Bergkamp empezó a pasar la antorcha a otro holandés, ya que Robin van Persie había llegado a la escena y empezó a dar la vuelta a la tortilla muy rápidamente. Sin embargo, Bergkamp aún tenía mucho talento que ofrecer. En el último partido de la temporada 2004/05, marcó un gol y dio tres asistencias en la goleada por 7-0 al Everton y fue recibido con cánticos de “un año más”. Fue todo un voto de confianza en la longevidad de un Bergkamp que ahora tenía 36 años.

 

 

Fue en esta campaña cuando Henry superó a Ian Wright como máximo goleador del Arsenal de todos los tiempos, y no es casualidad que él, y Wright antes que él, alcanzaran este impresionante récord con Bergkamp prestando sus servicios. Sin embargo, esto no quiere restar importancia al talento de Henry como individuo; en las dos últimas temporadas marcó 25 y 27 goles en la liga con su compañero, lo que refuerza su estatus como uno de los grandes goleadores de todos los tiempos. No es de extrañar que, un año después de la retirada de Bergkamp, Henry fichara por un FC Barcelona que se perfilaba como uno de los mejores equipos de la historia, y el que había derrotado a los “Gunners” en la final de la Copa de Europa de la 2005-2006. La última temporada de la dupla que nos ocupa.

 

 

El hecho de que la carrera de Bergkamp, y con ella su hermosa asociación con Henry, llegara a su fin en 2006 en que el club finalizaba su etapa en Highbury tuvo algo de poesía. El Arsenal tenía su sede allí desde 1913, y las hazañas de Henry y Bergkamp fueron el broche final de una ilustre lista de logros en el estadio que se remonta a casi cien años.

 

 

Tristemente hoy día ya no existe, y el terreno sobre el que se levantaba es ahora un bloque de pisos. Sin embargo, el recuerdo perdura en las mentes de los aficionados que vivieron allí una gran alegría. Del mismo modo, aunque Bergkamp tuvo que poner fin a su extraordinaria carrera, su asociación con Henry es inmortal. Será recordada para siempre como uno de los mejores dúos del fútbol.

 

 


Paola Murrandi