The Stanks, un atípico campo de fútbol solo para uso benéfico

 

The Stanks es el nombre que recibe una pequeña área al pie de las murallas isabelinas de Berwick-upon-Tweed, en Northumbria, Inglaterra. El nombre de The Stanks deriva de una antigua palabra escocesa que significa zanja o lugar pantanoso. El terreno con hierba es lo suficientemente grande como para habilitar un campo de fútbol y ha sido el lugar donde se han disputado competiciones benéficas de fútbol durante más de 100 años.

Antes de ser reconvertido en campo de fútbol, The Stanks era originalmente el foso defensivo entre el Bastión de Latón y el Bastión del Monte del Viento, pero en los siglos XVIII y XIX se le dio otro uso. La zona solía estar en sombra permanente, por lo que era ideal para congelarla y los pescadores locales sacaban el hielo que necesitaban para mantener sus lances de salmón los más frescos posibles en su viaje al sur de Londres.

 

 

La actual Berwick Charities Cup se juega anualmente entre mayo y julio y se disputa ininterrumpidamente desde 1948. Estuvo a punto de abandonarse en 2017 cuando inicialmente solo se inscribieron nueve clubes. Pero tras la campaña publicitaria hubo suficiente interés para que la competición se llevara a cabo. La competición recauda anualmente entre 5.000 y 8.000 libras.

Las murallas de The Stanks tienen una enorme importancia histórica, ya que son un raro superviviente intacto del periodo isabelino. Las fortificaciones se construyeron en estilo italianizante, diseñadas para resistir la artillería lanzada desde el mar y la tierra y también para albergar su propia potencia de fuego de artillería. Atribuidas en gran medida al renombrado ingeniero militar Sir Richard Lee, las fortificaciones fueron descritas como «la empresa más cara del periodo isabelino», con un coste extraordinario de 128.648 libras. No es de extrañar que este raro ejemplo de edificio militar de los Tudor sea un monumento catalogado y que goce de la categoría de Grado I. El muro que se encuentra detrás de la portería es el muro del Bastión de Latón y se sabe que ha causado muchas lesiones en la cabeza a los jugadores que se precipitaron y se equivocaron en la corta carrera desde la línea de gol.

 

 

Los jugadores se cambian en un pequeño edificio comunal al otro lado de un arco dentro de los muros de la muralla. Sobre la puerta del vestuario se encuentra la fecha de 1755. Siempre se ha pensado que el pabellón de vestuarios de Lesser Hampden, que data de principios del siglo XIX, era el edificio más antiguo del mundo en uso para el fútbol. Aunque es discutible que el «vestuario de fútbol» sea su uso principal, esta pequeña habitación de piedra en Berwick es significativamente más antigua.

 

 


Paola Murrandi