domingo, diciembre 4, 2022

La República Checa de la Eurocopa de Inglaterra de 1996

 

En la Eurocopa de Inglaterra de 1996, la selección absoluta de la República Checa pasó de ser considerada uno de los combinados más débiles a plantar cara a Alemania en la final de Wembley. Era su primer gran torneo como nación independiente tras la disolución de Checoslovaquia, y en aquella cita estuvieron a punto de emular a la selección checoslovaca de 1976, que ganó la competición en Yugoslavia.

 

 

A muchos les puede sorprender que a día de hoy se resalte la memoria de aquella selección haciendo hincapié en el hecho que llegó al europeo sin jugadores contrastados a nivel europeo. Pero la verdad es que aquel verano en Inglaterra todas las futuras estrellas checas emergieron a la vez. Patrick Berger, que posteriormente ficharía por el Liverpool FC, fue su máximo goleador en la fase de clasificación. Pavel Nedvěd se convertiría en uno de los mejores jugadores de la Juventus en la Serie A. Karel Poborský marcaría un golazo en el torneo, seguramente la única razón por la que Sir Alex Ferguson se lo llevó a Old Trafford.

 

 

La surrealista preparación para la gran cita

¿La República Checa preparando la Euro 96 ante el Bamber Bridge de la regional inglesa? Bueno, los de Lancashire eran un equipo modesto, aunque acababan de ganar la Unibond League, aunque no pudieron ascender a la GM Vauxhall Conference porque su campo de Irongate no cumplía los requisitos de seguridad. Aquello no impidió que 2.300 personas acudieran al encuentro con los checos, organizado a toda prisa.

Los checos debían enfrentarse a los alemanes en la fase de grupos dentro de unos días y aquel partido movilizó a todo el club. Las solicitudes de entrevistas llegaban de todas partes, especialmente de la propia República Checa, donde el partido tenía un enorme interés, ya que era el primer torneo para los checos desde la disolución de la antigua Checoslovaquia. Como era de esperar, se agotaron las entradas para el partido. Se colocaron banderines como si fuera una fiesta y los checos llegaron a la ciudad.

 

 

El Bridge por aquel entonces estaba acostumbrado a ganar, era justo decirlo. Seis años antes, habían jugado sus partidos en los campos del parque de Preston. Los ascensos siguieron y esa temporada habían ganado la Unibond League, a solamente dos divisiones de la Football League. Solo los requisitos obligatorios para adaptar el terreno de juego a la nueva categoría les impidieron jugar en la Conferencia.

El partido tuvo un carácter más bien de exhibición, ya que todos los miembros de la selección checa dispusieron de algunos minutos, pero cualquier esperanza de que se produjera una famosa sorpresa se esfumó a los cinco minutos, después de que Karel Poborský y Pavel Nedvěd adelantaran al equipo internacional. No hay que olvidar que el Bamber Bridge tuvo que enfocar el partido de forma diferente a como lo hubiera hecho en una eliminatoria de la Copa de la FA contra un rival de mayor categoría. No había que mostrar agresividad.

 

 

Y estuvieron a punto de marcar el 2-1 con una bonita jugada que hizo que Srnicek tuviera que hacer una buena parada. Eso despertó un poco a los checos, que lograron el 3-0. Vladimír Šmicer, futuro ganador de la Liga de Campeones con el Liverpool, marcó un gol de tacón. Berger saltó al terreno de juego, dejando a los aficionados locales boquiabiertos. El portero de Bridge, Stuart Barton, se mantuvo ocupado, ganándose el premio al mejor jugador del partido con muchas buenas paradas.

 

La República Checa en la Eurocopa de Inglaterra de 1996

La República Checa llegó al torneo como la gran favorita para quedar última del considerado «grupo de la muerte» de la Euro 96, junto a Alemania, Italia y Rusia.

En el debut ante la potente Alemania se cumplieron todos los pronósticos cuando los teutones se impusieron por 2-0 en el mítico estadio de Old Trafford, de Manchester. Los checos jugaron agarrotados, pagaron los nervios del estreno y no mostraron su verdadero potencial. Dušan Uhrin, su seleccionador, por suerte lo detectó y rebajó la tensión en el vestuario. Funcionó a la perfección, tal y como se comprobó en el siguiente partido ante Italia, que acababa de ser subcampeona del Mundial de Estados Unidos de 1994 y que contaba en su plantel con Maldini, Del Piero, Chiesa, Zola, Donadoni, Ravanelli o Costacurta…

 

 

La República Checa, sin embargo, no se arrugó ante la Italia de Sacchi. Fue superior y protagonizó la primera campanada del torneo venciendo 2-1 con goles de Nedved y Bejbl, lo que le permitió llegar con opciones de hacer historia en la última jornada ante Rusia en Anfield. En los primeros minutos, Suchoparek y Kuka adelantaron a los de Uhrin. Pero Rusia remontó y de qué manera: a cinco minutos del final ganaba 3-2.

Todo parecía perdido, hasta que Smicer puso el 3-3 en el minuto 88 y clasificó a Chequia para cuartos ante la locura de la afición checa presente. En la retina quedó la imagen de los jugadores checos tendidos sobre el césped de Anfield. Lágrimas, abrazos, alegría. Aún no eran conscientes de lo que habían conseguido.

Una victoria por la mínima contra Portugal (1-0) les permitió disputar una fascinante eliminatoria contra Francia, que se alargó hasta el final y se saldó con la victoria de los checos en la tanda de penaltis (6-5). ¡Habían conseguido llegar hasta la final!

 

La final de la Eurocopa de 1996

Los checos llegaron a Wembley el 30 de junio cansados, después de haber superado a Francia en la otra semifinal tras 120 minutos y penaltis, pero, por lo demás, con la moral por las nubes. Kouba, Horňák, Kadlec, Patrik Berger, Rada, Suchopárek, Bejbl, Karel Poborský, Kuka, Pavel Nedvěd y Němec fue el once inicial que presentó la República Checa ante Alemania en la final de la Eurocopa de Inglaterra de 1996.

El encuentro entre ambas selecciones no solamente era una revancha de la final de la Eurocopa de 1976 (cuando la República Checa aún formaba parte de Checoslovaquia), sino que también era una repetición del primer partido del Grupo C. En aquella ocasión, Alemania se impuso por 2-0 en un encuentro en el que hubo diez tarjetas amarillas.

 

 

Y aunque la final fue menos beligerante que el primer partido, se disputó con el espíritu de sangre y trueno apropiado para esta ocasión. En la primera parte, Alemania vio rechazada una apelación de penalti cuando Mehmet Scholl tomó un balón rebotado, vendió a Karel Rada un amago y recortó hacia el interior solamente para ser derribado por la pierna trasera del defensor.

A medida que el partido avanzaba, los alemanes, técnicamente superiores, tenían más el balón, aunque la República Checa parecía dispuesta a lanzarse al ataque cada vez que la maquinaria alemana entraba en cortocircuito y se presentaba la oportunidad de contraatacar. Este había sido su plan de juego durante todo el torneo, siendo la velocidad de Poborský el principal foco de atención de su contraataque. De hecho, fue el medio por el que los checos tendrían la oportunidad de marcar su único gol del partido, aunque no llegaría hasta el minuto 30.

 

 

Antes de eso, Steffan Kuntz, autor del único gol de Alemania contra Inglaterra cuatro días antes, fue el que más cerca estuvo de romper el empate. Su disparo rebotó en el guardameta checo, se elevó en el aire y pareció caer sobre la línea de meta antes de que Karel Rada realizara un acrobático despeje. De este modo, mantuvo vivas las esperanzas de la República Checa de convertirse en campeona, al igual que lo había hecho Dinamarca cuatro años antes.

La regla de los pases hacia atrás se introdujo en 1992; de lo contrario, los checos podrían haber imitado la estrategia danesa y haber pasado por detrás para alcanzar la gloria una vez que Berger les hubiera dado la ventaja en el minuto 59.

Poborský, liberado por el cabezazo de Pavel Kuka, se lanzó hacia la portería alemana. El balón superó a Sammer, cuyo intento desesperado por detenerlo llevó a Poborský a la cubierta. Berger -empleado por el Borussia Dortmund- resistió el impulso de intentar una jugada descarada por el centro desde el punto de penalti resultante, como hizo su compatriota Antonín Panenka en el mismo escenario 22 años antes. En su lugar, optó por la fuerza bruta, lanzando el penalti al fondo de la red, aunque Andreas Köpke, en la portería alemana, debería haberlo hecho mejor.

 

 

El momento decisivo llegó diez minutos después, cuando Vogts dio entrada a Oliver Bierhoff. El delantero del Udinese cabeceó después de que Ziege lanzara un tiro libre. Así, el partido se fue a la prórroga, con ambos equipos sabiendo que un solo gol les daría el campeonato.

A los cinco minutos de los 30 adicionales, Bierhoff recibió el balón de espaldas a la portería. Hizo bien en girar y sacar su disparo, pero que entrara fue un pequeño milagro. Un enorme desvío de Michal Horňák confundió al guardameta checo Petr Kouba. No pudo evitarlo. Estéticamente, fue el menos dorado de los goles de oro, aunque eso no importó a los aficionados alemanes. «Vuelve a casa», cantaron cuando Klinsmann levantó el trofeo.

La Eurocopa 96 es quizás la menos celebrada de las siete victorias de Alemania en el torneo. El motivo no está muy claro. Después de todo, fue la primera como país reunificado. La victoria sirvió para enmendar el error que supuso la derrota ante Dinamarca en la final de 1992, y para desquitarse de la derrota en la final de la Copa Mundial de 1966 en el mismo estadio. También lo fue por la derrota ante Checoslovaquia en 1974.

Tal vez tenga que ver con el hecho de que el equipo de Vogts no era la fuerza dominante e inamovible que el fútbol mundial ha presenciado tantas veces a lo largo de los años. Pero, aun así, cumplieron con su cometido. En ese sentido, fue el más alemán y el menos alemán de sus muchos triunfos ante una República Checa irrepetible.