Los orígenes de Mohamed Salah en el fútbol egipcio

 

Mohamed Salah, nacido el 15 de junio de 1992 en Nagrig, es considerado como uno de los mejores jugadores africanos de la historia del fútbol. Su meteórica carrera profesional lo llevó a emigrar de Egipto a Suiza, y posteriormente de Inglaterra a Italia, con viaje de vuelta incluido, para acabar triunfando en el Liverpool FC.

Con la selección egipcia, ganó una Medalla de Bronce en la Copa Africana de Naciones Sub-20. También participó en la Copa Mundial Sub-20 de la FIFA 2011, los Juegos Olímpicos 2012 y la Copa Africana 2017, donde Egipto fue subcampeón ante Camerún y además se clasificó a la Copa Mundial de Fútbol de 2018. Mohamed Salah se convirtió en el máximo goleador de la Clasificación Mundial de la FIFA en la CAF, siendo galardonado por esta como el talento africano más prometedor del año en 2012.

En 2013, fue galardonado con el premio SAFP Golden Player por ser el mejor jugador de la Superliga de Suiza. En 2017, fue nombrado Futbolista Africano del Año y Futbolista Africano de la BBC del Año. También ha sido galardonado tres veces como el Jugador del Mes de la Premier League, en noviembre de 2017, en febrero y marzo de 2018. En la temporada 2017-18 fue Bota de Oro de la Premier League con 32 tantos, además de ser reconocido como mejor jugador de la competición por la PFA y la FWA. Consiguió el Premio Puskás al mejor gol del año 2018.

 

 

Su infancia, el fútbol callejero y el fútbol sala

Mohamed Salah Hamed Mahrous Ghaly nació el 15 de junio de 1992 en Nagrig, un pequeño pueblo situado en el distrito egipcio de Basyoun, en el delta del río Nilo, cerca de Tantā, la ciudad más relevante de la zona. Junto a su hermano Nasr Salah compartía interminables jornadas de fútbol callejero emulando a sus ídolos de los 90: Ronaldo y Zidane.

En la familia Salah, de clase media, la pasión por el fútbol venía de lejos, ya que su padre Salah Ghaly y sus dos tíos formaron parte del equipo juvenil de fútbol 11 del Nagrig. A diferencia de ellos, el pequeño Mohamed nunca se conformaría con ser un jugador amateur. Así que animado por su padre se esforzó al máximo para perfeccionar su talento y a sus 12 años llamó la atención del Ittihad Basyoun, equipo de fútbol sala de su localidad donde jugó casi dos temporadas completas.

 

 

Sus increíbles actuaciones acompañadas de constantes goles sorteando a todos los rivales que se le ponían por delante lo llevaron a dar el salto al fútbol 11 con el Othmason Tanta (un club de las afueras de Basyoun). Allí adaptó sus cualidades y sufrió las duras condiciones de los campos de tierra egipcios, además de desplazarse en tren a los entrenamientos.

 

El Mokawloon, el primer paso profesional de su carrera

Con casi 15 años, después de un amistoso contra los cadetes del Nadi El Mokawloon Elarab Elriadi de El Cairo, pasó a formar parte de los «meqawleen». Un fichaje que provocó serios problemas familiares, ya que el pequeño Mohamed tenía que realizar trayectos de 10 horas diarias para ir y venir de los entrenamientos en tren.

 

 

El debut de Mohamed Salah con el primer equipo tuvo lugar a finales de 2008 contra el Enppi SC, con tan solo 15 años y 10 meses, convirtiéndose así en el jugador más joven en jugar en la Liga Egipcia. Su primer gol tuvo que esperar casi dos años en un partido de Copa en el Suez Sporting Club el 9 de diciembre de 2010, posteriormente también abriría su cuenta goleadora en liga el 25 de diciembre consiguiendo el empate contra el Al-Ahly SC.

 

 

Su evolución casi quedó truncada por los hechos acontecidos el 1 de febrero de 2012, aquella noche el estadio de la ciudad egipcia de Port Said fue escenario del mayor desastre futbolístico de la última década. 74 aficionados del Al-Ahly SC, el otro club de El Cairo y eterno rival del Zamalek, perdieron la vida en su césped. El catastrófico suceso provocó la suspensión temporal de la liga y graves problemas sociales en Egipto.

 

Suiza, el punto y final de su formación en el fútbol egipcio

El parón liguero de la Premier League egipcia fue aprovechado inteligentemente por el Fussballclub Basel que había estado monitoreando Salah durante el último año, por lo que tras la suspensión el club organizó un partido amistoso contra la selección de Egipto sub 23. El partido tuvo lugar el 16 de marzo en el Estadio Rankhof en Basilea, y a pesar de solo jugar la segunda mitad, Salah marcó dos goles, ayudando a los egipcios a una victoria final por 4-3. Posteriormente el Basilea invitó a Salah a permanecer en la ciudad para una semana de entrenamiento. El 10 de abril de 2012, se anunció que Mohamed Salah había firmado por el Basilea por cuatro años a partir del 15 de junio de 2012.

 

 

Aunque la prioridad del joven jugador egipcio siempre fue fichar por el Zamalek Sporting Club de Egipto, no se pudo cumplir su sueño, ya que el club lo rechazo alegando que era demasiado joven para el primer equipo. No olvidemos que hasta aquel entonces Salah solamente había disputado 15 partidos anotando 7 goles en la primera división egipcia.

Salah ganó la Super Liga Suiza en su primera temporada con el Basilea, siendo galardonado con el premio al Futbolista del año en África. Finalmente 79 partidos y 20 goles en 2 años le sirvieron como pase al Chelsea de Mourinho el enero de 2014. Posteriormente ha defendido los colores de ACF Fiorentina, AS Roma y Liverpool FC, con el que se coronó campeón de Europa el pasado 2019.