Ronaldinho en el Paris Saint-Germain, todos sus goles

 

Ronaldinho firmó un contrato de cinco años con el club francés Paris Saint-Germain en un traspaso de 5 millones de euros el año 2001 que supuso su salto al fútbol europeo. A su llegada a París, recibió la camiseta con el número 21 y se ganó sitio en una alineación que incluía a su compatriota Aloísio, al centrocampista Jay-Jay Okocha y al delantero Nicolas Anelka, entre otros jugadores destacados.

 

 

El club brasileño de Rio Grande do Sul consiguió retener al jugador hasta 2001, cuando el contrato finalizó el febrero de ese año y la familia, junto con el jugador, decidió que era el momento de irse a Europa. Mientras las propuestas seguían llegando al club, el Grêmio insistió en mantener a Ronaldinho en el club, asegurándose incluso de poner una pancarta en el Estadio Olímpico Monumental diciendo que el as no estaba en venta. Sin el aval del club, el jugador firma un precontrato a escondidas y se marcha al París Saint-Germain sin que el Grêmio reciba ninguna compensación por su pase, a pesar de que dijo que le encantaría quedarse en el club en el mismo periodo en el que ya había firmado el precontrato con el París Saint-Germain.

 

 

Tal disputa llegó a la FIFA, que dictaminó que el club brasileño debería recibir 5 millones de dólares. Este hecho hizo que Ronaldinho sea recordado como el mayor «traidor» del Grêmio de Porto Alegre, por el club y la afición. Ronaldinho parado durante meses, volvió a jugar en agosto de 2001, con el París Saint-Germain.

 

 

Durante su etapa en el París Saint-Germain, Ronaldinho mostró un gran nivel de juego sin llegar a explotar, e incluso tuvo problemas con el entrenador Luis Fernández, ya que este afirmaba que Ronaldinho frecuentaba la vida nocturna parisina, y dejaba de lado el fútbol. El balance final de las dos temporadas fueron 25 goles y 20 asistencias en 77 partidos, sin llegar a ganar ningún título.

 

 

Tras la Copa del Mundo de 2002, al haber demostrado su valía en la escena internacional, aumentó el interés de los grandes clubes. En 2003, Ronaldinho dejó claro que quería dejar el PSG, ya que no había ganado títulos importantes allí. Tras varias propuestas de clubes europeos, entre ellos equipos como el Manchester United, quien acabó llevándose al astro brasileño fue el Barcelona que apostó por él a pesar del peligro de la operación. El 19 de julio de 2003 se hacía oficial el fichaje a cambio de 27 millones de euros y firmó por cinco temporadas con la entidad blaugrana, donde llegaría a su máximo nivel.