Maradona, Van Basten y Matthäus jugando en una selección italiana

 

¿Os imagináis una selección italiana reforzada con los mejores jugadores de la Serie A independientemente de su nacionalidad? Pues fue posible durante el periodo que abarca del 1 de noviembre de 1960 hasta el 16 de enero de 1991, en un total de 11 partidos amistosos.

El balance final de tan sorprendente selección fue de 6 victorias, 2 empates y 3 derrotas. Las dificultades en la organización de los partidos y un calendario internacional cada vez más denso, junto con el escaso público en las gradas y las modestas recaudaciones en taquilla y publicidad, determinaron posteriormente la cancelación de este sorprendente combinado.

 

 

El origen de la selección de la Lega Calcio Nazionale

El padre fundador de esta innovadora idea fue el presidente de la Liga Nacional Profesional Italiana, Giuseppe Pasquale, que en otoño de 1960 decidió permitir vestir los colores de la selección italiana de fútbol a cualquier futbolista inscrito por los equipos de la Serie A, sin ninguna discriminación relacionada con su nacionalidad. Pasquale propuso un primer partido amistoso a la federación inglesa en San Siro, que aceptó participar con las mismas condiciones que los italianos: lo mejor de la selección inglesa y de su primera división unirían fuerzas para derrotar al combinado italiano.

Así pues el 1 de noviembre de 1960 la selección de la Liga Nacional Italiana venció a la selección de la Liga Inglesa por 4-2, con golazo de Altafini incluido, anticipando por 13 años la primera victoria histórica de los “azzurri” en un desafío entre las dos verdaderas selecciones.

 

 

 

Sus partidos más destacados y el fin de una gran idea

Fue durante los años sesenta cuando este equipo jugó la mayor cantidad de partidos, seis para ser precisos. El entusiasmo inicial disminuyó y en los años setenta solamente se jugaron tres partidos, el último en 1972 contra el combinado de la Liga Belga.

Probablemente el desafío más hermoso fue en 1988 cuando la selección de la Lega Calcio Nazionale, entrenada por Arrigo Sacchi, jugó contra Polonia. En ese partido jugado en Milán el 12 de noviembre y que terminó con un resultado de 2-2, la selección italiana fue reforzada con Maradona, Matthäus, Careca, Virdis, Caniggia y muchos otros nombres importantes. Los dos goles fueron marcados por Maradona y Tassotti.

 

 

El último partido de la selección de fútbol de la Serie A se disputó en Nápoles el 16 de enero de 1991 contra el combinado de la Liga Inglesa.

 

 

También en ese equipo, entrenado por Bigon, había algunos grandes nombres de nuestra Serie A: Van Basten, Careca, Matthäus, Aldair, G.Galli etc.. El partido terminó con un resultado de 3-0 gracias a los goles de Van Basten, Careca y Simeone.