Luis Gabelo Conejo, la leyenda de Costa Rica

 

Luis Gabelo Conejo fue ídolo de la selección de Costa Rica que se clasificó por primera vez en su historia para la fase final de un Mundial. Los ticos rompieron todos los pronósticos con protagonismo estelar para su portero, a quien la prestigiosa publicación ‘France Football’ encumbró como mejor portero de aquel campeonato. Tras aquel gran Mundial de Italia se erigió una estatua en su honor en San José de Costa Rica.

Pero aquel no sería su único reconocimiento, ya que fue elegido como el tercer mejor portero del mundo por la IFFHS en 1991 tras Walter Zenga y Sergio Goycoechea. “No me gusta recordar el pasado, vivo el presente. Pero claro, fue un momento maravilloso, que catapultó mi carrera y hoy lo atesoro con gran cariño porque años después sigo haciendo lo que me apasiona. El éxito de aquella selección fue nuestro trato, éramos una familia, nos conocíamos demasiado bien” aseguró Gabelo en declaraciones a la revista oficial de la Federación Costarricense de Fútbol.

 

 

Una leyenda entre Costa Rica y España

Luis fue futbolista en activo durante 16 temporadas, iniciando su carrera deportiva profesional con la Asociación Deportiva Ramonense, equipo con el que haría su debut oficial en la Primera División de Costa Rica el 27 de noviembre de 1981, en un encuentro ante el Club Sport Herediano con victoria de los florenses de 1-2. En 1989 se vincularía al Club Sport Cartaginés, para posteriormente dar el salto al fútbol extranjero, cuando firmo por el Albacete Balompié de la Segunda División A de España en 1991, que lo ficharía tras su espléndido Mundial de Italia de 1990.

 

 

Ese mismo año el equipo entrenado por Benito Floro, conocido como el «Queso Mecánico» se proclamaría campeón ascendiendo a Primera División, categoría donde permanecería hasta que en 1994 volvería a Costa Rica, donde militaría con el Club Sport Herediano por dos temporadas. Regresaría a la Asociación Deportiva Ramonense en 1997, donde tuvo cuatro retiros temporales del fútbol profesional, siendo el 2 de abril de 1997 su retiro oficial, en un encuentro ante el Municipal Puntarenas. Durante su carrera anotó en cinco ocasiones con Ramonense (dos en 1987 y tres en 1988). Participó en 263 juegos y tuvo 274 goles recibidos, tanto en la Primera División de Costa Rica como en la Segunda División de España y la Primera División de España. En los clubes nacionales celebró 182 juegos y permitió 192 goles; y en el Albacete jugó 81 veces (36 en Segunda y 45 en Primera) y encajó 82 goles.

 

 

A nivel de selecciones nacionales disputó en 29 juegos internacionales de clase A, en los cuales recibió 28 goles. Fue convocado desde 1983, sin embargo, haría su debut oficial ante la Selección de fútbol de Corea del Sur el 13 de diciembre de 1987. Su último juego fue ante la Selección de fútbol de México el 7 de julio de 1991. Participó en la Copa Mundial de Fútbol de 1990, así como en la Copa de Oro de la Concacaf 1991. Además, como asistente técnico y entrenador de porteros ha participado en la Copa América 2011, Copa de Oro de la Concacaf 2011, Copa Centroamericana 2011, Copa Mundial de Fútbol Sub-20 de 2009, Copa Mundial de Fútbol Brasil 2014, Copa Mundial Femenina de Fútbol Sub-17 de 2008 y Copa Mundial de Fútbol Sub-17 de 2007.