miércoles, noviembre 30, 2022

Fútbol en el Vaticano, más allá de la religión

 

Con menos de medio kilómetro cuadrado de superficie y apenas 900 residentes fijos, la Ciudad del Vaticano, oficialmente Estado de la Ciudad del Vaticano​ o simplemente conocido como el Vaticano, es un estado soberano cuyo territorio consta de un enclave dentro de la ciudad de Roma, en Italia. Es uno de los actuales seis microestados europeos, además de ser el más pequeño en extensión y población del mundo, y el lugar del mundo con más obras de arte por metro cuadrado.

 

 

Los mejores jugadores de su particular liga son seleccionados para formar parte de la selección nacional de la Ciudad del Vaticano que de vez en cuando juega partidos amistosos. La Federazione Vaticanese Giuoco Calcio también dispone de selección femenina desde 2018, y organiza 3 competiciones anuales de clubes y hasta llega a organizar un pequeño Mundial, la Clericus Cup, que se celebra cada año. A pesar de los ofrecimientos repetidos de la FIFA esta federación siempre ha renunciado a formar parte de ella al considerar que su fútbol debe regirse siempre en la competición amateur.

 

 

En 2014, el presidente de la asociación de fútbol del Vaticano, Domenico Ruggerio, dijo que no ve con buenos ojos afiliarse a la FIFA y prefiere quedarse en el espíritu amateur, pues el espíritu cristiano quedaría sepultado con los vicios del negocio. Y aunque estuvieron afiliados a la NF-Board, han también declinado a la ConIFA porque su neutralidad quedaría mancillada al competir con territorios en disputa.

 

 

El origen del fútbol en el Vaticano

El primer partido de fútbol disputado en el Vaticano tuvo lugar un lejano 1947 con la disputa de un cuadrangular entre trabajadores de la Santa Sede. La final enfrentó, y nunca mejor dicho, los trabajadores de las Villas pontífices y los de la Fábrica de San Pedro. El partido tuvo que ser suspendido debido a una fuerte riña entre jugadores y público, y como castigo se autoimpuso la prohibición del fútbol “competitivo” en tierras papales, limitándose a simples pachangas entre oficinas para evitar repetir los hechos de 1947.

 

 

Campionato della Città del Vaticano

En 1972 el fútbol “competitivo” en el Vaticano volvió con la creación de la Coppa Amicizia, que posteriormente cambiaría su formato y nombre por el de Campionato della Città del Vaticano. Sus clubes, presididos todos ellos por el Papa de Roma, están formados exclusivamente por trabajadores del Vaticano y familiares directos que representan a varios departamentos del Estado.

El primer club de fútbol del Vaticano, el SS Hermes Musei Vaticani, fue fundado previamente a la constitución de la liga y estaba formado por los custodios, restauradores y conserjes de los Museos Vaticanos, cuyo nombre proviene de la copia de la estatua de Praxíteles que representa a Hermes, colocada en el Cortile Ottagono del Museo Pio-Clementino. Posteriormente, se formaron otros equipos: en 1968 el equipo de la Gendarmería, en 1969 los equipos de la Fabbrica di San Pietro (los Galletti), el Ariete A.P.S.A. (Amministrazione Patrimonio Sede Apostolica) y el Hércules Biblioteca, que compitieron en el Torneo Hermes, un embrión de la futura Coppa Amicizia. Siete equipos compitieron durante la primera temporada, los empleados de L’Osservatore Romano, el periódico del Vaticano, se adjudicaron el primer campeonato. La liga actual se fundó como Coppa Amicizia, posteriormente rebautizada como Campionato della Citta Vaticano, por Sergio Valci, que fue presidente de la FA y empleado de la sanidad vaticana hasta su muerte en 2012.

 

 

En 1985 se creó una copa secundaria conocida como la Coppa ACDV. En 1994 pasó a llamarse Coppa Sergio Valci. La Supercoppa Vaticana empezó en 2007 y en ella se enfrentan el ganador del Campeonato della Citta Vaticano y el ganador de la Coppa ACDV. Los últimos clubes que disputaron el campeonato de la temporada 2019-2020 son el Musei Vaticani FC (inicialmente SS Hermes, primer club de la liga vaticana fundado en 1965), el FC Guardia (Guardia Suiza, 1934), el Dir Tel Vatican Team (Telecomunicaciones Vaticanas), la Pontifica Universita Lateranense, el Archivio Segreto, el Dirseco, el Fortitudo 2007 (formado por empleados de varios departamentos) y la Vatican City Rappresentativa OPBG (del Hospital Pediátrico Bambino Gesú). Otros clubes históricos son el Santos FC, la Associazione SS Pietro e Paolo (ganador de 4 ligas), Virtus Vigilanza (ganador de 2 ligas), San Pietro Team, L’Ariete de APSA, L’Osservatore Romano (ganador de 3 ligas), Poste Vaticane (ganador de 2 ligas), Servizi Tecnici, Governatorato, L’Hercules Vaticana, Malepeggio Edilizia, Tipografia Osservatore Romano, Servizi Economici y Radio Vaticana, Telefoni SCV, A.S. Cirioni, Galacticos – Musei Vaticani y CIE Telematica entre otros.

 

 

Los encuentros de este peculiar torneo amateur se disputan actualmente en el complejo de la Associazione Sportivo La Salle, en el oeste de Roma, aunque históricamente el campo principal fue el Cardinale Francis Joseph Spellman, mucho más grande con capacidad para poco más de 500 espectadores y con vistas espectaculares a la cúpula de San Pedro. Partidos y entrenamientos tienen lugar fuera del horario laboral, mientras que los días de partido son los lunes y los martes. Los uniformes de cada equipo son donados ocasionalmente por organizaciones y benefactores, mientras que el gobierno del Vaticano cubre el déficit económico de los clubes. El Campionato della Città del Vaticano se disputa entre los meses de octubre y mayo de cada año, con una pausa de dos meses en diciembre y enero.

 

 

La selección absoluta del Vaticano

La Selezione di Calcio della Città del Vaticano es el equipo de fútbol que representa a la Ciudad del Vaticano bajo el control de la Asociación Deportiva Amateur del Vaticano, con sede en el Cortile di San Damaso del Vaticano. Su actual presidente es Domenico Ruggerio, mientras que el italiano Gianfranco Guadagnoli es el actual entrenador tanto de la selección masculina como femenina. En 2010 el seleccionador nacional del Vaticano fue el prestigioso exfutbolista y entrenador Giovanni Trapattoni. Su primer partido en el santo banquillo tuvo lugar el 23 de octubre de 2010, cuando la Ciudad del Vaticano se enfrentó a un equipo compuesto por policías financieros italianos.

 

 

“Cuando me retire, me gustaría ser entrenador del Vaticano” aseguró la leyenda del AC Milan, y así fue. Hay que remontarse hasta el año 1985 para rememorar el debut oficial de la selección masculina, que acabó con una victoria por 3-0 contra un conjunto formado por periodistas austriacos.

 

 

En 2018, nació su homónima femenina. La actual plantilla de jugadores que conforman la selección de la Ciudad del Vaticano está formada en su totalidad por empleados y familiares de estos: policías, trabajadores de correos, funcionarios del gobierno y miembros de la Guardia Suiza Pontificia, el ejército de facto del Vaticano, encargado de proteger al Papa. Dado que la mayoría de los ciudadanos del Vaticano son miembros de la Guardia Suiza, no es posible reunirlos en gran número durante mucho tiempo, por lo que la selección juega muy pocos partidos.

 

 

Hasta día de hoy la selección del Vaticano a lo largo de su historia ha disputado más de 20 partidos, solamente ganando al SV Vollmond suizo el 3 de febrero de 2006 por 5 a 1, y contra el conjunto alemán Lutherstadt Wittenberg un 17 de junio de 2015 por un gol a cero. Su rivalidad histórica más destacada ha sido la que ha mantenido a lo largo de los años con el principado de Mónaco, con el que ha cosechado un empate y tres derrotas en 2002, 2011, 2013 y 2014 respectivamente. En 1994 consiguió un meritorio empate contra los suplentes de la selección absoluta de San Marino. Sus dos mayores derrotas tuvieron lugar ante la selección nacional Palestina y el Borussia Mönchengladbach, con resultados de 9-1 y 0-8 respectivamente.

 

 

Sus jugadores históricos son Antonino Gart, Pablo Enrique Amaro y Marcello Rosati, todos ellos con 5 partidos disputados. En abril de 2019 se anunció que el equipo había firmado el primer patrocinador de su historia, Poderi di San Pietro, una bodega familiar de Milán. El acuerdo se alcanzó tras asegurarse de que la organización cumplía los estrictos criterios éticos establecidos por el equipo. Anteriormente, la Asociación fue contactada por una organización de apuestas deportivas que ofrecía un patrocinio muy importante, pero fue rechazada por no ajustarse a esas normas éticas. Des de 2017 la marca Sportika tiene el santo honor de vestir a sus jugadores de color amarillo y blanco.

 

 

La Clericus Cup, el “Mundialito” del Vaticano

Cada año desde 2007 el Vaticano celebra esta competición en la que participan 16 equipos de los seminarios y colegios eclesiásticos de Roma y que reúne a jugadores procedentes de países de todo el mundo. Más de 70 naciones iban a estar representadas por los 330 seminaristas participantes en una 14º edición de la Clericus Cup que debía comenzar el 8 de marzo y que, como ha sucedido en el resto del mundo, ha tenido que aplazarse por la pandemia de la COVID-19. A la espera de lo que suceda con el torneo de este año, los últimos en levantar el trofeo son los seminaristas africanos del Pontificio Colegio Urbano de Propaganda Fide. Los ‘Leones de África’ suman 4 títulos.