Clarence Seedorf en el Botafogo de Futebol e Regatas

 

Clarence Seedorf llegó en 2012 a las filas del Botafogo para vestir los colores que un día lucieron leyendas del fútbol brasileño como Garrincha o Zagallo. A sus 36 años y con una trayectoria internacional impecable se convirtió en el fichaje estrella del Brasileirão.

«Mi edad es un factor importante, pero tengo experiencia para prepararme bien y para presentarme en alto nivel», afirmó en su primera rueda de prensa en Río de Janeiro el mediocampista que pasó por clubes como el Real Madrid, Ajax, AC Milan e Inter de Milán. El futbolista, que fue recibido por miles de hinchas en el aeropuerto y posteriormente vitoreado en una fiesta en un estadio Engenhao lleno hasta la bandera, incluso recibió un homenaje del alcalde de Río de Janeiro, Eduardo Paes, quien le entregó una camiseta con la leyenda «Seedorf, el más carioca de los holandeses».»Los primeros momentos en Río fueron emocionantes. Es un motivo de mucho orgullo ser recibido así en el país del que surgieron los mejores futbolistas del mundo. La afición es maravillosa. Les agradezco el cariño que recibí», afirmó el nuevo camisa 10 del Botafogo y que llegó a Brasil tras diez temporadas en el Milán.

 

 

«El Botafogo tiene que soñar con títulos. Soñar alto», dijo el holandés, que firmó un contrato de dos años con el club carioca, del que recibió unos 9 millones de dólares, al prometer que retribuiría todo el cariño con el que fue recibido. «En 2004 Grecia ganó la Eurocopa, ¿por qué el Botafogo no puede ganar el Campeonato Brasileño?», se preguntó Seedorf ante la prensa. «Cuando tenía diez años lloré cuando Brasil fue eliminado del Mundial (de 1986). En Surinam (su país natal) las personas apoyan dos equipos: Holanda y Brasil. En el Real Madrid era compañero de cuarto de Roberto Carlos. Con él aprendí a hablar portugués. Crecí con Brasil toda mi vida», afirmó el holandés, que estaba casado con una brasileña y pasó varias temporadas de vacaciones en el país.»Botafogo, Flamengo, Fluminense… Mi padre tenía fotos de esos equipos en el cuarto. El nombre del Botafogo siempre lo conocí y ahora tengo el placer de estar en el club», afirmó. Seedorf reveló que sus negociaciones con el Botafogo comenzaron un año y medio antes de la firma del contrato y que pensó mucho antes de responder a la propuesta, pero que terminó aceptándola cuando tuvo garantía de que el club de Río de Janeiro tenía un proyecto ambicioso: «volver a ser reconocido a nivel nacional y mundial».

A sus 36 años, muchos esperaban que se retirara tranquilamente y encontrara un último sueldo, pero esa idea está lejos del carácter del holandés. Austero y con ganas, pretendía adquirir una nueva experiencia y asumir un papel importante en un equipo prometedor que le ayudara en su transición a la dirección. No debe sorprender, por tanto, que nada más llegar al Botafogo se involucrara activamente en asuntos fuera del terreno de juego, criticando la desorganización del fútbol nacional en Brasil y apoyando el naciente movimiento Bom Senso, una organización liderada por jugadores que pretendía mejorar las condiciones de los futbolistas y los clubes del país. Brasil tiene una sólida cultura futbolística, con seguidores que se cuentan por decenas de millones en algunos clubes, pero su desarrollo colectivo se ha visto frenado por la burocracia de las federaciones nacionales y estatales.

 

 

«Seedorf elevó el listón tanto dentro como fuera del campo durante su estancia en el club, y tanto los administradores como el personal de juego coincidieron en que estableció un nuevo estándar durante su corta estancia», explica Fryer. «La prensa también se interesó por él, y su capacidad de hablar portugués le hizo más fácil de entender. Una y otra vez se mostraba muy feliz de poder hablar con los medios de comunicación y hablaba de forma inteligente y elocuente sobre el fútbol brasileño y la sociedad en general. Era afable y simpático, y rápidamente se ganó a la mayoría de los que pensaban que estaba allí solamente por un día de paga y unas largas vacaciones».

Sin embargo, esta actividad extracurricular no anuló su contribución en el terreno de juego. Unas imágenes suyas sin camiseta durante la primera semana de entrenamiento con el Botafogo revelaron su físico ejemplar y se hicieron virales, y el preparador físico Leandro Cardoso lo calificó de «atleta extraordinario».

La mayoría de los centrocampistas se repliegan más cuando entran en la edad avanzada, utilizando su inteligencia, experiencia y capacidad técnica para compensar su declive físico. Seedorf hizo lo contrario: trabajó en tándem con el entrenador del Botafogo, Oswaldo de Oliveira, para asumir una posición más avanzada.

 

 

Creó más oportunidades de gol que nadie en el Brasileirão de 2013, y acabó marcando 17 goles en 59 partidos con un club al que atribuyó el mérito de haberle ayudado a redescubrir su brío. «Jugar en Brasil también fue como volver a mi juventud», diría a The Guardian. «En cuanto a la posición en la que jugaba, la libertad y la creatividad que sentía en el campo, y la simple apreciación de jugar al fútbol».

«En Europa, muchos entrenadores son muy esquemáticos a la hora de atacar, pero cuanto más al sur vas, más libertad tienen los jugadores para usar su creatividad», explicaba a la FIFA. «Si ves a Holanda o Dinamarca y luego ves a España, es completamente diferente. Está dentro de Europa, pero hay mucha más libertad para cambiar de posición o para enfrentar a la gente».

«En Brasil, debido al nivel de calidad individual, los entrenadores dan a sus jugadores esa libertad. Quieren que sus jugadores corran hacia la gente. Si tienes dos hombres que te marcan, los jugadores de aquí creen que pueden superar a los dos sin problemas, y eso es lo que intentarán hacer. Si hicieras eso en Holanda, te gritarían. ¿Dos jugadores? Pasa el balón hacia atrás, manténlo en movimiento’. Es una mentalidad diferente. Una no es necesariamente mejor que la otra, pero ciertamente me siento más cerca de la manera brasileña.»

 

 

Llegó a mitad de temporada, en 2012, por lo que no fue hasta su primera campaña completa cuando se notó su influencia en su totalidad. El Botafogo empezó fuerte, perdiendo solamente tres de sus primeros 21 partidos y emergiendo como improbable aspirante al título. «El equipo tenía buenos jugadores, como el portero Jefferson, que entonces jugaba en Brasil, el ex centrocampista del Sevilla Renato y el delantero Elkeson, que ahora juega en China», recuerda Cuba. «Pero Seedorf, sin duda, fue fichado para ser el jugador clave del equipo. Jugó un papel diferente al que estaba acostumbrado en su carrera, más cerca del ataque, y marcó muchos goles.»

Al final de la temporada, las esperanzas de luchar por el título se desvanecieron, por lo que la atención se centró en conseguir la clasificación para la Copa Libertadores por primera vez desde 1996. El Botafogo se impuso por 3-0 al Criciúma en el Maracaná, confirmando así su presencia en la máxima competición sudamericana. Seedorf, al que Globoesporte llamó «o craque», marcó el último gol y abrazó con lágrimas en los ojos a De Oliveira cuando fue sustituido en los últimos minutos. Sería su última aparición como futbolista profesional. Un mes después, fue nombrado entrenador del AC Milan.

Seedorf ganó dos trofeos con el Botafogo: el Campeonato Carioca y la Taça Guanabara, ambas competiciones entre clubes del estado de Río de Janeiro, pero el éxito más tangible que obtuvo de su aventura sudamericana fue su desarrollo como entrenador.

 

 

«Pasar los últimos años de mi carrera como jugador en el Botafogo de Brasil, junto con el papel que desempeñé al lado del seleccionador Oswaldo de Oliveira, me dio la oportunidad de prepararme para lo que iba a venir», declaró Seedorf a The Guardian. «He tenido el privilegio, desde muy joven, de vivir el fútbol en todo el mundo. Las experiencias que eso te da son inestimables.

«También pude trabajar estrechamente con el cuerpo técnico de allí, haciendo mucho trabajo con el equipo de análisis, el análisis individual, el análisis del juego. Participé en los debates. Estuve muy metido en la cocina. También tuve la oportunidad de trabajar con las selecciones sub-16 y sub-17, lo que me permitió completar la parte práctica de mis cursos de entrenador. Fue duro, pero me comprometí porque sabía que me llevaba a algún sitio».

Puede que la carrera de Seedorf como entrenador no se haya desarrollado desde entonces de la manera que él hubiera esperado, pero no hay duda de que su cisne en el Botafogo fue un final apropiado para una increíble carrera como jugador. Cuba revela que, aunque algunos hinchas del Botafogo se sintieron decepcionados por su decisión de no quedarse y competir en la Copa Libertadores, muchos lo consideran un ídolo. «Definitivamente, tener a Seedorf jugando para nosotros fue extraordinario y único».

Dos adjetivos que podrían referirse al propio jugador.

 

 


Paola Murrandi