Natale Bianchedi, el espía de Arrigo Sacchi

 

Natale Bianchedi era llamado por Berlusconi cómo «el ministro de Asuntos Exteriores» de su AC Milan, algo más que el espía del organigrama de Arrigo Sacchi para construir al mejor conjunto italiano de finales de los 80, principios de los 90. Un hombre que amaba el fútbol y las mujeres por igual, y que trabajaba viajando por el mundo espiando y seduciendo mujeres y nuevos fichajes.

Natale, nativo de Rávena, había anticipado la revolución de Sacchi (el juego en zona, el pressing y la táctica del fuera de juego) como entrenador del Bellaria en la Promozione y en la cuarta serie italiana. Realmente había acabado en los banquillos fruto de la casualidad, después de una carrera como futbolista que terminó con poco más de veinte años en el Caltagirone, justo antes de la serie C («no tenía el cerebro, y prefería correr detrás de las chicas») y la posterior llamada del Fusignano, desde donde comenzó su aventura en el banquillo, siguiendo los pasos de Gigi Radice, precursor en los años 70 del pressing a todo campo que luego se convirtió en el arma nacional de Arrigo. La colaboración y la amistad con Sacchi comenzaron hace mucho tiempo y se estrecharon a principios de los años ochenta, cuando intercambiaban consejos tácticos, incluso por carta.

 

 

Cuando Sacchi fue elegido por Berlusconi para relanzar el Milán en la escena internacional Bianchedi fue contactado por Arrigo, «me pidió que le acompañara de inmediato, pero en un principio preferí seguir entrenando en Bellaria, hasta que me llamó desesperado tras ser eliminado en octavos de la Copa de la UEFA, por el RCD Espanyol…». La aventura de Sacchi en el Milan había empezado mal. Luego se enderezó y se convirtió en algo extraordinario, probablemente también gracias a Bianchedi, que se marchó a Milán para convertirse en lo que más tarde sería considerado por todos como el espía de Sacchi, el ojeador enviado a todo el mundo para encontrar jugadores para el entrenador de Fusignano o para espiar a los equipos contrarios. «La dificultad de mi trabajo consistía en tratar de entender cómo podía encajar un determinado jugador en el juego de Arrigo, lo que no significaba solamente evaluar las cualidades técnicas, sino leerle la mente, entender si tenía el ritmo de juego adecuado y también descubrir su vida fuera del campo».

«Me enviaron a España a examinar a Ronald Koeman, pero no me pareció el jugador ideal para el juego de Sacchi». Bianchedi se enamoró de un tal Frank Rijkaard del Real Zaragoza que, junto con Gullit y Van Basten (ambos ya estaban en el AC Milan cuando llegó Bianchedi), formaría el legendario trío de holandeses. «Y la compra de Rijkaard fue la primera victoria de Sacchi sobre Berlusconi. De hecho, el presidente quería al argentino Borghi (que acabó fichado, aunque posteriormente cedido) en lugar del holandés, pero Sacchi le convenció…». Evidentemente, bajo la presión de Bianchedi, que se retractó. «El mérito es siempre de los que ponen el dinero, de los que compran el jugador…».

 

 

El as holandés acabaría coincidiendo con el que quizá sea el momento más bonito de la historia de Bianchedi, al decidir la final de la Copa de Campeones de 1990 en Viena contra el Benfica con un gol suyo. Quince días antes de ese partido, Bianchedi estaba en Lisboa viendo entrenar al Benfica de Sven-Goran Eriksson. «Intentaban insistentemente una jugada anti Arrigo», recuerda Natale, «para intentar frenar la ya famosa táctica del fuera de juego de Sacchi». Se lo conté con todo detalle…». Como siempre, en el teléfono fijo, en aquella época anterior a los teléfonos móviles, una vez que llegó al hotel, incluso en medio de la noche, y estrictamente en el dialecto de Romagna. En aquella ocasión, gracias a Bianchedi, Sacchi estudió una manera de contrarrestar al Benfica que hizo que la final contra el Benfica fuera poco espectacular, casi sin la táctica del fuera de juego (una rareza para el Milan en aquellos años). Y los méritos de Natale fueron reconocidos con el emotivo aplauso de todo el equipo cuando llegó (tarde) a la cena posterior a la final ganada.

 

 

Entre los otros recuerdos claros de aquellos años está el encuentro con Maradona, en un acto benéfico en Venecia. Arrigo y yo bromeamos y pensamos en tirarlo del vaporetto», recuerda sonriente Natale, «pero en realidad nos habló de algunas dificultades con su entrenador, Ottavio Bianchi, y fue como si nos abriera el camino de la remontada…». Era el primer año de Sacchi en el Milan, el que terminó con la victoria en el San Paolo contra el Nápoles de Maradona, el adelantamiento y el primer Scudetto de la era Berlusconi. La aventura de Bianchedi en el equipo rossonero se interrumpió con la despedida de Sacchi en 1991: unos meses más tarde ambos volvían a estar juntos, pero en la selección italiana. «Así que hoy puedo decir, sin temor a que me desmientan, que soy la única persona en Italia, entrenadores aparte, que ha renunciado por voluntad propia al Milan y a la selección nacional, lo cual es bastante…». La relación con la Azzurra, de hecho, nunca llegó a cuajar y duró unos pocos meses, hasta el torneo de Estados Unidos de 1992, preparatorio para el Mundial de dos años después, que Sacchi perdió en los penaltis contra Brasil. En la selección nacional, a Bianchedi no le gustaban las injerencias políticas, la presencia de muchas personas que, según él, tenían poco que ver con el fútbol. «Llegué cuando no era nadie comparado con la plantilla de la Azzurra, y ciertamente no parecían estar contentos en la federación. Arrigo quería que fuera a los partidos, pero en dos ocasiones, en Roma y Milán, no pude conseguir la acreditación y me fui a casa.

 

 

Luego, el regreso a Milán, sin Sacchi, pero pedido por el propio Fabio Capello, que había asumido su legado. De aquellos tiempos se enamoró (futbolísticamente hablando) de un chico joven, que no tenía ni 18 años, llamado Ronaldo. «Fui a verlo a Brasil en el derbi entre su equipo, el Cruzeiro, y el Atlético Mineiro, y me impresionó. A mi regreso, unas horas antes de la final de la Copa de Campeones en Atenas (la histórica en la que el AC Milan venció al muy favorito Barcelona de Johan Cruijff), Capello me preguntó si era realmente tan fuerte y si estaba preparado para el AC Milan. Le dije que sí. Pero Berlusconi no lo compró. «Probablemente nunca lo tuvo en cuenta, pero poco a poco otras lógicas se impusieron en el mercado del fútbol, solamente se compraban jugadores porque estaban vinculados a ciertos círculos, a ciertos agentes, para hacer un favor a alguien o para no arruinar las relaciones con otro.

Bianchedi tiene un recuerdo positivo de Silvio Berlusconi, «fue un gran presidente, siempre lo tuvo todo bajo control. A veces me decía: «Bianchedi, ¡cuánto me gustaría hacer tu trabajo durante unos días, siempre viajando por el mundo!». Y le dije que a mí también me gustaría cambiarle el sitio. Y que debería estar preparado para congelarse en el frío también. Como aquella vez en Múnich, por ejemplo, en la que para que no me reconocieran vi la sesión de entrenamiento desde una pequeña colina bajo la nieve con solamente un telescopio y sin siquiera guantes». Después de los primeros días, de hecho, todos comenzaron a reconocer al espía enviado por Milán. «Y los periodistas olfatearon la noticia en cuanto me vieron. Intenté por todos los medios pasar desapercibido, como la vez que fui a ver Amberes en Bélgica y fingí leer un periódico en flamenco mientras espiaba en el Bosuilstadion, pero luego no pude responder a la pregunta de un aficionado local porque no entendía el idioma…».

 

El Bosuilstadion es el estadio de fútbol donde juega el Royal Antwerp FC. Se encuentra ubicado en Amberes, Bélgica.

 

Entre las huelgas que contaron con el beneplácito de Bianchedi en aquellos años se encuentra la del Balón de Oro Jean-Pierre Papin. «Berlusconi lo quería, no era un jugador que pudiera encajar en un juego de equipo, pero era un rematador. Al final de los entrenamientos, cuando aún estaba en Francia, era impresionante verle practicando en el área, marcando goles incluso con los ojos vendados…». La segunda parte de la vida rossonera de Bianchedi, antes de poner fin a su carrera en el Parma con Carlo Ancelotti, coincidió también con el regreso de Sacchi tras el interludio de Tabárez, a quien Natale recuerda como «un gran caballero», en 1997, «el año del desastre».

En ese momento también se produce un roce entre los dos amigos. «Sacchi quedará en la historia del fútbol gracias a su gran inteligencia y a su capacidad para ensamblar, para tomar lo mejor de algunos de sus maestros, como el colombiano Francisco Maturana, al que personalmente considero el «Cézanne» de los entrenadores (Natale es un amante del arte, hasta el punto de acabar consiguiendo algunas reproducciones de cuadros como regalo de los asistentes al museo del Prado de Madrid, al que volvía cada vez que podía, ed.). Pero Sacchi solamente tenía una idea del fútbol y no hay nada más peligroso que una idea, cuando es la única que tenemos. Prácticamente solo entrenó a un equipo, el de los jugadores del AC Milan. Sin embargo, un verdadero entrenador internacional debe ser capaz de adaptar y potenciar las cualidades de los grandes jugadores en una organización de juego. Hoy -la última excavación- Arrigo ha acabado, y es una pena, hablando de fútbol, pero más con complacencia que con competencia».

 

 


Paola Murrandi