domingo, diciembre 4, 2022

El «Milagro de Estambul», Liverpool FC – AC Milan

 

El conocido como «Milagro de Estambul» tuvo lugar en una de las finales más excitantes de la Liga de Campeones, celebrada en el Estadio Olímpico Atatürk de Estambul un 25 de mayo de 2005, que enfrentó al Liverpool FC y el AC Milan en un partido para la historia. Después de 20 años fuera de los grandes escenarios del fútbol europeo, los red partía con tres goles de desventaja al inicio de la segunda parte, pero todo tan solo estaba empezando.

 

 

Antes de la final de la Champions League de la temporada 2004-2005, no había mucho que debatir sobre quién era el favorito para hacerse con el trofeo. Aquel AC Milan de Carlo Ancelotti se había clasificado para la competición tras ganar la Serie A con once puntos de ventaja, y contaba con un once inicial de clase mundial para afrontar la finalísima: Dida, Cafú, Stam, Nesta, Maldini, Pirlo, Gattuso, Seedorf, Kaká, Shvenchenko y Crespo, además de jugadores de la talla de Rui Costa o Jon Dahl Tomasson en el banquillo.

 

 

Quizás lo más preocupante para el Liverpool era que el innegable talento de aquel equipo milanés estaba más que igualado por su pedigrí europeo, ya que había ganado la competición dos años antes. En esta ocasión, como era de esperar, los «rossoneri» superaron tanto la fase de grupos como la de eliminatorias, venciendo al Manchester United y endosándole un 5-0 global a su rival de la ciudad, el Internazionale, de camino a la final.

El viaje del Liverpool a Estambul, en comparación, no podría haber sido más diferente. Tras vender a Michael Owen, su máximo goleador en cada una de las siete temporadas anteriores, los reds se habían clasificado para Europa al quedar cuartos en la Premier League, por lo que debían pasar la ronda de clasificación de la Liga de Campeones para llegar a la fase de grupos. Allí, se encontrarían a cuatro minutos de la eliminación en el último partido contra el Olympiakos, antes de que un espectacular trallazo de Steven Gerrard diera el pase a los Reds por la regla de la cabeza.

 

 

En las semifinales, el rival fue el muy favorito Chelsea, que terminó la temporada de la Premier League no solamente como campeón de récord, sino con una enorme ventaja de 37 puntos sobre el Liverpool FC. En una época anterior a la implantación de la tecnología de la línea de gol, la suerte se vistió de rojo; un chorro de Luis García, despejado fuera de la línea a una profundidad que no permitía a ningún ojo desnudo la confianza de atestiguar si se había pasado por completo o no, se dio como tal. Sería el único gol en los dos partidos de la eliminatoria.

El conjunto del español Rafa Benítez se presentó en la final con un once inicial formado por Dudek, Finnan, Carragher, Hyypiä, Traoré, Xabi Alonso, Luís García, Gerrard, Riise, Kewell y Baroš. En la recámara, internacionales como Šmicer o Cissé.

 

 

Aquel brutalmente eficiente y talentoso AC Milan se comió literalmente al nuevo e inexperto Liverpool durante la primera parte. El camino del Liverpool hacia la final había sido una batalla cuesta arriba. Pero en el propio partido, se encontraron con una montaña que escalar. A menos de un minuto del inicio del partido, los italianos se adelantaron con un gol del capitán Maldini, de 36 años, en un tiro libre de Andrea Pirlo. El Liverpool tendría que esperar hasta el minuto 39 para tener la oportunidad de desquitarse; Luis García, tantas veces héroe de la campaña del Liverpool, reclamó una mano en el área penal del Milan. No se concedió. Segundos más tarde, el balón se introduce en el fondo de la red en el otro extremo, fruto de un devastador contraataque, rematado por Hernán Crespo, un hombre irónicamente cedido por el Chelsea, y, por tanto, afortunado de estar en el campo. Antes del descanso, Crespo tendría otro, al convertir un pase milimétrico de Kaká con un exquisito remate por encima de Jerzy Dudek. En el descanso, tres a cero, el Liverpool prácticamente muerto y enterrado.

 

 

El conjunto inglés se veía abocado así a una derrota severa en la final de la Copa de Europa ante una audiencia televisiva mundial de cientos de millones de personas. Es difícil de imaginar lo que el entrenador del Liverpool, Rafa Benítez, dijo a sus jugadores durante el descanso. En cualquier caso, ni él ni el más optimista de los seguidores del Liverpool podrían haber previsto lo que ocurriría a continuación. Diez minutos después de la reanudación, un cabezazo de Steven Gerrard, que no suele considerarse como un gran rematador de cabeza, daría inicio a los seis minutos más increíbles no solo de la historia del Liverpool, sino quizá de todo el fútbol europeo. La reacción de Gerrard cuando el balón se posó en la red de Dida dijo mil palabras, pero quizá cuatro en particular: «Todavía no se ha acabado».

Cuando el suplente Vladimír Smicer marcó el segundo gol, el pánico del AC Milan pasó de ser latente a ser palpable, y terminó por desbordarse a la hora de juego; Gennaro Gattuso derribó a Gerrard para cometer un penalti que, aunque fallado, fue remediado en el rebote por Xabi Alonso.

 

 

Casi milagrosamente, el 3-3 se mantuvo, gracias en gran medida a una notable doble parada de Dudek en la prórroga, la segunda a bocajarro. Para muchos porteros, una parada así sería el punto culminante de su carrera. Para Dudek, ni siquiera sería lo más destacado de la noche. Eso ocurriría en la obligada tanda de penaltis, a menudo una amante cruel, pero un resultado por el que cualquier aficionado del Liverpool con criterio habría sacado la mano una hora antes. Dudek, imitando la postura de piernas locas de Bruce Grobbelaar, paró primero los penaltis a Pirlo y luego, de forma crucial, a Shevchenko. El Liverpool, de alguna manera, campeón de Europa por primera vez en más de dos décadas.

 

 

El milagro de Estambul fue la culminación de la increíble temporada 2004-05 del Liverpool, además de trazar las conexiones clave entre el gran legado europeo del Liverpool de los años 70 y 80 y la nueva era de Benítez. Su victoria fue tan inesperada que provocó un cambio en los parámetros de clasificación; al haber quedado quinto en la Premier League, el Liverpool originalmente no debería haber estado siquiera en la Liga de Campeones de la temporada siguiente. Finalmente, se les permitió defender su corona, su quinta de las seis victorias en la Copa de Europa.

 

 

En una entrevista realizada en 2017, el lateral brasileño Cafú al ser preguntado por los acontecimientos de aquella mítica final de Estambul explicó lo siguiente al ser preguntado si era cierto que los jugadores del AC Milan estuvieron festejando durante el descanso del partido. “Es verdad. Marcamos tres goles contra Liverpool, que era uno de los equipos más tácticos a los que habíamos enfrentado. Pensamos que había sido nuestro día. Y nos relajamos. Cuando marcaron sus primeros dos goles, sentimos el impacto. No podíamos creer cuando vimos que nos empataron. No fue nuestra culpa, Liverpool merecía ese regreso. Tengo mucha admiración por Liverpool. Quizá otro equipo no habría mostrado tanto carácter después de irse perdiendo 3-0 al descanso. Me di cuenta de que todo estaba perdido antes de la tanda de penales, cuando Shevchenko falló una ocasión enfrente a Dudek durante el tiempo extra”, concluyó.