sábado, febrero 4, 2023

Maradona y Riquelme, la doble 10 en Boca Juniors

 

Diego Armando Maradona y Juan Román Riquelme compartieron alineación por primera y única vez en partido oficial, bajo el mando del Bambino Veira, un 24 de agosto de 1997. Los astros se alinearon para que el rival fuera el club en el que Diego debutó como profesional y donde Juan Román inició su carrera y se retiraría en 2014, Argentinos Juniors.

La doble 10 tan solo se había ensayado 6 días antes, en un partido amistoso contra Universidad Católica, donde los xeneixes perdieron 3-2.

 

 

Aquel partido del Torneo Apertura ’97 terminaría con triunfo de Boca por 4-2, donde Maradona hizo uno de los goles (el número 150 de su carrera en Argentina) y Riquelme se dio el gusto de tirar paredes con él ante una Bombonera con las tribunas enloquecidas. Aquel día también volvió Claudio Caniggia y debutó Nolberto Solano. Los 11 del xeneize que arrancaron ese partido contra «El Bicho» fueron: Roberto Abbondanzieri; Solano, Cristian Traverso, Néstor Fabbri, Arruabarrena; Julio Toresani, Alfredo Berti, Riquelme; Maradona; Diego Latorre y Claudio Caniggia. Después ingresaron Mauricio Pineda, Diego Cagna y Sebastián Rambert.

 

 

A punto estuvo de hacerse realidad una segunda oportunidad de ver a la doble 10 en el Superclásico ante River disputado en el Monumental el 25 de octubre de 1997, con victoria de los bosteros por 2-1 (el día del gélido apretón de manos de Diego con Ramón Díaz). «El Pelusa», con la 10, dejó el campo a los 45 minutos. En su lugar ingresó… Riquelme, con la 20. Fue cuando Maradona volvió por segunda vez al xeneize tras su salida a mediados de 1996, bajo la conducción de Carlos Salvador Bilardo, y un año más tarde se integró al plantel que condujo Héctor Veira.

«Tengo la oportunidad de jugar en el Monumental y en el primer tiempo íbamos perdiendo 0-1. En el entretiempo del superclásico del ‘97, entra el gran Diego llorando y dijo ‘muchachos no puedo jugar más, hasta aquí los acompaño. No me responden las piernas’. Lo miró a Riquelme, lo abrazó y le dijo ‘bueno, guacho, ahora es tu momento, tu vida y tu fútbol. Y ustedes pueden dar vuelta esto’. Vos lo tenés a Diego Maradona llorando y diciendo que no puede jugar más al fútbol y en ese momento, ¿vos te lo imaginás a Diego Maradona haciendo otra cosa en la vida?”, contó Jorge Bermúdez en una entrevista posterior.

 

 

“Queríamos que Diego estuviera, pero no teníamos ninguna señal de que ese iba a ser su último partido. Ese partido tuvo de todo, muchos condimentos: nostalgia y tristeza, pasó de todo, fue como una película”, destacó el exdefensor.

Diego en la posterior rueda de prensa nos regaló una de sus tantas frases célebres y condimentadas: “Boca jugó a lo Boca y River jugó a lo River. Ellos hicieron un gran primer tiempo, pero en el segundo se les cayó la bombacha”.

 

Diego Armando Maradona en el día de su homenaje en La Bombonera.