La Yugoslavia del Mundial Sub-20 de Chile de 1987

 

Jarni, Prosinečki, Boban, Savicevic, Mijatović, Šuker, Štimac, Brnović… Grandes nombres de los años 90 en plena juventud y dirigidos por Mirko Jozić que impusieron su absoluto talento para conquistar el Campeonato Mundial Juvenil de la FIFA Chile 1987.

En la primera ronda Yugoslavia llegó a anotar la friolera de 12 goles en tres partidos, eliminaron en cuartos de final a la vigente campeona Brasil, y en la final contra Alemania Occidental se impusieron en la tanda de penales a la desaparecida RDA de Matthias Sammer y Andreas Möller, ante 65.000 espectadores.

El mediapunta y líder absoluto de aquella Yugoslavia Sub-20, Robert Prosinečki, fue elegido Balón de Oro del torneo gracias a su exquisita visión de juego que le permitía medir sus pases al milímetro y nutrir de balones a Mijatovic y a Suker. El balón de plata fue para el alemán Marcel Witeczek y el de bronce para Zvonimir Boban. Davor Šuker consiguió la bota de plata con 6 goles.

Una trayectoria impecable, consecuencia de un dominio técnico y táctico demoledor que solo la guerra pudo dividir.