sábado, febrero 4, 2023

El Steaua de Bucarest campeón de la Copa de Europa de 1986

 

El Steaua de Bucarest se convirtió en 1986 en el primer equipo de detrás del Telón de Acero capaz de ganar una Copa de Europa. Entre sus jugadores más destacados encontrábamos a Belodedici, Lacatus, Balint, Bölöni, Piturca, Ducadam o Iordanescu.

Aquel año de Mundial donde Maradona se coronaría, Rumanía era la más represiva y pobre de todas las dictaduras comunistas de Europa del Este. Que su principal equipo de fútbol, el Steaua de Bucarest, consiguiera superar las adversidades y ganar la Copa de Europa de aquel año sigue siendo a día de hoy uno de los milagros más grandes que nos ha regalado el deporte rey. El club no tenía el músculo financiero de los grandes de la época, entre ellos el FC Barcelona, al que derrotaría en la final.

 

 

Los Roș-albaștrii, que administrativamente eran una unidad del ejército rumano, podían fichar a jugadores jóvenes con la promesa de que pasarían sus dos años de servicio militar obligatorio jugando al fútbol, y no participando en interminables e inútiles ejercicios en lugares remotos del país. La posibilidad de viajar al extranjero también resultaba atractiva. Los modestos estipendios (en divisas fuertes) entregados a los jugadores en sus breves viajes para cumplir partidos internacionales se gastaban en bienes de consumo casi imposibles de encontrar en Rumanía, como equipos de música y grabadoras de vídeo, ya fuera como regalos para amigos y familiares o para su venta en el mercado negro.

El éxito del Steaua también debe situarse en el contexto del fútbol rumano durante la década de los 80, cuando mantenía un duopolio virtual con el Dinamo de Bucarest. Sin embargo, a principios de la década, el Steaua jugó un papel secundario con respecto al Dinamo, respaldado por el Ministerio del Interior. Cuando el Steaua ganó el campeonato rumano en 1985, era el primer título del club desde 1978.

 

 

El Dinamo había alcanzado las semifinales de la Copa de Europa en 1984, donde cayó derrotado a doble partido ante el Liverpool, que estaba a punto de ganar su cuarta Copa de Europa en ocho años. Sin embargo, si el Dinamo no hubiera rematado al poste durante el partido de ida en Anfield (cuando el marcador era de 0-0), todo podría haber sido muy diferente.

Lo que se considera que cambió la suerte del Steaua fue el nombramiento de Valentin Ceaușescu, hijo mayor del dictador Nicolae Ceaușescu, como director general en 1983. El patrocinio de este hizo que el Steaua fuera inmune a las tácticas, a menudo turbias, que el Ministerio del Interior empleaba regularmente para cebar a su rival. Estas tácticas no se limitaban a la designación de árbitros favorables al Dinamo. Los funcionarios de aduanas del aeropuerto Otopeni de Bucarest (empleados del Ministerio del Interior) sometían el equipaje de los jugadores del Steaua -que regresaban de disputar partidos en Europa occidental- a estrictos controles y confiscaban artículos de contrabando. Una de las primeras medidas de Valentin Ceaușescu como director general fue poner fin a esta práctica.

 

 

La conquista del título de liga en 1985 ofreció al Steaua la posibilidad de disputar la Copa de Europa. Ese año, la competición se disputó sin equipos ingleses (que habían ganado siete de los nueve torneos anteriores), prohibidos tras el desastre de Heysel. Barcelona, Juventus (campeón en 1985) y Bayern de Múnich partían como favoritos.

La campaña del Steaua empezó bien, con una sencilla victoria global por 5-2 sobre el campeón danés, el Velje. En la segunda ronda se enfrentó al Honved, perdiendo el partido de ida por 1-0 en Budapest. En la vuelta, sin embargo, el Steaua marcó cuatro goles y acabó imponiéndose por 4-2 en el global de la eliminatoria.

 

 

Los cuartos de final, contra el Kuusysi Lahti finlandés, se preveían como un trámite. Pero no lo fue: El Steaua no estuvo acertado en el primer partido, un empate sin goles en Bucarest, y necesitó un gol en el minuto 86 del delantero Victor Pițurcă, dos semanas más tarde en Helsinki, para pasar de ronda.

En semifinales, el Anderlecht belga fue un rival formidable. El equipo de Bruselas había derrotado al Bayern de Múnich en la ronda anterior y se le consideraba favorito. Un gol de Enzo Scifo dio la victoria a los belgas en la ida, pero fueron barridos en Bucarest por el Steaua, que marcó tres goles sin réplica.

 

 

Aquel partido de vuelta contra el Anderlecht está ampliamente considerado como el mejor del Steaua en el torneo, eclipsando a la final, que se disputó en Sevilla el 7 de mayo de 1986, ante un público formado casi exclusivamente por seguidores del FC Barcelona. Solamente se había permitido viajar a un puñado de rumanos cuidadosamente seleccionados (aun así, un tercio de los 50 que hicieron el viaje no regresaron). En su país, los rumanos no supieron hasta el último minuto si el partido se retransmitiría en directo por televisión, y así fue.

El partido, un aburrido empate sin goles, se recuerda a menudo como una de las peores finales de la larga y distinguida historia de la Copa de Europa. Sin embargo, aunque sea así, también fue de su época, cuando la cautela y el miedo a perder prevalecían en todo el fútbol europeo. Pocas finales de la Copa de Europa de aquella época son memorables por la calidad del fútbol desplegado.

 

 

Tras 120 minutos de fútbol negativo y tedioso, el partido se decidió finalmente en la tanda de penaltis. Los cuatro primeros lanzamientos -dos para el Barcelona, dos para el Steaua- fueron tan malos como el propio partido, y los detuvieron los guardametas Helmuth Duckadam, del Steaua, y Francisco Urruticoechea, del Barcelona. Marius Lăcătuș y Gabriel Balint marcaron después para el Steaua, mientras que el Barcelona seguía fallando. Cuando Duckadam detuvo el cuarto penalti del Barcelona, lanzado por Marcos Alonso (cuyo hijo del mismo nombre juega ahora en el Barça), el Steaua había ganado. Duckadam sigue siendo el único guardameta de la historia que ha parado cuatro penales en una tanda.

Cientos de hinchas recibieron al equipo a su llegada a Otopeni, y miles más se alinearon en las calles cuando el autobús del equipo se dirigió a Bucarest, en un país que no estaba acostumbrado a las concentraciones espontáneas de ningún tamaño. De hecho, estaban prohibidas. «Aquella noche podría haberse producido una revolución», recuerda Dan Ionescu, ingeniero jubilado. «Pero estábamos demasiado contentos para preocuparnos por cosas así».

 

 

Por sus esfuerzos, los jugadores del Steaua recibieron cada uno una bonificación fiscal de 1.500 lei, y permiso para saltarse la cola de un jeep de la ARO (aunque no el jeep en sí: en aquellos días, un billete para colocarse al principio de la cola era más valioso que el propio vehículo). Siempre bajo el patrocinio de Valentin Ceaușescu, el Steaua volvió a alcanzar la final de la Copa de Europa en 1989, aunque esta vez fue vapuleado estrepitosamente por el Milan de Arrigo Sacchi, quizás el mejor equipo de fútbol de la historia. Aunque la superioridad del Milan (que había goleado al Real Madrid por 5-0 en semifinales) significaba que habría ganado de todos modos.

Excesivamente pasivo o no, ese iba a ser el canto del cisne del fútbol rumano de clubes en Europa. Tras la revolución de diciembre de 1989, los jugadores rumanos se marcharon a jugar al extranjero, y el fútbol nacional perdió su prestigio: nunca se ha recuperado. La clasificación del Steaua para las semifinales de la Copa de la UEFA en 2005 (donde cayó ante el modesto Middlesbrough) fue un espejismo.