Arthur Wharton, el primer profesional de color de la historia del fútbol

 

Arthur Wharton, nacido en Accra (Ghana) el 28 de octubre de 1865, se hizo un nombre en los tiempos más difíciles para los hombres y mujeres de color de todas las clases sociales, y se convirtió en 1889 en el primer futbolista profesional de color de la historia del fútbol.

El único antecedente africano de éxito en el fútbol británico lo encontramos en Andrew Watson, nacido en Guyana, que ganó la Copa de Escocia con el Queen’s Park e incluso fue convocado tres veces para la selección nacional de Escocia entre 1881 y 1882. Aunque hay que remarcar que Watson nunca llegó a ser profesional.

De padre mitad granadino y mitad escocés, y madre descendiente de la realeza ghanesa, Wharton había sido enviado a Inglaterra a la edad de 17 años para educarse en la profesión de su padre, ministro metodista. Arthur nunca tuvo ningún interés por los estudios, ya que su verdadera pasión era la actividad atlética, aunque que con 19 años viajó a Darlington (Reino Unido) para formarse como pastor metodista en el Cleveland College. Allí empezó a tomarse en serio los deportes y consiguió el primer récord mundial del sprint de 100 yardas, jugó al cricket profesional, fue campeón de ciclismo británico y también sobresalió en el campo de rugby.

Todo cambió cuando el entrenador de Darlington se percató de la destreza atlética del joven y le ofreció la oportunidad de jugar en su equipo local con estatus amateur. Los admiradores lo conocían como «Darkie Wharton» y era una figura muy querida entre los partidarios de la clase obrera de Darlington.

En una crónica de la época del Sheffield Telegraph & Independent de 1942 encontramos la siguiente nota: «Vi a Wharton saltar, agarrar el travesaño, atrapar el balón entre las piernas y hacer que tres delanteros en carrera… cayeran en la red. Nunca he visto una parada similar desde entonces y he visto fútbol durante más de 50 años.»

El Preston North End, uno de los clubes más relevantes de aquella época, se lo llevó a Deepdale también en condición de amateur, y con los Lilywhites llegó a las semifinales de la FA Cup en 1887. Sin embargo, un año después, Wharton decidió tomarse un año sabático de football y volvió al atletismo por un tiempo.

 

 

El Rotherham Town consiguió convencerle con un contrato profesional para que volviera al fútbol el año 1889, convirtiéndose así en el primer jugador de color del Reino Unido, en una época donde el racismo estaba fuertemente enraizado en la sociedad. Allí fue portero titular durante cinco temporadas, y en 1894 fichó por el Sheffield United, con el que disputó su primer encuentro en la primera división inglesa, un día histórico. Sin embargo, la mayor parte de la temporada fue suplente de William «Fatty» Foulke y solo jugó tres partidos.

Finalmente, pasó por clubes de inferior categoría como el Stalybridge Rovers y el Ashton North End, hasta que en 1902, a los 36 años, colgó las botas en el Stockport County FC.

Años después el sucesor de su gesta fue Walter Daniel John Tull, nieto de un esclavo africano e hijo de un carpintero immigrante de Barbados, que fichó por el Tottenham Hotspur, que acababa de ascender a la máxima categoría del país. Tull se convirtió en el primer jugador de campo profesional de color en 1908.