Álvaro «El Chino» Recoba, la historia de un talento en estado puro

 

Álvaro «El Chino» Recoba siempre será recordado por su pegada, eterna en el Giuseppe Meazza, 72 goles imposibles de olvidar para los tifosi nerazzurri que lo veneraron con una devoción particular, pasión no siempre compartida por sus entrenadores y Massimo Moratti. La zurda de este internacional absoluto uruguayo fue mágica allí por donde pasó: Danubio, Nacional, Venezia, Torino, Panionios y la absoluta de Uruguay, siendo nombrado mejor jugador de Uruguay por el periódico EL País de Montevideo en 2012.

En su palmarés dos Scudetto, dos Coppa Italia y dos Supercoppa Italia, una UEFA y dos ligas uruguayas. Con Uruguay sumó un total de 69 internacionalidades y 11 goles.

 

El origen de un talento irrepetible del fútbol uruguayo

Como gran parte del continente sudamericano, Uruguay sufría una dictadura militar en la segunda mitad del siglo XX, y en ese complejo contexto nació Álvaro Alexander Recoba un 17 de marzo de 1976. Apodado «El Chino» por sus rasgos orientales, se incorporó al Danubio FC de Montevideo como jugador juvenil debutando con tan solo 17 años en el primer equipo. Rápidamente, Recoba se ganó la reputación de ser un jugador con una hermosa zurda, hábil para regatear y superar al rival con velocidad y astucia, deleitando a las gradas.

 

 

En sus dos años en el primer equipo de Danubio, Recoba marcó 11 goles en 34 partidos antes de dar el salto a Nacional, el club más laureado de Uruguay. «El Chino» maduró y siguió goleando, 17 goles en 33 partidos entre 1996 y 1997. A los 21 años, y con cuatro campañas en la máxima categoría del fútbol uruguayo, Recoba parecía estar listo para dar el salto al Viejo Continente, siempre ávido de talento americano.

 

 

El debut estelar de un actor secundario en la película de Ronaldo

Quedan diez minutos y el Internazionale pierde 1-0 en casa contra el Brescia de Andrea Pirlo en la primera jornada de la temporada 1997/98. Con los millones del propietario Massimo Moratti quemando sus bolsillos, los nerazzurri acababan de batir el récord mundial de traer a Ronaldo al Giuseppe Meazza desde el FC Barcelona. Antes del partido, todas las cámaras y la atención se volcaron en «O Fenômeno», y se esperaba mucho de un equipo condenado a pelear sin final feliz durante años.

Con un resultado sorprendente, entró en escena otro nuevo fichaje sudamericano, aunque de perfil más bajo que el brasileño: El delantero uruguayo Álvaro Recoba. Ocho minutos después de sustituir a Maurizio Ganz, y a falta de diez minutos para el final del partido, Recoba recibió un pase de Benoît Cauet, y envió el balón a la esquina superior de la red desde 30 metros.

 

 

Cinco minutos más tarde, con los nerazzurri ya en ventaja, se concedió un tiro libre a 35 metros de la portería, y fue Recoba quien se encargó de la tarea. Álvaro, demostrando que tiene más de una cuerda en su arco, utilizó la precisión en lugar de la potencia en un momento de máxima ansiedad, y pasó el balón por encima de la barrera y lo colocó en la esquina opuesta de la red. El alivio fue palpable, e incluso Gianluca Pagliuca salió corriendo de su portería para unirse a las celebraciones.

Con Moratti, Ronaldo y el impulso de una espectacular remontada a sus espaldas, se esperaba que el Inter saliera por fin de la sombra del AC Milan y ganara el Scudetto por primera vez desde 1989. El debut de Recoba hacía presagiar que una posible nueva etapa dorada en la historia del club coincidiría también con el ascenso de una nueva estrella.

 

 

Su larga trayectoria en Serie A

Tras su debut con dos goles, el futuro que tenía por delante parecía brillante. Recoba volvió a salir del banquillo en el segundo partido del Inter de la temporada 1997/98, aunque los nerazzurri cayeron por 4-2 ante el Bolonia. No volvió a aparecer hasta después de Año Nuevo, saliendo del banquillo para marcar en el empate a domicilio con el Empoli. Ese fue su último gol de la campaña y solo fue titular en un partido de liga en el resto de la temporada.

La delantera estaba repleta de jugadores de la talla de Ronaldo, Youri Djorkaeff, Iván Zamorano y otros jugadores curtidos en la alta competición europea, y Recoba era todavía un joven que intentaba adaptarse a una nueva cultura y nivel de fútbol. El Inter terminó segundo en la liga, y se convirtió en su mayor desafío al título en años, además de ganar la Copa de la UEFA. Tal vez, tras un periodo de adaptación, Recoba estaría listo para mostrar su indudable promesa en su segundo año.

 

 

Sin embargo, su duro comienzo en el norte industrial de Italia continuó en su segunda temporada, en la que solamente hizo una aparición como suplente antes de Navidad. El entrenador Luigi Simoni fue destituido en noviembre tras un comienzo indiferente, con solamente 17 puntos de 33 posibles, y sustituido por Marcello Lippi. Lippi, que había ganado el título de liga y la Liga de Campeones cuando dirigía al Juventus, esperaba hacer lo mismo con la plantilla de gran talento que había heredado de su predecesor.

Recoba no entraba en los planes de Lippi, y fue cedido al Venezia para el resto de la campaña 1998/99, donde fue titular en todos los partidos que le quedaban al equipo «arancioneroverdi», marcando diez goles y consiguiendo un respetable undécimo puesto. Irónicamente, el Venezia terminó a solamente cuatro puntos de su club matriz, que no se clasificó para la competición europea en lo que fue una campaña miserable.

 

 

Recoba regresó a San Siro para la temporada 1999/2000 y se convirtió en un habitual bajo la dirección de Lippi, con un total de 27 partidos de liga. Después del 21 de noviembre no se perdió ningún partido, y terminó con dos cifras en la campaña de liga. El Inter quedó cuarto en la Serie A, por lo que se clasificó para las rondas preliminares de la Liga de Campeones, y llegó a la final de la Coppa Italia.

El equipo cayó en la fase de clasificación de la Liga de Campeones 2000/01 a manos del Helsingborg, lo que privó a Recoba, que entonces tenía 24 años, de la oportunidad de cenar en la máxima competición europea. Además, Recoba tuvo que lidiar con un nuevo entrenador, ya que Lippi pagó el precio de la derrota en Helsingborg con su puesto, y Marco Tardelli fue el siguiente en pasar por la puerta giratoria de Moratti. Tras la debacle de Helsingborg, el Inter cayó en la Copa de la UEFA, llegando a los octavos de final, con Recoba marcando unos respetables tres goles en ocho partidos de la competición.

 

 

En el ámbito nacional, participó activamente en la campaña de la Serie A, disputando los 16 primeros partidos. La segunda mitad de la temporada no fue tan fructífera, aunque consiguió cinco goles más para terminar con ocho en la temporada, ya que el Inter terminó quinto en la liga. Terminar a 24 puntos del campeón, la Roma, no fue suficiente para el ambicioso Moratti, que prescindió de Tardelli y lo sustituyó por el argentino Héctor Cúper. Recoba ya había cumplido cuatro temporadas en el Inter, y aunque todavía no convencía, Moratti le recompensó con un contrato de larga duración que supuestamente le convertía en el jugador mejor pagado del fútbol mundial. El nuevo contrato resultó ser otro falso amanecer en el ascenso de Recoba, y la polémica no estaba demasiado lejos.

En junio de 2001, el uruguayo fue sancionado por la Federación Italiana de Fútbol en lo que se conoció como el «Escándalo de los Pasaportes», en el que Recoba y varios otros sudamericanos fueron sancionados por utilizar pasaportes falsos para eludir los límites a los jugadores extranjeros. Afortunadamente para Recoba, la sanción original de una temporada se redujo a cuatro meses en la apelación, lo que le permitió volver a los terrenos de juego en diciembre de 2001.

Participó en cinco de los diez partidos siguientes, marcando un gol, y a partir de febrero se consolidó en el equipo, participando en todos los partidos hasta el final de la temporada, añadiendo cinco goles a su cuenta. El Inter terminó tercero, a solamente dos puntos del campeón, el Juventus. Después de cinco temporadas, y una vez superado el escándalo del pasaporte, ¿había llegado el momento de que Recoba brillara?

 

 

En la temporada 2002/03, tras cuatro años de ausencia, el Inter volvió a la Liga de Campeones, aunque tuvo que hacerlo sin Ronaldo, que se marchó a LaLiga y al Real Madrid en verano por una cifra récord. Recoba participó en tres cuartas partes de los partidos de la liguilla en las dos primeras fases, marcando dos goles, y el Inter pasó a cuartos de final. A continuación, el Valencia fue eliminado y Recoba participó en los dos partidos de las semifinales contra el rival local, el Milán, que venció a los nerazzurri por la regla de los goles fuera de casa y que acabaría derrotando a su rival local, el Juventus, en la final.

En el ámbito nacional, el Inter volvió a ser un segundón frente a la Vieja Señora de Turín, ya que el Juventus terminó con siete puntos de ventaja en el liderato de la Serie A. Recoba consiguió nueve goles en 27 partidos de liga, una proporción respetable de uno de cada tres.

Si la carrera de Recoba ha estado marcada por picos y caídas, la temporada 2003/04 puede considerarse la segunda. En una campaña plagada de lesiones, «El Chino» solamente disputó 18 partidos de liga, aunque marcó ocho goles, lo que le valió para terminar segundo en la tabla de goleadores del Inter, por detrás de Christian Vieri.

 

 

El Inter terminó en cuarta posición y, una vez más, no inquietó el liderato de la liga, a pesar de haber empezado bien, con dos victorias y dos empates a cero en las dos primeras jornadas. Sin embargo, los cinco partidos siguientes no produjeron ninguna victoria, y Cúper perdió su puesto en el banquillo en favor de Alberto Zaccheroni debido a la mala racha que incluía una derrota en el derbi. La situación en la Liga de Campeones no fue mucho mejor, ya que el Inter quedó eliminado en la fase de grupos tras una humillante paliza por 5-1 ante el Arsenal en Milán.

La temporada 2004/05 se caracterizó de nuevo por los altibajos tanto para el Inter como para Recoba. Bajo la dirección de otro nuevo entrenador, Roberto Mancini, el club terminó tercero en la liga y ganó la Copa Italia, el primer trofeo desde la Copa de la UEFA nueve años antes. Sin embargo, una vergonzosa derrota global por 5-0 ante su rival, el Milán, en los cuartos de final de la Liga de Campeones, echó un jarro de agua fría sobre la victoria en la copa nacional.

 

 

Recoba solo consiguió tres goles en 13 partidos de liga, pero también produjo un momento de magia, etiquetando el gol como el favorito de su carrera. En enero de 2005, el Sampdoria visitó el Giuseppe Meazza y se puso con dos goles de ventaja. Una vez más, Recoba salió del banquillo, evocando el recuerdo de su debut siete años antes, para liderar la remontada. Recoba asistió a Obafembi Martins en el primer gol, antes de que Vieri lograra el empate.

Con el 2-2 en el marcador, el balón le llegó al uruguayo a 20 metros de la portería y lo golpeó de media vuelta con su zurda. El balón se estrelló en la esquina inferior derecha del portero, el efecto lo alejó de sus brazos extendidos, y la cara de Recoba explotó de alegría y alivio. La temporada, y el partido de la Sampdoria, eran su carrera en microcosmos: frustración, lesiones y momentos de victoria de clase mundial capaces de poner en pie a todo un estadio.

 

 

Si Recoba estuvo una vez en el lado equivocado de un escándalo cuando fue sancionado por poseer un pasaporte falso, él y su equipo fueron los beneficiarios de otro al final de la temporada 2005/06. El Inter terminó tercero en la liga, a 15 puntos de la Juventus y a 12 del Milan. Sin embargo, los dos primeros se vieron implicados en lo que se conoció como Calciopoli, en el que varios equipos y árbitros fueron acusados de participar en un escándalo de amaño de partidos.

El Juventus descendió a posteriori, al Milán se le restaron 30 puntos y el Inter fue declarado campeón por defecto. Después de nueve años en Italia, Recoba consiguió por fin el Scudetto. Sin embargo, el éxito debió de ser agridulce para el Chino, ya que el título se ganó fuera del campo y no dentro de él. Tenía 30 años y su influencia en el equipo estaba disminuyendo.

 

 

En la temporada 2006/07, Recoba ya no tenía nada que hacer. Tras la desaparición de su más acérrimo rival, el Inter dominó la liga, acumulando la increíble cifra de 97 puntos, perdiendo sólo un partido en toda la temporada y terminando con 22 puntos de ventaja sobre su inmediato perseguidor, el Roma. Sin embargo, «El Chino» solamente disputó 15 partidos de liga y de la Liga de Campeones, y marcó un único gol. En la temporada siguiente, la última en Italia, Recoba fue cedido al Torino, donde disputó 22 partidos y marcó un gol.

 

 

Parón en Grecia

Tras su salida de Italia, Recoba permaneció en Europa y se incorporó al Panionios griego durante 18 meses, antes de que las nuevas lesiones, unidas a su elevado salario, hicieran que el club rescindiera su contrato. A sus 33 años, el uruguayo tuvo que regresar a su país, siguiendo la tradición de muchos futbolistas sudamericanos.

 

 

Vuelta a su patria

En enero de 2010 volvió a fichar por Danubio, donde pasó 18 meses en el club de su infancia, antes de regresar a otro de sus antiguos equipos, Nacional, en el verano de 2011. Recoba pasaría cinco años en el club, y aunque la edad y las lesiones limitaron sus apariciones, su influencia seguía estando a la vista. Ayudó a Nacional a ganar dos títulos de la liga uruguaya, con un golazo de falta en un Clásico decisivo contra Peñarol.

A sus 40 años, Recoba puso fin a su larga e ilustre carrera en abril de 2016 con un partido benéfico en el que participaron algunos de los mejores talentos sudamericanos de su generación, como Carlos Valderrama, Juan Román Riquelme y sus excompañeros Javier Zanetti e Iván Zamorano. Además, el partido fue presenciado por el presidente uruguayo Tabaré Vázquez, lo que demuestra el cariño que se le tiene a «El Chino» en su país, al que representó 68 veces.

 

 

¿Cómo se puede resumir el paso de Recoba por Italia, y su carrera en general? Llegó a la península italiana como un joven prometedor, anunciándose con un debut de sueño. Se podría argumentar que esos 18 minutos contra el Brescia marcaron un punto álgido en su carrera, ya que el resto de sus días futbolísticos estuvieron marcados por las lesiones, las decepciones, los escándalos y el potencial no alcanzado, salpicado por momentos fugaces de pura brillantez. El Inter se convirtió en la fuerza italiana dominante durante su etapa, ganando seis grandes trofeos, aunque la influencia de Recoba en cualquiera de esos triunfos es limitada. Se le recordará con cariño, pero las discusiones siempre irán acompañadas de la advertencia de «qué hubiera pasado si».

 

 

Sin embargo, Recoba no lo ve así. Al hablar tras su partido de despedida, comentó: «Tuve la suerte de jugar con tantos campeones, y estaré siempre agradecido. Siempre fui feliz durante mi carrera, porque hacía de mi hobby mi trabajo, y siempre quise entretener a la gente. No me arrepiento de nada».

Como aficionados al fútbol, a menudo nos lamentamos de la percepción de un potencial no alcanzado, pero si el propio hombre está contento con su carrera, a mí me basta, porque sin duda tiene mucho de lo que estar orgulloso.

 

 


Paola Murrandi