Sampdoria, la “vendetta” de Ruud Gullit se sirvió fría

Van Basten y Gullit empezaban a perder protagonismo en el AC Milan debido a las lesiones, participando cada uno de ellos en tan solo 15 partidos durante la temporada 1992-1993. Aunque el primero continuó en el equipo “rossonero”, no volvió a jugar y su carrera terminó de la peor forma. Por su parte tanto Rijkaard como Gullit optaron por abandonar el club, y este último decidió dar un paso atrás al marcharse cedido a la Sampdoria.