Saeed Al Owairan, el talento saudí enjaulado

40 grados de temperatura, minuto cinco del partido entre Bélgica y Arabia Saudí en el RFK Stadium de Washington. Saeed Al Owairan intercepta un balón en el centro del campo, unos 15 metros por detrás del círculo central, y así empieza a transcurrir posiblemente el gol más espectacular del Mundial de Estados Unidos de 1994.