Sensible Soccer

“Sensible Soccer”, un histórico de los videojuegos de fútbol

 

Cuándo se habla de videojuegos de fútbol de principios de los años 90, se debe nombrar “Sensible Soccer”. Todo un mito cuyo último título data del ya lejano 2006. Desarrollado por la compañía británica Sensible Software y publicado originalmente para el ordenador Amiga, “Sensible Soccer” se convirtió en uno de los referentes del balompié virtual gracias a su estilo propio, bien diferenciado del de otros títulos coetáneos.

 

 

Entre sus elementos más característicos, destaca el ritmo frenético de los encuentros y el uso de la cámara semicenital, muy alejada del terreno de juego, que convertía a los jugadores de los dos equipos en diminutos “sprites” de colores. Todo mediante una perspectiva vertical, más frecuentada en los juegos basados en otros deportes, como el hockey sobre hielo, que en los de fútbol.

Unos años más tarde se lanzaría al mercado “Sensible World of Soccer”, una secuela considerada por muchos como la mejor entrega de la saga, además de una de las obras cumbre del género futbolístico en toda su historia. Desgraciadamente, y tras el cierre de Sensible Software en 1999, esta buena inercia se vería interrumpida y no habría ningún “Sensi” más hasta 2006.

 

 

Codemasters fue la compañía encargada de revivir la franquicia con la publicación de “Sensible Soccer 2006”, una novedad para PlayStation 2, Xbox y PC dentro de un catálogo de juegos de fútbol en el que ya se adivinaba el duopolio que nos acompaña aún hoy. Buena parte del equipo de creación del original estaba presente en esta iteración, incluyendo a Jon Hare, fundador de Sensible Software, y el juego mantenía intactas algunas de sus propiedades más definidoras.

A pesar de no contar con licencias oficiales, “Sensible Soccer 2006” incluía hasta 350 equipos y más de 50 competiciones distintas, como las mejores ligas del mundo, con algunas de sus categorías inferiores. Mediante un completo editor, era posible crear jugadores, conjuntos y torneos, así que la ausencia de nombres reales no suponía un gran problema.

 

 

En el aspecto puramente jugable, la variedad de su sencillo control volvía a posibilitar toda clase de acciones, como remates de cabeza o los tiros con efectos imposibles tan marca de la casa, siempre respetando el alto ritmo de juego. Partidos rápidos, intensos y simples en lo visual que se convierten en una gran opción para el multijugador local.

Ante el panorama lúdico-futbolístico actual, nunca es tarde para revisitar o descubrir propuestas como la de “Sensible Soccer”, directas y exigentes al mismo tiempo, basadas en divertir desde un punto de vista menos realista. Podéis encontrar “Sensible World of Soccer ‘96/’97” y “Sensible Soccer 2006” en la tienda de gog.com.

 

 

 


David Pedrós