domingo, diciembre 4, 2022

Zidane vs Baggio, el Francia vs FIFA World Stars del 2000

 

La Francia campeona del mundo liderada por Zidane derrotó a la Selección Mundial de la FIFA de Roberto Baggio un 16 de agosto de 2000, en el Estadio Velódromo de Marsella. Un partido organizado para recaudar fondos para la iniciativa de Aldeas Infantiles SOS.

Apenas un mes antes, los goles de Sylvain Wiltord y David Trezeguet en el último suspiro de la final de la Eurocopa 2000, disputada en De Kuip (Rotterdam), habían sellado una victoria por 2-1 contra Italia. Aunque Francia pasó apuros contra los azzurri durante largos periodos de tiempo en la final, había sido de lejos el mejor equipo del torneo, con un estilo de fútbol ofensivo en el que destacaban figuras como Zinedine Zidane, Robert Pires, Youri Djorkaeff, Thierry Henry, Nicolas Anelka y el mencionado Trezeguet.

Baggio fue, sin duda, el protagonista de las estrellas de la FIFA que se presentaron aquella noche. El 10 italiano, que por aquel entonces era agente libre del Inter de Milán después de una agria etapa en el club de Marcelo Lippi, se incorporaría al Brescia un mes más tarde. Junto a él se alinearon Hidetoshi Nakata y Aron Winter, estrellas consolidadas de la Serie A, junto con el capitán de la selección brasileña campeona del mundo, Dunga. Aquella selección de talento internacional se basaba también en una defensa sólida, formada por Rigobert Song, Taribo West, Aldair y Samuel Kuffour, con el alemán Andres Kopke bajo los palos. Como mínimo, eso debería haber sido suficiente para mantener el marcador a cero.

 

 

Pero una vez iniciado el match quedó claro que Francia no había venido a hacer amigos. Wiltord y Lillian Thuram fueron los únicos miembros de la selección ganadora de la Eurocopa 2000 que estuvieron ausentes aquella noche. Los Bleus iban en serio. Francia tardó tan solo 11 minutos en abrir el marcador gracias a Trezeguet. Si bien el gol fue el resultado de un calamitoso intento de taconazo de Aldair en el borde de su propia área, la velocidad depredadora con la que Trezeguet fue capaz de colarse, quitarle el balón al desconcertado brasileño y meterlo perfectamente por encima de Kopke en un movimiento fluido sigue siendo un espectáculo digno de ver.

Quince minutos más tarde, llegó el 2-0. Trezeguet aprovechó el rebote de un disparo de Didier Deschamps para elevar delicadamente el balón por encima de las garras de Kopke. Fue un remate de gran delicadeza y una alegría absoluta para los aficionados ingleses, todavía dolidos por la hazaña del alemán en la Eurocopa 96.

 

 

En el descanso se produjeron cambios significativos en ambos equipos. Por desgracia para el sustituto de Kopke, Jacques Songo’o, Trezeguet permaneció en el campo y no tardó en dejar sentir su presencia. Su tercer gol fue parte de una deslumbrante jugada de contraataque que comenzó con el suplente Robert Pires conduciendo desde su propio campo antes de ceder el balón a Djorkaeff en el borde del área. Djorkaeff tuvo la velocidad suficiente para pasar el balón a Trezeguet, que sacó un disparo que superó al camerunés y se coló por la escuadra.

Héroe de la Eurocopa 2000 y futuro icono del Juventus, por el que había fichado ese mismo verano, aunque parezca una locura, este partido representa el único triplete de Trezeguet con los Bleus. En sustitución de Anelka, la fiesta continuó en su ausencia, con Pires participando en los goles gracias a una inspirada asistencia de Zidane. A estas alturas, el Once Mundial de la FIFA estaba claramente decaído, y la introducción de jugadores como Geremi y Ciro Ferrara no ayudó a frenar el flujo de goles en la dirección equivocada.

La contribución de Pires al marcador llegó en el minuto 55. Una vez más, todo comenzó en el campo de Francia, con Zizou y sus compañeros intercambiando un número vertiginoso de pases. Sin embargo, no hubo dudas sobre el principal artífice. En un partido relativamente tranquilo, Zidane encontró la manera de dar la asistencia de la noche, metiendo el balón con el exterior del pie por un hueco en la defensa del Once Mundial de la FIFA para que Pires corriera y rematara de una manera que resultaría familiar a los seguidores del club por el que acababa de fichar, el Arsenal.

 

 

No contenta, Francia buscó otro gol y lo encontró. Fue otra escapada, esta vez a partir de un córner de la FIFA World XI que fue despejado por Zidane. El delantero volvió a ser el proveedor de la pelota, que superó la última línea de defensa antes de que Anelka tomara la iniciativa. Aunque esa noche jugó en segundo plano con Trezeguet, Anelka encontró la manera de poner su propio sello en el partido, poniendo a Songo’o de espaldas con un delicioso amago antes de disparar el balón al fondo de la red para hacer el 5-0. Todavía hubo tiempo para un último momento de consuelo para Baggio, cortesía de una calamitosa defensa de Frank Leboeuf, quien regaló el más lapidario de los penales después de intentar esencialmente una entrada de rugby al tunecino Zoubeir Baya dentro de su propia área.

Roberto Baggio se adelantó a los acontecimientos y lanzó el balón por encima de Ulrich Rame, que había sustituido a Fabian Barthez en la portería en el descanso. Aunque el equipo de Roger Lemerre ganó la Copa Confederaciones un año más tarde, en el Mundial de 2002 Francia haría historia por todas las razones equivocadas, al ser la primera poseedora del trofeo que se marchaba sin marcar un gol.

Zidane y Trezeguet se verían envueltos en más problemas en el Mundial de 2006, con el primero expulsado en la final y el segundo culpable de fallar el penalti decisivo. Aquella noche en Marsella debió de parecer el comienzo de algo hermoso, pero, en realidad, ya era el principio del fin.