martes, diciembre 6, 2022

Zico & Maradona, una amistad a prueba de periodistas y política

 

“Nos conocimos como adversarios y pasamos a tener una gran relación, siempre digo que fue el mejor de mi generación, disfruté siempre muchísimo viendo sus jugadas fantásticas en Argentina, en su etapa en Italia y allí donde jugó”, recuerda Zico sobre el astro argentino. “Maradona era un tipo muy generoso, que cuando los invité al Partido de las Estrellas, el encuentro benéfico que organizo en Río de Janeiro, inmediatamente vino, anteriormente, ya había venido en otro partido, cuando volví al Flamengo… son momento que uno nunca olvida”, añadió el que fue ’10’ del Flamengo y de la Seleçao.

Zico también desveló que, en sus encuentros con Maradona, intentó aconsejarlo sobre sus problemas extradeportivos, «siempre comentábamos que tenía que cambiar un poco su vida, pero cada uno sabe los pasos que da… fue una pérdida muy grande para todos».

 

 

Una amistad que derribó las malas artes del periodismo

Para los amantes del buen fútbol, la rivalidad entre Brasil y Argentina es una garantía de espectáculo pero también una fuente de enfrentamientos mediáticos. La rivalidad entre ambas selecciones en Sudamérica se intentó trasladar por parte de los medios de comunicación a la relación entre Zico y Diego, y evidentemente fue creada con motivaciones políticas, pero entre ellos siempre prevaleció la camaradería y la admiración mutua.

 

 

En los años 70 y 80, el apogeo de los grandes jugadores de fútbol como estrellas mediáticas cambió las reglas del juego entre la política y el fútbol. Ambos países estaban gobernados por dictaduras militares, que utilizaban el fútbol para crear una identidad nacional que ayudara a transmitir una imagen nacionalista al resto del mundo. Este triste escenario, documentado en los principales periódicos y reportajes de la época, fue fundamental para convertir a Zico en ídolo y a Maradona en enemigo en Brasil, y viceversa en Argentina, manipulando la opinión pública.

Aunque la amistad entre ambos a lo largo de su vida fue tan fuerte que se volvió innegociable, incluso Maradona estuvo a punto de ser contratado por clubes brasileños. Palmeiras y Santos fueron los equipos que intentaron traerlo a Brasil, justo después de su paso por el fútbol italiano, de la mano de su amigo brasileño.

 

 

Los partidos entre Zico y Maradona

A pesar de las grandes proporciones de la rivalidad entre estos increibles atletas, solamente se enfrentaron seis veces en el campo. Hubo tres partidos oficiales y tres amistosos, en los que Zico fue el mejor jugador. El primer encuentro fue en 1979, en un partido amistoso justo después de que Argentina ganara el Mundial del 78. En el partido contra Brasil, el equipo visitante ganó gracias a un gol y una asistencia de Galinho.

Ese mismo año, los jugadores se volvieron a encontrar en la Copa América en el Maracanã. Fue una nueva victoria por 2-1 a favor de los brasileños.

En 1981, un debilitado Zico volvió a enfrentarse a Maradona, esta vez en un partido entre Flamengo y Boca Juniors. Con dos goles y otra actuación que hizo las delicias del público, el equipo de Galinho volvió a ganar.

El partido más importante entre las estrellas fue en la segunda fase de grupos del Mundial de 1992. En un partido muy disputado de estrellas, Zico abrió el marcador, y también ayudó a Serginho y Júnior a marcar. Para Argentina, el gol lo marcó Ramón Díaz. El número 10 del equipo contrario se quedó fuera de combate e incluso recibió una tarjeta roja por una violenta entrada sobre Batista.

En la penúltima contienda, en 1985, Maradona por fin lo hizo mejor. Jugando en Nápoles, mientras Zico estaba en el Udinese, el argentino marcó el primer gol del partido, pero el Udinese consiguió empatar. Zico desperdició una ocasión al estrellar un tiro libre contra el poste, pero su equipo pudo darle la vuelta después. Sin embargo, Maradona pudo empatar en el minuto 43.

 

 

El último partido entre ambos rivales, también en 1985, no fue emocionante. En el partido festivo Flamengo – Amigos de Zico, Maradona jugó a bajo ritmo, y la leyenda del Flamengo tuvo la oportunidad de brillar en un partido que terminó 3-1.