«Zasa», la dupla legendaria de Iván Zamorano y Marcelo Salas

 

Iván Zamorano y Marcelo Salas formaron la temible dupla «Zasa» en la punta de ataque de la selección de Chile, una auténtica asociación natural. Ambos delanteros nacieron con ocho años de diferencia, mientras Salas acababa de salir de la adolescencia, Zamorano ya había dado grandes pasos en su carrera profesional. Y cuando Salas estaba en la cúspide de su destreza, la carrera de Zamorano estaba en declive.

En el mundo actual de los grandes datos y la analítica, es difícil justificar el verdadero legado de la «ZaSa». No pertenecían exactamente a la misma generación, no jugaron juntos en los clubes y sin embargo se entendían a la perfección.

 

 

Iván «Bam bam» Zamorano

Zamorano nació en una familia de clase media de Santiago, la capital de Chile, el 18 de enero de 1967. El pequeño Iván realizaba trabajos esporádicos para ayudar a la familia. Y siempre que tenía tiempo, salía a jugar al fútbol por las polvorientas calles de su barrio. Su familia, especialmente su padre, siempre le animaba y le llevaba regularmente a participar en las pruebas del club local.

A los 20 años, ya había marcado más de 50 goles en un par de clubes locales. La cumbre de su carrera en su país natal llegó durante la Copa Chile de 1987, cuando jugó en el Club de Deportes Cobresal. El Cobresal era un club de fútbol chileno con sede en la zona del campamento minero del país. Zamorano marcó 12 goles en 14 partidos durante la fase de grupos, incluyendo un triplete que ayudó al Cobresal a clasificarse para la final[1], en la que se enfrentó al equipo más laureado de la historia de Chile: el Colo Colo, el club de los sueños de Zamorano. Zamorano volvió a marcar en la final y Cobresal, un club que se había formado hacía apenas ocho años, levantó su primer trofeo.

 

 

Ese mismo año, Zamorano debutó en la selección nacional, lo que se hizo aún más memorable por su gol contra Perú. Pero esto era sólo el principio. Como futbolista ambicioso, hizo algo poco común para los futbolistas chilenos de la época: se trasladó a Europa para perfeccionar sus habilidades. ¿Su primera parada? El club suizo FC St. Gallen 1879. Gallen 1879. Estuvo apenas un par de temporadas, pero le bastó para marcar numerosos goles y ganar el premio al mejor jugador extranjero de la Superliga suiza en 1989-90. Su increíble estado de forma le llevó a Sevilla, España, donde en un par de años jugó en el gigante del fútbol, el Real Madrid. Allí pasó sus años más productivos, formando una pareja letal con Michael Laudrup. Una Copa del Rey, una Liga y un Trofeo Pichichi (concedido al máximo goleador de la Liga): los ganó todos en cuatro temporadas doradas y cargadas de goles.

 

 

Es la misma época en la que Zamorano se fue integrando poco a poco en la selección nacional. Su primera participación real con la Roja se produjo durante la Copa América de 1991. Zamorano terminó la campaña con cinco goles, uno menos que el ganador de la Bota de Oro, Gabriel Batistuta. Chile también corrió la misma suerte: terminó segundo en el podio, detrás de Argentina. En la siguiente edición de la Copa, un par de años más tarde, se produjo una curva descendente en la forma de Zamorano. Como consecuencia, Chile también terminó en el fondo de la tabla. El agotamiento de una larga temporada en Europa pasó factura a Iván «El Terrible», que realizó una pésima campaña.

 

 

Marcelo «El Matador» Salas

En el ámbito nacional, Chile no se privó de goles ni siquiera mientras Zamorano estaba en Europa. Marcelo Salas, nacido en la Nochebuena de 1974, fue el aprendiz de heredero del fútbol chileno. A diferencia de Zamronao, se crió en una familia bastante acomodada y ascendió rápidamente en las filas de uno de los clubes más importantes de Chile, el Universidad de Chile. Salas era un joven prodigio y su ascenso a la cima fue mucho más suave que el de Zamorano. El medio siglo de goles de Salas en poco más de dos temporadas ayudó a la Universidad de Chile a conseguir dos títulos de liga consecutivos en 1994 y 1995. Pronto fue fichado por el poderoso River Plate de Argentina. Fue una jugada muy valiente, ya que ningún jugador chileno había destacado en Argentina. El hecho de que en un principio fuera a fichar por su eterno rival, Boca Juniors, tampoco sentó bien a los aficionados. Sin embargo, todo esto iba a cambiar muy pronto.

 

 

La estancia de Salas en Argentina fue corta, pero ¡hizo una gran labor allí! No sólo marcó numerosos goles, sino que lo hizo en momentos cruciales del juego. Ganó la Copa Continental y varios títulos de liga. Los aficionados empezaron a deshacerse en elogios hacia su querido El shileno. Su paso por River Plate está considerado como uno de los mejores de la historia de este ilustre club. No es de extrañar que Salas sea aclamado como uno de los mejores jugadores extranjeros que han jugado en Argentina.

Salas también llegó a la selección nacional por la vía rápida. Debutó en 1994 con 19 años contra Argentina y, al igual que su predecesor Zamorano, celebró la ocasión con su primer gol. Su verdadera prueba llegó durante la Copa América de 1995. Sin embargo, Zamorano estaba fuera del equipo debido a una lesión en ese momento, y el joven se perdió un poco de sabiduría. Como resultado, Salas tuvo dos campañas de Copa olvidables.

 

 

La creación de la dupla «Zasa»

Chile aspiraba a clasificarse para el Mundial de Francia 1998, la nación no se había clasificado para el megaevento desde 1982. Peor aún, su última participación en la campaña de clasificación para el Mundial fue durante el escandaloso incidente de «El Maracanazo» (escándalo de Roberto Rojas) en 1989. Roberto Rojas, el portero chileno que se enfrentó a Brasil en Río de Janeiro, había fingido una lesión acusando a un aficionado de haberle lanzado un fuego artificial. Este incidente le valió a Rojas una sanción de por vida que sólo se levantó en 2001. También había impedido que Chile compitiera en el Mundial de 1994. Así que los aficionados chilenos estaban desesperados por ver a su querida nación jugar en el gran evento después de un largo paréntesis.

 

 

Brasil había ganado la Copa del Mundo de 1994, lo que le daba acceso directo a la campaña de 1998. Para los demás equipos latinoamericanos, este escenario presentaba dos ventajas en la campaña de clasificación. No sólo significaba el lujo de evitar a la que posiblemente sea la mejor selección del mundo, sino también una mayor posibilidad matemática de progresar, ya que sólo nueve equipos de la región competían por cuatro codiciadas plazas. Sin embargo, el formato era nuevo: cada equipo debía jugar en casa y fuera. Esto significaba un calendario de partidos agotador que abarcaba más de 18 meses.

La situación se volvió aún más complicada para Chile, ya que su jugador estrella, Zamorano, estaba jugando en Europa. El protagonista, a punto de cumplir 30 años, tuvo que tomar largos vuelos para venir a jugar con la selección en medio de un duro calendario de clubes. El otro delantero estrella, Salas, estaba bastante crudo y no se había probado en el escenario nacional. A Chile también le tocó un sorteo difícil. Sus primeros ocho partidos incluían seis viajes fuera de casa. «La Roja» languidecía con sólo nueve puntos en el ecuador de las eliminatorias. Las esperanzas de estar entre los cuatro primeros se alejaban. Fue Zamorano el que inició su resurgimiento al marcar cinco goles rápidos en la ruta de una demolición por 6-0 de Venezuela.

Salas complementó a su compañero de ataque marcando un triplete contra Colombia. Sin embargo, las derrotas consecutivas ante Uruguay y Argentina complicaron mucho la clasificación de Chile. Pero Salas, una vez más, estuvo a la altura de las circunstancias al marcar su segundo triplete en un partido imprescindible contra Perú. Zamorano terminó la campaña como máximo goleador, con 12 goles, y Salas aportó 11. Chile, como era de esperar, fue el país que más goles marcó en el torneo: la friolera de 32. Esto fue lo que ayudó al equipo a registrar una diferencia de goles de +14 y, finalmente, a conseguir el billete para el Mundial a costa de Perú. Nunca una campaña de clasificación para el Mundial había sido tan emocionante.

 

 

Tour de Francia

En el Mundial de 1998, Chile, con Zamorano a la cabeza, formó parte del Grupo B, junto con Italia, Austria y Ghana. Comenzaron su campaña contra la poderosa Azzurra. En este torneo, Salas fue una fuerza a tener en cuenta. Gracias a sus dos goles consecutivos a ambos lados del descanso, Chile remontó el marcador y se puso con una ventaja improbable de 2-1. Al final, un penalti transformado por Roberto Baggio les privó de la famosa victoria, pero esta actuación infundió confianza a los chilenos. En el siguiente partido, contra Austria, Zamorano estuvo a punto de marcar a bocajarro, pero su cabezazo fue salvado por el portero. Sin embargo, su compañero de ataque, Salas, volvió a marcar.

 

 

Chile ganaba 1-0. Sin embargo, el partido no fue fácil. Hasta cuatro jugadores chilenos fueron amonestados, incluida nuestra «ZaSa». La indisciplina le costó caro a Chile, que regaló un penal a Austria. Austria marcó y se aseguró de que ningún equipo tuviera garantizado el pase a los octavos de final. El siguiente partido de Chile fue contra Camerún. Por tercera vez consecutiva, volvieron a ceder puntos desde una posición ganadora. Sin embargo, la derrota de Austria ante Italia le dio a «La Roja» el pase a la siguiente ronda (a pesar de no haber ganado en la fase de grupos). Chile estaba en la fase eliminatoria por segunda vez en su historia. La última vez que lo hizo fue en 1962. Ese año, llegaron bastante lejos en el torneo, y terminaron terceros en su tierra.

 

 

Chile se enfrentaba a la poderosa Brasil, defensora del título, que acababa de perder contra Noruega en su último partido de la fase de grupos. Sin embargo, el equipo estaba lleno de superestrellas con clase: Cafú, Roberto Carlos, Dunga (el capitán), Rivaldo, Bebeto y Ronaldo. Chile perdió el partido por 4-1. Zamorano asistió a Salas para que marcara un gol de consolación, pero eso no pudo salvar el partido. Sin embargo, sirvió para que Salas ganara la Bota de Bronce por ser el tercer máximo goleador del torneo. Estaban decepcionados, pero no con el corazón roto. «ZaSa» había enorgullecido a su país en la escena mundial.

 

 

Todo tiene un final

Los logros de «El Matador» no pasaron desapercibidos en Europa y el Lazio se hizo con él en el verano de 1998. Sin duda, las hazañas europeas de Zamorano habían jugado un papel importante en los ojeadores que buscaban talentos en Chile. Salas, obviamente, se benefició de ello. El Lazio era entonces un equipo de media tabla, y Salas le dio una identidad. En su temporada de debut, el Lazio ganó la última edición de la Recopa de la UEFA. A ésta le siguió la Supercopa de la UEFA de 1999, en la que Salas marcó el único gol para vencer al Manchester United en una eliminatoria a partido único. La temporada siguiente, los biancocelesti ganaron su primer Scudetto desde 1973-74 y el último hasta la fecha. Luego, lo convirtieron en un doblete al conquistar también la Coppa Italia. Salas fue fundamental para el éxito del Lazio, ya que se convirtió en el máximo goleador del club en la Serie A por segunda temporada consecutiva. Al igual que en River Plate, se había convertido en una leyenda en el Lazio, llegando a ganar en ocasiones al Inter de Zamorano.

 

 

En el verano de 1996, Zamorano abandonó el Real (tras la aparición de un joven Raúl) y fichó por el Internazionale. Su primera temporada en el club fue de infarto. Su rendimiento en la liga fue muy irregular. Le fue mucho mejor en la Copa de Italia, pero el Inter cayó en la semifinal en los penaltis a pesar de que Zamorano marcó en la ida. El Inter tuvo una gran trayectoria continental en la Copa de la UEFA, y Zamorano marcó tanto en las semifinales como en la final. Sin embargo, el Inter se quedó sin ganar la copa debido a su penalti fallado. Sin embargo, Zamorano enmendó sus errores al año siguiente, ya que volvió a marcar en el siguiente partido de la final. Esta vez, el Inter ganó finalmente la Copa de la UEFA. Zamorano se convirtió en el primer futbolista chileno en saborear la gloria europea. Sin embargo, la llegada de Roberto Baggio como delantero principal del club, el auge de Ronaldo y sus molestas lesiones redujeron paulatinamente sus tiempos de juego en las temporadas siguientes. No obstante, le quedaba un último esfuerzo con la selección nacional. Zamorano participó en los Juegos Olímpicos de 2000 como uno de los tres jugadores mayores de 23 años del equipo. Su Bota de Oro ayudó a la Roja a conseguir la medalla de bronce en el torneo.

 

 

En 2001, «ZaSa» volvió a cambiar de club. Salas fichó por la Juventus de Turín con un gran presupuesto, dispuesto a alcanzar nuevas cotas. A la edad de 27 años, estaba listo para reescribir la historia. El destino, sin embargo, tenía otros planes. Tuvo que soportar cinco temporadas cargadas de lesiones en Turín, con un total de sólo 32 partidos. Zamorano tomó una decisión más sensata. Teniendo en cuenta su edad y su declive, se retiró del fútbol internacional como el máximo goleador de la historia de Chile. 34 goles en 69 partidos fue un rendimiento asombroso para alguien que había empezado de cero y había trabajado hasta llegar a la cima. Para prolongar su carrera futbolística, Zamorano también optó por una liga menos competitiva y más cercana. Se incorporó al Club de Fútbol América S.A. de C.V., comúnmente conocido como Club América o América en la primera división mexicana. El fichaje rejuveneció la carrera de Zamorano, que lideró su tabla de goleadores de forma constante. Ayudó al América a ser campeón de la primavera (Verono) en 2002. Zamorano colgó las botas en 2003, pero no antes de tener un breve y exitoso paso por su club favorito de la infancia, el Colo Colo, cumpliendo así el sueño de su vida.

 

 

Salas tuvo un final tórrido en su carrera. Sin embargo, hubo algunos aspectos positivos. Por ejemplo, el partido de clasificación para el Mundial de 2000 contra Brasil sigue siendo memorable por la victoria de Chile por 3-0 y los maravillosos goles de ZaSa. Con el tiempo, Salas trató de recuperar su forma y estado físico volviendo a sus antiguos amores: primero a River Plate y luego a la Universidad de Chile. Luchó contra los problemas de lesiones durante el resto de su carrera, y finalmente se retiró en 2008. Sin embargo, tiene la particularidad de haber ganado el título de liga con todos los clubes con los que ha jugado.

¿Qué es lo que les hacía funcionar? Zamorano, por ejemplo, era literalmente un verdadero número 9. Nadie amaba ese número como él. Una vez en el Inter, Baggio recibió el dorsal número 10 de Ronaldo. La superestrella brasileña recibió en cambio el número 9, hasta ahora propiedad exclusiva de Bam Bam. Zamorano tuvo que aceptar el número 18, pero añadió un pequeño signo «+» entre los dígitos (1+8): no podía llevar otro que el 9. Y se merecía esa etiqueta de delantero centro. Como un perfecto número 9, era fuerte, intrépido y tenía la tenacidad necesaria para proteger el balón de los defensores fuertes. Y lo más importante, sabía marcar. Zamorano no era realmente alto (sólo 1,79 metros), pero su magnífica capacidad de salto en el aire le permitía aguantar en el aire mucho más tiempo que sus rivales.

 

 

Salas no era diferente. Era otro delantero centro fuerte y potente. Estaba dotado técnicamente, tenía una velocidad de vértigo y podía disparar prácticamente desde cualquier lugar con cualquier pie. El dúo era muy similar en su estilo de juego, y sin embargo, de alguna manera, fueron capaces de aparecer juntos en los colores nacionales. Podían permitirse el lujo de incluir a ambos en gran medida debido a la capacidad natural de Zamorano para atraer a los defensas, actuar como un complemento perfecto para sus compañeros delanteros y crear espacios para ellos. No es de extrañar que todos los compañeros de ataque de Zamorano -Davor Šuker (Sevilla), Laudrop, Ronaldo- tuvieran etapas muy exitosas con él. Salas no fue diferente, y resulta irónico que acabara superando a Zamorano y se convirtiera en el máximo goleador de la historia de Chile, con 37 goles en 70 partidos (un récord que ahora ha superado Alexis Sánchez). La amistosa rivalidad entre ambos les ayudó a mejorar su juego.

 

 

Zamorano también era un gran líder. Era un guerrero, jugaba cada partido con total entrega como si su vida dependiera del resultado. Rezumaba patriotismo: mira este vídeo en el que canta el himno nacional durante el Mundial de 1998. Era un caballo de batalla, siempre trabajando duro para alcanzar el siguiente nivel. Tuvo que transformarse en un delantero completo para responder a las exigencias del fútbol europeo, antes de adaptar su juego sin balón para desempeñar su papel de apoyo en la Serie A. Y todo ello lo hizo de forma encomiable. En Salas encontró un suplente capaz, un talento más natural. Es una historia de «qué hubiera pasado». Es una verdadera lástima que las lesiones hayan impedido al mundo disfrutar del verdadero potencial de Marcelo Salas.

«ZaSa» se propuso conquistar Europa y vaya si lo hicieron. Zamorano sigue siendo considerado uno de los grandes delanteros del Real Madrid. Salas es igualmente célebre por su periplo europeo con el Lazio. Pero más que eso, es su incesante deseo de brillar por su país lo que los hizo inmortales. La selección chilena vivió un renacimiento mientras estos dos delanteros estrella jugaban para ellos. Mucho más tarde, en la Copa América 2015, Chile ganó su primer trofeo internacional. Muchos de los integrantes de esa selección ganadora han confesado que se inspiraron en estos dos grandes hijos de la nación. Así, la leyenda de «ZaSa» sigue viva, inspirando a una generación tras otra a soñar en grande, a trabajar duro y a dar un golpe de efecto.

 

 


Paola Murrandi