viernes, septiembre 30, 2022

Wim Kieft, el Bota de Oro europeo más joven de la historia

 

Wim Kieft, con tan solo 19 años, fue galardonado con la Bota de Oro Europea (European Golden Boot), y se convirtió en el jugador más joven de la historia en conseguirla, gracias a sus 32 goles con el Ajax la temporada 1981-1982. Este goleador nato fue convocado por primera vez con la selección holandesa en 1981, y representaría a la selección en tres grandes torneos internacionales, la Eurocopa 1988, la Copa Mundial de la FIFA 1990 y la Eurocopa 1992.

 

 

Nacido en Ámsterdam, Kieft comenzó su carrera profesional en el AFC Ajax local, debutando en el primer equipo el 4 de mayo de 1980, cuando aún no tenía 18 años. Entre sus compañeros de equipo en la cantera estaban Frank Rijkaard, John van ‘t Schip, Marco van Basten y Gerald Vanenburg, y en sus dos primeras temporadas completas marcó a un ritmo asombroso, especialmente en la 1981-82, cuando anotó 32 goles en otros tantos partidos, siendo crucial para que el equipo levantara el título de la Eredivisie y recibiera la Bota de Oro europea.

 

 

Con solamente 20 años, Kieft fue vendido al Pisa Calcio italiano, y solamente marcó tres goles en una campaña que acabó en el descenso a la Serie B. Ayudó al equipo toscano a ascender inmediatamente a la Serie A, pero su rendimiento en Serie A fue inferior, tanto en ese club como en el siguiente, el Torino FC.

El verano de 1987, Kieft regresó a su país y fichó por el PSV Eindhoven. Su impacto fue inmediato, ya que su nuevo equipo ganó el triplete, incluida la Copa de Europa de la temporada, en la que marcó en la tanda de penaltis contra el SL Benfica (0-0 tras 120 minutos). En el camino a estos galardones contribuyó con más de 30 goles en total, 29 solamente en la liga, el mejor de la competición; también fue uno de los cinco jugadores europeos que lograron la hazaña de ganar cuatro competiciones, tres con su club y una con la selección nacional, en el mismo año, siendo los otros compañeros Berry van Aerle, Hans van Breukelen, Ronald Koeman y Vanenburg.

 

 

Kieft tuvo su segunda y última experiencia en el extranjero en 1990, al fichar por el FC Girondins de Burdeos de Francia y, de nuevo, con poco éxito, regresó al PSV, donde coincidió con Romário, y jugó tres temporadas más hasta su retirada, promediando más de 11 goles en su segunda etapa con este último. En total, marcó 158 veces en solamente 264 partidos en la primera división holandesa.