jueves, diciembre 8, 2022

La verdad de la supuesta foto de Johan Cruyff fumando en el vestuario

 

La foto de un supuesto Johan Cruyff fumando en el vestidor durante la media parte de la final del Mundial de 1974, ha sido una de las imágenes más compartidas por los amantes del fútbol retro durante estos últimos años. Pero la realidad es que el protagonista de la instantánea no es el propio Johan, sino que se trata del actor Reinout Scholten van Aschat, totalmente caracterizado para una serie de televisión, del director Pim van Hoeve, basada en la vida del astro neerlandés, que constó de cuatro capítulos y fue filmada por la cadena VPRO.

El exentrenador del Barça renegó de esta producción tras su estreno, que consiguió un millón de espectadores (un 17% de cuota de pantalla) en los Países Bajos. Argumentó que no estaba de acuerdo con el retrato porque mezclaba ficción y realidad. “No me gusta que se retrate mi vida privada de forma errónea y pueda dañarse a mi familia. Ni siquiera pueden saber cómo sucedieron los hechos que presentan porque no he colaborado”, añadió Cruyff.

 

 

El principal problema de la producción es que se atrevieron a filmarla “interpretando la vida del jugador” sin que los actores nunca hubieran hablado con Cruyff o su familia. En su lugar, prefirieron “analizar su personalidad para luego plasmar en la pantalla los momentos buenos y malos de su vida». «Es nuestra versión”, dijo el productor, Paul Voorthuysen, al rotativo NRC Handelsblad durante la grabación en 2013.

La serie incidió también sobre la ausencia del jugador en el Campeonato Mundial de Argentina, en 1978. Hace años, él mismo aclaró que no fue su esposa la que le pidió que se quedara en casa. Poco antes del viaje, la familia fue asaltada en su domicilio y no quiso dejarlos solos. “Es un relato que demuestra que Cruyff sigue siendo una leyenda del fútbol. Es un icono de nuestro fútbol y merece una serie que le haga justicia”, aseguraron en VPRO.

 

 

El rechazo del futbolista a la serie contrastó en su momento con el apoyo a un cómic centrado en su infancia que sí apadrinó, «Del niño de la calle a la leyenda del fútbol», y que tuvo una tirada de 100.000 ejemplares.