jueves, diciembre 8, 2022

Álvaro Recoba en el Venezia FC, el amor lo cura todo

 

Álvaro Recoba y el Venezia FC se cruzaron en un momento delicado para ambos el enero de 1999, aquellos seis meses en los que convivieron se forjó una bonita historia de amor en el Pier Luigi Penzo de Venecia que lo curó todo.

Recoba necesitaba brillar para volver por la puerta grande al Internazionale FC y el Venezia Football Club eludir el descenso a la Serie B. Auténticas obras de arte de libre directo, asistencias milimétricas y once goles en 19 partidos hicieron que el conjunto veneciano se mantuviera en Serie A, y el uruguayo recuperara su lugar privilegiado en el Giuseppe Meazza.

 

 

El golpe de efecto al todo o nada

Maurizio Zamparini, conocido más tarde como un propietario de clubes de fútbol con poca paciencia para sus directivos, sabía que necesitaba un golpe de efecto para mantenerse un año más en Serie A. Lo había ayudado a ascender tres divisiones, y sabía lo mucho que le había costado llegar hasta la cima. El Venezia necesitaba un poco de magia para salir adelante, y el milagro postnavideño se produjo.

La magia llegó de Milán aunque con sello de fabricación Montevideo. Álvaro Recoba había pasado la mayor parte de la temporada 1998-1999 en las gradas del Giuseppe Meazza. Adquirido la temporada anterior, después de que el equipo de scouting del Inter quedara convencido de sus increíbles habilidades, se incorporó a una plantilla que apenas necesitaba talento creativo. Por ello, Recoba tuvo que conformarse con un puesto en la cola de una plantilla encabezada por Roberto Baggio, Andrea Pirlo y Youri Djorkaeff.

La situación era difícil. En su primera temporada llegó a jugar ocho veces, marcando tres goles increíbles. (Uno de ellos lo marcó contra el Empoli desde la línea de fondo). No fue un triunfo, pero tampoco fue un completo desastre. El problema fue que el entrenador Gigi Simoni no vio en Recoba un jugador que encajara en su equipo. Así que, a mediados de su segunda temporada, solamente había llegado a jugar una vez.

Cuando Recoba tuvo la oportunidad de jugar en el Venezia FC, fue una situación en la que todos salían ganando. En el peor de los casos, pasaría seis meses viviendo en esta hermosa ciudad. En el mejor de los casos, conseguiría mostrar al mundo del fútbol lo que era capaz de conseguir.

 

 

Novellino, el creador de la versión perfecta de Álvaro Recoba

La inclusión de Recoba en el equipo dio resultados inmediatos. Al contrario que el Inter, encontró un entrenador dispuesto a moldear el equipo para adaptarlo al talento de Recoba. El Venezia FC incluso vendió a Stefan Schwoch, una leyenda del club (gracias a sus goles durante el ascenso de la temporada anterior), para dejar todo el protagonismo al uruguayo. Novellino, en particular, se convirtió en mentor del jugador, animándole a adoptar una dieta más saludable que le permitiera estar en la mejor forma para un futbolista de talento.

Ese talento se puso de manifiesto de inmediato. En su primer partido, el Venecia empató con el Juventus (1-1). A continuación, el equipo obtuvo dos victorias (3-2 contra el Empoli y 2-1 contra el Bari). Un empate a 2 con el Parma continuó esta racha positiva, que se prolongó una semana más, cuando la Roma de Zeman llegó a la ciudad y fue derrotada por un contundente 3-1. Fue un partido glorioso que marcó el primer gol de Recoba con los colores del Venecia, una confirmación rotunda de su valor para el equipo.

 

 

De repente, el Venezia era uno de los mejores equipos de la liga, y la amenaza del descenso a la Serie B se alejaba con el paso de las semanas. Recoba los había transformado gracias a su excepcional capacidad de regate, su precisión en las jugadas a balón parado, su visión de juego y, finalmente, su capacidad para marcar goles. Nadie se benefició más de la presencia del uruguayo que Pippo Maniero, que a menudo se encontraba en el lugar adecuado para rematar lo que su compañero de ataque había preparado.

«Era como si hubiéramos jugado juntos durante diez años, aunque en realidad no nos conociéramos», recordaba Maniero más tarde. «Me bastaba una mirada para entender lo que tenía que hacer, enseguida veía dónde iba a colocar el balón. No puedo explicarlo, simplemente teníamos una química natural».

 

 

A pesar de todo su aporte positivo en el campo, Maniero también recordó cómo la llegada de Recoba dejó un profundo impacto dentro del club. «En la televisión habíamos visto algunos goles, algunas grandes jugadas de un jugador que apenas tenía veinte años. Te puedes imaginar cómo se vio su llegada en un equipo ‘normal’ como el nuestro. Los hinchas se volvieron locos, mientras que nosotros, como jugadores, estábamos electrizados, a pesar de que nunca le habíamos visto jugar».

Una derrota en el campo del AC Milan puso fin a la racha positiva del Venecia, pero inmediatamente cambió su suerte con dos victorias más contra el Perugia y el Udinese. Una nueva derrota en el campo del Bolonia no fue afortunada, sin embargo, entonces llegó el partido que cimentó el estatus de estrella de Recoba.

 

 

El visitante del estadio Pier Luigi Penzo era el Fiorentina, dirigido por Giovanni Trapattoni y cuna de grandes futbolistas, como la superestrella Gabriel Battistuta. El equipo se encontraba en la parte alta de la tabla, no obstante esta tarde se convirtió en una pesadilla.

A los 18 minutos de empezar el partido, el Venezia recibió un tiro libre fuera del área. Era bastante central, por lo que se alinearon más hombres de lo habitual en la barrera como seguro adicional. Sin embargo, eso no supuso ninguna diferencia, porque Recoba elevó el balón sin esfuerzo por encima de ellos y lo introdujo por la escuadra. Toldo solamente pudo mirar y admirar.

25 minutos después, el marcador era de 2-0. Recoba ejecutó un saque de esquina perfecto que Miceli, libre de marca, remató de cabeza, para alegría del público local. La Fiorentina se tambaleó, y antes de que pudiera reagruparse en el descanso, Recoba volvió a golpear. El Venezia ganó otro tiro libre, de nuevo desde fuera del área, pero aparentemente demasiado anguloso para intentar golpearlo directamente. Sin embargo, no para Recoba, que la lanzó perfectamente fuera del alcance de Toldo. El resultado era de 3-0.

 

 

Después de toda esa emoción, la segunda parte resultó bastante mundana. La Fiorentina solamente consiguió marcar un gol a seis minutos del final del partido. Ese gol parece haber despertado a Recoba, que devolvió el golpe poco después. Cuando el defensa de la Fiorentina, Falcone, parecía vigilar el balón cuando salía para un saque de banda, Recoba se lanzó a por él con un hábil movimiento que le dejó suficiente espacio libre para superar a Toldo.

En el Venezia, Recoba había encontrado algo más que la oportunidad de jugar. El Venecia, como club, estaba dispuesto a apoyarle y a creer en él. Su aversión a los entrenamientos solía enfurecer al entrenador Novellino, pero su capacidad para resolver los partidos hacía que se le perdonara a menudo. «Le encantaba jugar al fútbol, tocar el balón. Durante la semana era un espectáculo verle, sobre todo en los partidos de poca monta», recuerda Maniero.

 

 

«Luego estaban sus tiros libres. No es que los practicara durante la semana, sino que en los partidos todo le salía de forma natural. Baggio (con el que Maniero jugó en el Brescia) se quedaba todos los viernes para practicar su chut. Lo mismo ocurría con Mihajlovic: al final del entrenamiento se quedaba a dar diez o veinte patadas. Recoba no lo hacía, era tan consciente de sus habilidades que quizás no lo necesitaba. Luego, cuando surgía la ocasión durante el partido, la metía o se acercaba».

La victoria sobre el Fiorentina fue el punto culminante de la temporada del Venecia. Además, dio a todos los integrantes del club ese plus de confianza necesario para permanecer en la Serie A. Finalmente lo consiguieron -irónicamente- contra el Inter en una victoria por 3-1 en casa en el penúltimo partido de la temporada. Esta derrota sacó al Inter de los puestos de clasificación para la Copa de la UEFA. Un furioso Massimo Moratti [propietario del Inter por aquel entonces] se preguntó por qué Recoba no había encontrado un hueco en Milán.

Como dijo Maniero, «durante esos seis meses no se equivocó en ningún partido». Eso eliminó toda duda sobre la idoneidad de Recoba para un club grande. Al verano siguiente, Recoba regresó al Inter y permaneció allí durante nueve temporadas más. Si la carrera de Recoba hubiera seguido esta trayectoria de cuento de hadas, habría vivido feliz para siempre. En cambio, la mayor parte de su carrera la pasó mostrando un brillo esporádico. Nunca llegó a alcanzar el nivel que experimentó cuando jugaba en el humilde Venezia Football Club.

 

 


Alessio di Carlo