Velko Iotov, el primer búlgaro en la liga argentina

 

Velko Iotov desembarcó en la Primera División de Argentina el julio de 1995 procedente del RCD Espanyol de Barcelona, concretamente en CA Newell’s Old Boys, convirtiéndose así en el primer jugador profesional en disputar la liga de este país. Aunque su debut no tuvo lugar hasta 1996, ya que llegó lesionado, demostró siempre su entrega y compromiso con el club leproso, aunque un par de roturas de menisco, una de ligamentos cruzados y una talalgia (talón) lo llevaron a la puerta de salida en 1999, cuando el presidente Eduardo López decidió no renovarle el contrato.

 

 

Su carta de presentación por parte de algunos periódicos locales argentinos era espectacular a la vez que surrealista, «mejor que Stoichkov y más rápido que Gento». Sí es cierto que con su aporte goleador en Segunda División A española el RCD Espanyol consiguió su regreso a Primera División para la temporada 1994-1995, y que formó parte de la expedición búlgara para el Mundial de 1994 (sin llegar a disputar ni un solo minuto) junto a Mikhailov, Ivanov, Kiriakov, Letchkov, Kostadinov y Balakov, y hasta jugó las Olimpiadas de Barcelona de 1992, pero la realidad era que tan solo disputó 8 partidos con la absoluta búlgara y anotó 2 goles, siendo siempre el eterno suplente de Stoichkov.

 

 

Iotov debutó con la casa del Glorioso en el Apertura 95, un 20 de agosto por la fecha 3 y ante Ferro en Caballito. Su estadía en «La Lepra» constó de 34 partidos, marcando 4 goles, promediando un pobre gol por temporada a pesar de jugar de delantero. Su gol más recordado fue ante River la temporada de su debut, victoria por 3-1.

 

 

En el Parque, Velko Vasiliev Iotov fue dirigido por varios entrenadores como Tatín Donsanti, y glorias de NOB como José Yudica, Marito Zanabria y finalmente por el recordado Profe Castelli. El 10 de abril de 1999 disputó, en la derrota 0-1 ante Boca en el Coloso, su último partido con el rojinegro. En 2001 se le volvió a vincular a La Lepra en los medios de comunicación, aunque por un motivo muy desagradable, al denunciar un impago de 1.300.000 dólares.

 

 

Su carrera finalizó en Estados Unidos en 2004 en el Atlanta Silverback donde llegó en 2001. A lo largo de su carrera también defendió los colores del PFC Levski Sofia, PFC Botev Plovdiv y Charleston Battery.