Vasilis Hatzipanagis, el mejor futbolista griego de la historia

 

Año 2003, la Federación Griega de Fútbol nombra como mejor jugador griego de los últimos 50 años a Vasilis Hatzipanagis, hijo de madre turca y padre chipriota, y apodado en los mentideros como “El Maradona Griego”. Este mediocampista de corte ofensivo jugó en tan solo dos clubes durante toda su carrera, el Pakhtakor Tashkent de la Soviet Top Liga y el Iraklis FC de la Alpha Ethniki griega.

 

 

Los orígenes de un talento soviético

Vasilis Hatzipanagis nació en Tashkent (Uzbekistán) el 26 de octubre de 1954. Sus padres eran refugiados políticos de Grecia que habían huido de una guerra civil en la que miles de simpatizantes comunistas fueron desplazados a regiones más orientales. Como cruel epílogo de esta agitación, en 1947 se despojó de la ciudadanía a cualquier persona sospechosa de luchar contra el gobierno y se le prohibió regresar al país. Esto incluía a los padres de Vasilis, y en consecuencia a su hijo, que a pesar de ser étnicamente heleno, el niño no era totalmente griego, ni tampoco totalmente uzbeko.

Desde muy joven, Hatzipanagis fue un talento precoz, el tipo de sabio creativo incontenible que parece percibir el juego a cámara lenta y se burla de la rigidez de las convenciones. Como todos los grandes artistas, su talento era una compulsión. “Cuando veo defensas delante de mí”, dijo una vez a un periodista, “quiero regatear a cada uno de ellos”.

No es de extrañar que la capacidad de Vasilis para hipnotizar y aturdir a sus feroces rivales pronto captara la atención de algunos de los clubes más notables de la región, y de adolescente fichó por el Pakhtakor Tashkent FK, el único representante de Uzbekistán en la primera división de la URSS, la Liga Superior Soviética.

 

Vladimir Fedorov, Mikhail An y un joven Vasilis Hatzipanagis coincidieron en el FC Pakhator Tashkent.

 

Solamente había una condición, pero que resultaría ser una que cambiaría la vida del adolescente. La legislación deportiva de la URSS establecía que para que un jugador pudiera competir en la máxima categoría debía tener la ciudadanía de la Unión Soviética. Y así, impulsado por la promesa de una carrera, Vasilis Hatzipanagis, el niño de ninguna parte nacido de un continente en confusión, se convirtió en Vasilis Hatzipanagis, el ciudadano soviético.

 

Imagen del estadio Pakhatakor Markaziy del Pakhtakor Tashkent FK

 

El obrero con extremo talento

El juego de Vasilis era puro oficio, y las cosas empezaron de forma impresionante para el joven artesano. Su debut en el primer equipo con tan sólo 17 años le permitió pasar de ser un jugador poco refinado a un jugador con una audacia poco común y sofisticada.

En su mejor momento, Vasilis era considerado el segundo mejor extremo izquierdo de la URSS, sólo inferior al legendario ucraniano Oleh Blokhin. Para contextualizar esta reputación, Blokhin se convertiría en el máximo goleador de la Unión y de la liga de todos los tiempos, y ganó el premio al mejor jugador soviético del año en tres de las cuatro temporadas en las que Hatzipanagis vistió el amarillo y el azul del Pakhtakor. Ser el segundo después de Blokhin era como ser más pequeño que Oasis o menos instruido que Kerouac; a veces los grandes son simplemente insuperables, y no hay que avergonzarse de ello.

 

 

El renombre nacional condujo inevitablemente al reconocimiento internacional. El joven uzbeko fue llamado a representar a su patria de facto en un torneo de clasificación para los Juegos Olímpicos de Montreal de 1976. Dado el carácter precario e insular del fútbol soviético a mediados del siglo XX, su primera división se consideraba, de forma un tanto ridícula, una liga amateur.

Vasilis tuvo un éxito instantáneo, y se lució en la victoria por 3-0 sobre Yugoslavia con un gol en su debut. En esa campaña de clasificación, jugó tres veces más, y tuvo la peculiaridad de enfrentarse a Islandia en dos ocasiones, lo que significa que literalmente jugó la mitad de su carrera internacional soviética contra los nórdicos favoritos de todo el mundo.

Sin embargo, Hatzipanagis no estaría presente en Montreal para ganar la medalla de bronce con sus compatriotas de adopción. Las cosas estaban a punto de cambiar para el extremo, y una vez más estaría a las órdenes de poderes superiores a él.

Desde 1967, Grecia había estado bajo el control de una serie de juntas militares de extrema derecha, conocidas comúnmente como el Reino de los Coroneles. Para simplificar enormemente un periodo complejo de la historia griega, los Estados Unidos, después de la Segunda Guerra Mundial, decidieron apuntalar una serie de regímenes autoritarios en la región, guiados por la errónea sabiduría de la Doctrina Truman, para evitar la expansión del comunismo en Europa Occidental.

Esto funcionó, hasta cierto punto, hasta 1965, cuando el joven rey Constantino II perdió la cabeza y, en el consiguiente berrinche, destituyó a su recién elegido Primer Ministro centrista, creando una crisis constitucional conocida como la “Apostasia”. El 21 de abril de 1967 se produjo un golpe de estado dirigido por altos cargos militares de derechas y, tras una endeble y simbólica resistencia de la corona, se estableció el gobierno. Inmediatamente se suprimieron los derechos civiles, se desmanteló la democracia y se generalizó la tortura. El infierno volvió a Grecia.

Siete años más tarde, una serie de levantamientos, intentos fallidos de liberalización y una invasión turca de Chipre habían llevado al régimen al colapso. Se fundó la Tercera República Helénica, la Grecia que conocemos hoy, y para Vasilis Hatzipanagis y su familia exiliada significaba una cosa: podían volver a casa.

Como era de esperar, la decisión de la joven estrella fue recibida con poco entusiasmo en la Unión Soviética. El entrenador de la selección nacional, Konstantin Beskov, le rogó a Hatzipanagis que se quedara, diciéndole en repetidas ocasiones que sus habilidades no naturales estaban muy por encima del nivel del fútbol griego, pero el extremo no se dejó convencer.

 

 

El héroe griego de Salónica

En 1975, Vasilis fichó por el GS Iraklis de Salónica. Nunca se iría. Tan excepcional fue la aportación de Hatzipanagis, tan inédito el éxito que arrastró sin complejos a su paso, que los 15 años que pasó en la banda izquierda del Iraklis pasarían a ser considerados como los “años de Vasilis”. Era, entre los aficionados y los compañeros de equipo, “la estrella absoluta”.

En su debut, en su desfile de regreso a casa, Hatzipanagis fue recibido con un recibimiento digno de un héroe homérico. Un público lleno, un mar cacofónico de azul y blanco, abarrotó el estadio Kaftanzoglio de Iraklis para presenciar al que llamaban “el Nureyev del fútbol”. No es difícil entender por qué.

 

 

Existen pocos vídeos de Hatzipanagis, y los que existen están minuciosamente archivados en recopilaciones granuladas de YouTube que ofrecen destellos fugaces y hechizantes de un talento realmente extraordinario. Vasilis no era un prolífico goleador, ni un despiadado depredador extraterrestre, ni tampoco un gran arquitecto que dictara y orquestara con desinteresada diligencia, sino un artista visionario, un dibujante de momentos preciosos que resuenan en las historias de nostalgia familiar como reliquias, un provocador de jadeos, un jugador de maravillas. Hablamos de un hombre que marcó siete goles directamente desde el córner sólo en 1982/83. Era la encarnación de un fallo de la FIFA.

Lo triste es que Hatzipanagis podría haber llegado a cosas mucho más grandes en cualquiera de las principales ligas de Europa. Según los rumores, el Stuttgart, el Oporto, el Lazio y el Arsenal, entre otros, se interesaron por él. Cada vez que se le preguntaba, Iraklis se negaba en redondo. El contrato de Vasilis tenía un peso que le impedía protestar. Es difícil decir si se habría marchado en cualquier caso, pero un jugador de su capacidad debería haber tenido al menos la oportunidad de prosperar en un equipo grande.

 

 

Un hombre que, en 1984, fue invitado a jugar un partido de exhibición junto a figuras como Franz Beckenbauer, Mario Kempes, Hugo Sánchez y Ruud Krol, pero cuyo mayor honor en su carrera fue una medalla de campeón de la Copa de Grecia en 1976. No tiene sentido. La realidad es que Hatzipanagis se convirtió en una pieza tan importante para la supervivencia del Iraklis, tan entretejida en el tejido del atractivo del club, que no se podía permitir su salida, tanto por razones financieras como futbolísticas. Era el pilar de su Partenón.

Por desgracia, la situación de Vasilis en el ámbito internacional fue igual de desalentadora. A su regreso a Grecia en 1976, hizo su esperado debut con la selección en un amistoso contra Polonia en Atenas. Poco después del partido se le comunicó que no podría volver a jugar con su país por su breve coqueteo con la selección olímpica de la URSS el año anterior. Y eso fue todo. Hatzipanagis no volvería a vestir los colores de su país durante el resto de su carrera.

 

 

Una vez más, el hombre que podría haberlo tenido todo, que vio cómo sus compañeros cosechaban reconocimiento y fortuna en el extranjero, que es comparado sin ironía con el mejor futbolista de todos los tiempos, quedó encadenado a la desgracia de su lugar de nacimiento.

Mucho después de haber colgado las botas en la derrota por 2-0 ante el Valencia en Mestalla en 1990, Vasilis tuvo una oportunidad más de experimentar la emoción y el orgullo que tanto le faltaron como jugador. El 14 de diciembre de 1999, en un amistoso totalmente intrascendente contra Ghana, Hatzipanagis pudo ponerse por última vez la camiseta azul y representar al país de sus padres. Jugó 20 minutos e hizo muy poco, pero eso no era importante.

Y entonces, en 2003, cuando se cumplían 50 años de la creación de la UEFA, y 49 desde que Hatzipanagis naciera en Tashkent (Uzbekistán), fue distinguido junto a figuras como Bobby Moore, Just Fontaine, Ferenc Puskás, Johan Cruyff y Eusébio como el Jugador de Oro de su país del último medio siglo. Por fin, tras años en la sombra, Vasilis Hatzipanagis estaba donde debía estar: entre los grandes.

 

 


Paola Murrandi