sábado, octubre 1, 2022

Turquía en el Mundial de Corea y Japón de 2002

 

Turquía jugó su primer partido internacional oficial en 1923, y desde entonces se ha clasificado hasta tres veces para la fase final de un Mundial (en una acabó renunciando por problemas económicos), y cinco veces para la fase final de la Eurocopa. El equipo alcanzó sus mayores logros en la década de 2000, sobre todo al quedar en tercer lugar en la Copa Mundial de la FIFA de 2002 y en la Copa FIFA Confederaciones de 2003, y al llegar a las semifinales de la Eurocopa de 2008.

 

 

Turquía en los Mundiales, antes de la fase final de Corea y Japón de 2002

Turquía participó en la fase de clasificación para todos los Mundiales disputados hasta día de hoy a excepción de 1934, y en 1950 a pesar de haberse clasificado después de golear a Siria 7-0, renunció a la fase final debido a graves problemas financieros.

Su primera participación en la fase final de un Mundial tuvo lugar en Suiza 1954. A pesar de perder su primer partido por 4-1 el 17 de junio de 1954 ante Alemania Occidental, le endosó en su segundo partido un monumental 7-0 a Corea del Sur. En el tercer y definitivo partido para acceder a cuartos de final se volvió a enfrentar a la líder de su grupo 2, Alemania Occidental, y Turquía sufrió la gran debacle, 7-2 en el marcador.

Una de las máximas decepciones contemporáneas de la selección turca fue quedar fuera del Mundial de 1998. Cuatro puntos la separaron de Bélgica, la segunda clasificada, y cinco del ganador del grupo, Holanda. Para Turquía, la derrota de los holandeses en casa, gracias a un solitario gol de Hakan Şükür, fue aún más dolorosa. Lo que hundió las esperanzas de Turquía en el Mundial fueron sus dos derrotas ante Bélgica: 2-1 en su primer partido en Bruselas y una nefasta derrota por 3-1 en Estambul.

 

 

El fracaso en la clasificación para el Mundial de 1998 se vio atenuado por la clasificación para la Eurocopa 2000. Los turcos se vengarían de la coanfitriona Bélgica al ganar por 2-0 y pasar a la fase eliminatoria a su costa. Sin embargo, a pesar de perder por 2-0 ante Portugal en cuartos de final, la Eurocopa 2000 supuso un hito histórico para la selección nacional, ya que alcanzó por primera vez la fase eliminatoria de un torneo internacional.

El mítico Şenol Güneş cogió las riendas para asumir el objetivo de clasificarse para el Mundial de 2002. El técnico de 48 años tenía buenas razones para ser optimista, ya que el fútbol turco estaba en alza. El Galatasaray, el club de fútbol más exitoso del país, ganó un triplete sin precedentes durante la temporada 1999-2000. Ganar la liga y la copa nacional era estupendo, pero ya se había hecho antes. El premio de vencer al Arsenal en los penaltis para levantar la Copa de la UEFA, así como de derrotar al Real Madrid para levantar la Supercopa, supuso la primera plata europea de un club turco. Si Güneş era capaz de llevar a su país a un Mundial, consolidaría el progreso constante del fútbol turco.

 

 

Bajo la dirección de Güneş, la selección nacional quedó segunda de su grupo, por detrás de Suecia. Los cinco goles de Şükür resultaron vitales, y dos de ellos supusieron victorias vitales a domicilio por 1-0 contra Azerbaiyán y Eslovaquia. Turquía se enfrentaría a una eliminatoria a doble partido en noviembre de 2001 contra Austria por un puesto en la fase final. El partido de ida, en Viena, fue muy reñido, pero los turcos consiguieron una victoria clave por 1-0. Fue en el partido de vuelta, en Estambul, donde Turquía demostró su potencial.

El partido se decidió en la primera parte con tres goles: el centrocampista Yildiray Baştürk aprovechó un error defensivo con un remate de gran calidad, Hakan Şükür dobló la ventaja con una fantástica volea por la escuadra, y Okan Buruk hizo vibrar al público con el 3-0. El delantero Arif Erdem marcaría dos veces en la segunda parte para sellar el pase de Turquía a la Copa Mundial de 2002.

 

Corea y Japón de 2002, primer acto

El sorteo de la fase de grupos dio a Turquía el optimismo de llegar a los octavos de final del Mundial. Con sus partidos en Corea, quedó encuadrada en el Grupo C con la cuádruple campeona Brasil y las debutantes China y Costa Rica. El único obstáculo era que su primer partido contra Brasil.

Bajo el mando de Luiz Felipe Scolari, la Seleção contaba con una plantilla formidable, con talentos como Ronaldo, Rivaldo, Cafú y Roberto Carlos. También contaban con un joven de 22 años llamado Ronaldinho, que debutaba en el Mundial tras una sólida primera temporada en Europa en el Paris Saint-Germain.

Enfrentarse a Brasil en el primer partido del Mundial es difícil para cualquier equipo. Ganar el primer partido es una excelente inyección de confianza para el torneo que se avecina. Si se pierde, el siguiente ya es decisivo, y una derrota significa la eliminación de la competición antes de que haya comenzado. Los observadores daban como favoritos a los brasileños, pero Turquía se impuso a sus rivales en los primeros compases. Sin embargo, el guardameta Rüştü Reçber tuvo que estar atento, parando inteligentemente a Rivaldo en dos ocasiones. Aunque Brasil dispuso de la mayoría de las ocasiones, fue Turquía quien golpeó al filo del descanso. Yildiray Baştürk recibió el balón en el último tercio y superó a su marcador. Cuando el centrocampista levantó la vista, vio que el extremo Hasan Şaş pasaba por delante del brasileño Cafú, que estaba mirando el balón en lugar de seguir la carrera de su oponente hacia el área. Baştürk pasó el balón por encima del central Roque Júnior y el disparo de Şaş de media vuelta se coló por delante de Marcos en el primer palo. Brasil parecía aturdido y, a pesar de sus esfuerzos ofensivos, se encontró con un gol en contra en el descanso.

 

 

La Seleção comenzó la segunda parte con fuerza, y Ronaldo empató tras un centro de Rivaldo en el minuto 50. A lo largo del segundo periodo, los jugadores de Güneş se defendieron con valentía, mientras intentaban conseguir lo que habría sido un punto merecido. A falta de cinco minutos para el final del tiempo reglamentario, Rüştü cometió un terrible error al despejar mal el balón, que llegó hasta el delantero Luizão. El suplente, que había sustituido a Ronaldo, se dirigió hacia el área y el central Alpay lo derribó. Young-Joo mostró correctamente la segunda tarjeta amarilla al defensa, pero concedió erróneamente un penalti a Brasil, ya que Luizão fue objeto de una falta fuera del área, no dentro. Rivaldo transformó el penalti en el 2-1, y lo peor llegó en el tiempo añadido. Cuando Brasil consiguió un córner, Rivaldo se dirigió al banderín de córner, pero lo hizo sin el balón, con la esperanza de ganar unos segundos más. El turco Hakan Ünsal pateó el balón hacia Rivaldo, rebotando suavemente en su muslo. En respuesta, Rivaldo se tiró al suelo agarrándose la cara, mientras Ünsal miraba divertido. Young-Joo habló con el árbitro asistente, que estaba detrás de Rivaldo, antes de sacar la segunda tarjeta amarilla a Ünsal.

Ni que decir tiene que los turcos no se dejaron impresionar, y Güneş se enfrentó a los árbitros en el tiempo reglamentario y tuvo que ser retenido por Şükür. La opinión del seleccionador sobre el arbitraje puso de manifiesto su frustración: «Tomamos el control del partido, pero no pudimos controlar al árbitro».

 

 

Young-Joo después de esa espeluznante actuación no volvería a oficiar en la Copa Mundial, mientras que Rivaldo fue multado con solamente 5.000 libras. Por desgracia, a pesar de la derrota en el primer partido, los turcos sacaron varias conclusiones positivas. Se enfrentaron a los favoritos del Mundial y podrían haber ganado.

Su partido contra Costa Rica, seis días después en Incheon, era ahora vital. Una derrota significaba la eliminación después de dos partidos, ya que Costa Rica había vencido a China por 2-0 en su primer encuentro. Lo que estaba en juego en este partido explica que la primera parte fuera tan tranquila. Turquía, sin el sancionado Alpay, se las arregló para mantener tranquilo al delantero Paulo Wanchope. Del mismo modo, Costa Rica demostró por qué quedó primera en su grupo de clasificación para el Mundial, y su formación 3-5-2 anuló a los creadores de juego de Turquía. Sin embargo, los turcos rompieron el empate al principio de la segunda parte. Un centro de Fatih Akyel en el área encontró a Şaş, cuyo pase llegó al centrocampista Emre Belözoğlu, que entró corriendo en el área. Su disparo inicial fue bloqueado por los defensores de Costa Rica, pero el centrocampista turco fue el más rápido en responder y convertir el rebote.

Los ticos buscaron desesperadamente el empate a medida que avanzaba la segunda parte. Su seleccionador, Alexandre Guimarães, hizo una doble sustitución, dando entrada al delantero Steven Bryce y al centrocampista Winston Parks. Los cambios darían sus frutos a falta de cuatro minutos para el final del partido, cuando Turquía no pudo despejar un balón diagonal en el área. Tras una frenética lucha en la boca de gol, Parks aprovechó para batir a Rüştü.

 

 

El empate contra Costa Rica significaba que era primordial una victoria con muchos goles contra China si querían pasar de la fase de grupos. Además, a Costa Rica le bastaba con evitar la derrota contra Brasil o al menos una derrota abultada para clasificarse por delante de Turquía. China, ya eliminada tras perder 3-0 ante Brasil, sentiría toda la fuerza de las frustraciones de Turquía en lo que iba de Mundial.

El partido en Seúl se acabó prácticamente en 10 minutos. A los seis minutos de partido, un balón esperanzador de Ümit Davala fue resuelto de forma lamentable por los defensores chinos. Şaş sería el único jugador que mostraría algo de compostura al dar un toque antes de clavar el balón en la esquina superior. Unos minutos más tarde, Şaş se convertiría en el pasador, su centro con rosca fue recibido por Bülent Korkmaz, que superó al portero chino Jiang Jin.

A pesar de algunos momentos de nerviosismo, cuando China remató al poste por medio del delantero Yang Chen, los asiáticos se quedaron con 10 hombres a los 13 minutos de la segunda parte. Shao Jiayi, que entró como suplente, se acercó torpemente con su pierna estirada al tendón de Aquiles de Emre. El árbitro colombiano Óscar Ruíz expulsó a Jiayi con roja directa, para sorpresa del centrocampista.

Turquía sentenció el partido a pocos minutos del final, con una nueva asistencia de Şaş, cuyo centro en profundidad fue brillantemente rematado de volea por Davala. La celebración continuó, ya que Brasil derrotó a Costa Rica por 5-2 en Suwon, lo que significaba que el equipo de Güneş se había clasificado por primera vez para los octavos de final de la Copa Mundial, por diferencia de goles. Los jugadores y el cuerpo técnico bailaron en el campo en señal de júbilo, sabiendo que habían hecho historia.

 

Corea y Japón de 2002, segundo acto

La segunda ronda supuso un nuevo reto para Turquía, más de 45.000 aficionados, en su gran mayoría japoneses, provocaron un estruendo incesante con la esperanza de que Japón hiciera historia y pasara a cuartos de final. El público del estadio de Miyagi empapado por la lluvia pronto enmudeció a los 12 minutos. Turquía volvió a mostrar su potencia en las jugadas a balón parado. El centrocampista Ergün Penbe envió el balón a Davala, y este tuvo tiempo y espacio para rematar de cabeza al fondo de la red.

Cuando Japón se quedó atrás, el baluarte defensivo de Turquía, formado por Alpay, Hakan Ünsal y Korkmaz, puso trabas a los talentos del centro del campo de los Samuráis Azules, Hidetoshi Nakata, Junichi Inamoto y Shinji Ono. La firmeza de Turquía en defensa se correspondió con el letargo de su rival en ataque, algo sorprendente en un partido de eliminatoria de la Copa Mundial ante su público.

La única ocasión real que tuvo Japón fue un lanzamiento de falta de Álex al poste. Curiosamente, fue sustituido en el descanso, y en la segunda parte Japón volvió a ser incapaz de superar la formidable defensa turca y la táctica de Güneş. Cuando sonó el pitido del tiempo reglamentario, los jugadores y el cuerpo técnico turcos lo celebraron con la misma intensidad que cuando ganaron a China.

 

 

Al igual que Turquía sorprendió a todos con sus actuaciones, también lo hizo su siguiente rival, Senegal. Participando en su primera Copa del Mundo, había sorprendido al mundo del fútbol en el partido inaugural del torneo al derrotar a la vigente campeona, Francia, por 1-0. Bajo la dirección del francés Bruno Metsu, Senegal se había ganado a muchos aficionados con su fútbol entusiasta, atrevido y de contraataque. El gol de Salif Diao contra Dinamarca demostró lo emprendedores que podían ser si se les daba la oportunidad de hacerlo.

Además, también tenían un don para lo dramático, como demostró su victoria por 2-1 sobre Suecia tras la prórroga en la segunda ronda, gracias al gol de oro de Henri Camara. Además, los senegaleses contaban con una vibrante plantilla de jóvenes, con 21 de los 23 jugadores en la veintena y la mayoría de ellos jugando su fútbol doméstico en la Ligue 1.

El 22 de junio, en Osaka, en el partido de cuartos de final, ambos equipos se vieron las caras con la historia. La victoria de Senegal supondría eclipsar a su rival de África Occidental, Camerún, y convertirse en el primer equipo africano que alcanza una semifinal de la Copa Mundial. Para Turquía, llegar a las semifinales sería la continuación de un excelente torneo, que había elevado la reputación de los jugadores y de Şenol Güneş.

Los primeros compases del partido fueron tranquilos, ya que ambos equipos se tantearon mutuamente, lo que era comprensible al no haberse enfrentado nunca antes en toda la historia. Sin embargo, a los 20 minutos de juego, Turquía disfrutó de mucha suerte. El experimentado lateral senegalés Ferdinand Coly lanzó un saque de banda largo hacia el área de 18 metros de los turcos. El centrocampista Papa Bouba Diop, que marcó el gol de la victoria contra Francia, se adelantó a su marcador turco y lo hizo circular. El Hadji Diouf, entonces un joven de 21 años que jugaba en el Lens, intentó una bicicleta, pero se le escapó el balón. Sin embargo, Khalilou Fadiga se apoderó del balón suelto, y no tardó en lanzar una media volea hacia la portería. Por desgracia para Senegal, el afán de Henri Camara resultó contraproducente, ya que el chut de Fadiga batió a Rüştü pero no a su compañero, y el balón rebotó en él a sólo dos metros de la portería. Camara marcó en el rebote, pero el gol fue anulado inmediatamente por fuera de juego, para alivio de Turquía y consternación de Fadiga. A medida que avanzaba la primera parte, Turquía se imponía, creando pronto la ocasión más clara del partido.

 

 

Şaş, sin duda el mejor jugador turco de la fase de grupos, volvió a mostrar su talento creativo. Un balón esperanzador llegó al área y fue cabeceado con fuerza por uno de los centrales senegaleses, pero sólo hasta el turco, que controló el balón con el pecho. A la derecha estaba el también centrocampista Baştürk, emprendiendo una veloz carrera hacia el área. Casi inmediatamente después de que Şaş atrapase el balón, lo lanzó a la trayectoria de Baştürk.

El guardameta Tony Sylva se apresuró a tratar de despejar el balón, pero el astuto centrocampista del Bayer Leverkusen lo remató de cabeza. De repente, cuando parecía que Turquía iba a marcar, apareció de la nada Omar Daf con una fantástica jugada defensiva. El lateral no había podido seguir el lanzamiento de Baştürk en el área, pero tuvo la presencia de ánimo para correr hacia la portería, superar a Sylva y despejar heroicamente el balón a córner.

El creativo centro del campo turco no pudo encontrar la manera de desbloquear la defensa senegalesa en la segunda parte, pero no le ayudó la incapacidad de Şükür para aprovechar las oportunidades que tuvo. A mediados del segundo periodo, Güneş decidió retirar a Şükür, sustituyéndolo por Ilhan Mansız.

 

 

A pesar de tener 26 años, Mansız era un novato en el fútbol internacional. El delantero, nacido en Alemania, sólo había debutado con Turquía en un partido de clasificación para el Mundial contra Moldavia en octubre de 2001. Su inclusión en la selección mundialista se produjo tras una exitosa temporada en el Beşiktaş. Mansız había dado un golpe de timón tras su fichaje por el Samsunspor el verano anterior, marcando 21 goles en 30 partidos de liga.

Hasta aquel momento, su participación en el Mundial había consistido en algunas apariciones como suplente, sobre todo en el último cuarto de partido, pero no pudo tener un impacto sustancial. Las escasas oportunidades en la fase de grupos espolearon a Mansız para hacerse notar en las eliminatorias. Estuvo a punto de hacerlo de la forma más espectacular a los pocos minutos de salir al campo. Baştürk realizó otra de sus veloces carreras y cedió el balón a Mansız en la frontal del área. El suplente realizó un dulce remate al primer toque, haciendo que Sylva retrocediera desesperadamente, pero, para desgracia de Mansız, el balón se fue agónicamente por encima del larguero.

Turquía dominó el resto de la segunda parte, pero no encontró la forma de aprovechar su superioridad en la posesión del balón. Cuando el árbitro pitó el final del tiempo reglamentario, la pregunta era si Senegal podría conseguir una victoria en la prórroga, como hizo contra Suecia en la ronda anterior. La respuesta llegó unos minutos después.

 

 

Un tiro al área por parte de Senegal fue fácilmente aprovechado por el turco Rüştü. Casi inmediatamente, el portero lanzó el balón a Arif Erdem, que superó fácilmente a Daf y entró en el campo de Senegal. El mérito de Daf fue atajar limpiamente a Arif, pero el balón llegó a Davala por la banda derecha. El extremo, que luce una característica cresta durante el Mundial, dio un fuerte toque antes de lanzar un centro raso. Mansız se lanzó instintivamente al primer palo, sorprendiendo a su marca senegalesa, y enganchó el balón con habilidad para superar a Sylva y enviarlo al fondo de la red.

Mansız se puso como un gallo mientras sus compañeros de equipo, el cuerpo técnico y el propio Şenol Güneş se amontonaban encima del suplente. En el estadio, pero también en Turquía, la gente celebró a lo grande que su país llegara por primera vez a las semifinales del Mundial. Mansız se convirtió en un héroe nacional de la noche a la mañana, muy lejos de lo que era 12 meses antes, cuando el delantero jugaba en un club de media tabla en la Süper Lig.

El rival de Turquía por un puesto en la semifinal sería Brasil, que había superado a Inglaterra en cuartos. Sin embargo, aunque enfrentarse a la Seleção en una semifinal de la Copa Mundial puede ser una tarea desalentadora para cualquier equipo, Güneş y sus jugadores tenían varias razones para ser optimistas. En primer lugar, su actuación contra Brasil en la fase de grupos, tres semanas antes, les había servido de consuelo. Se enfrentaron a los mejores jugadores del mundo y salieron con la reputación reforzada. Además, la defensa había ido de menos a más, manteniendo la portería a cero tres veces seguidas. Aun así, enfrentarse a Rivaldo y Ronaldo sería una tarea formidable, ya que ambos jugadores habían marcado ya cinco goles en el torneo hasta la fecha.

 

 

La semifinal fue vista por algunos aficionados turcos como una posible redención, sobre todo después de las injusticias que Güneş consideró que el árbitro había infligido a su equipo. La decisión de conceder incorrectamente el penalti después de que Luizão fuera derribado por Alpay fuera del área ya fue bastante mala, pero la actuación de Rivaldo que provocó la expulsión de Ünsal no hizo más que añadir sal a la herida. Además, la tarjeta roja de Ronaldinho contra Inglaterra en significó su suspensión, lo que dio más optimismo a los turcos.

La semifinal del 26 de junio en Saitama comenzó de forma similar a la de la fase de grupos, con una Turquía impávida ante su ilustre rival, sabedora de que le esperaba un puesto histórico en la final del Mundial. A los 20 minutos de juego, Turquía tuvo la primera gran oportunidad.

El lateral derecho Fatih Aykel había puesto a prueba a su homólogo Roberto Carlos. Cuando Brasil despejó una jugada a balón parado, Aykel recogió el balón en la banda derecha y lanzó un peligroso centro al área. Alpay se había quedado en el área de 18 metros de Brasil y era más rápido que el estático Lúcio. El cabezazo del defensa del Aston Villa se deslizó hacia la esquina inferior, pero Marcos lo apartó.

 

 

Poco más de un minuto después, Alpay se encargaría de la defensa, ya que la Seleção buscaba devolver el golpe tras haber estado a punto de encajar el gol. Rivaldo recogió el balón en el centro del campo, sacando rápidamente al turco Korkmaz, que no pudo cortar su pase a Ronaldo fuera del área. Como consecuencia de que Korkmaz estaba fuera de su posición, el lateral izquierdo Ergun Penbe se vio obligado a acercarse al delantero brasileño, abriendo espacio en la banda derecha de Brasil. Ronaldo vio la carrera de Cafú hacia el espacio en el área turca y dio el pase.

Cuando el capitán dio el primer toque, el jugador de 32 años tenía dos opciones: disparar o cruzar el balón hacia donde los tres delanteros brasileños, Rivaldo, Ronaldo y Edílson, acechaban. Como no le faltaba confianza, Cafú decidió disparar al segundo toque, golpeando el balón con fuerza y por lo bajo. El balón golpeó en la pierna de Rüştü y rebotó sin problemas en un córner, para alivio de Korkmaz.

Durante toda la primera parte, Brasil asedió la portería de Turquía, mientras Rivaldo manejaba los hilos y Ronaldo ponía a prueba a la defensa rival. Sólo gracias a la heroicidad de Rüstu, que impidió que Ronaldo y Rivaldo se sucedieran, se llegó al descanso sin goles.

 

 

Sin embargo, a los pocos minutos de la reanudación, la valiente resistencia turca se rompió. Gilberto Silva, un seguro fiable para Brasil debido a sus defensas, se adentró en el campo de Turquía y cedió el balón a Ronaldo. Al recibir el balón fuera del área, el delantero no parecía suponer una amenaza, sobre todo porque se encontraba con varios defensores por delante.

Con su segundo toque, Ronaldo superó a Aykel, antes de adentrarse en el área penal. Los defensores se echaron atrás cuando el brasileño entró en el área, con al menos tres jugadores rivales a su alrededor. Rápido como un relámpago, Ronaldo lanzó el balón hacia la portería antes de que sus marcadores tuvieran tiempo de bloquear el disparo. Rüştü, rebotando en la hierba, pudo meter la mano en el balón, pero sólo pudo dirigirlo al poste y a la red. El banquillo de Brasil estalló de alegría, y Scolari abrazó apasionadamente a un suplente, ya que su equipo se vio justamente recompensado por su dominio gracias al momento de magia de Ronaldo. En lugar de intentar proteger su ventaja, la Seleção se lanzó al ataque, con ganas de matar el partido. Tras el gol de Ronaldo, Güneş imploró a sus jugadores que presionaran y buscaran el empate.

Güneş vio suficiente, reaccionando a la falta 10 minutos después del gol de Edílson sacando a Emre por Mansız. Sin embargo, Brasil siguió atacando en busca del segundo gol, y Luizão -que entró en lugar de Ronaldo- desperdició una ocasión al rematar acrobáticamente de volea por encima del larguero cuando tenía tiempo y espacio para dar otro toque. Mientras el marcador se mantuviera en 1-0, Turquía seguía teniendo posibilidades, y a falta de 12 minutos para el final empezó a dar la vuelta a la tortilla. Un centro especulativo de Mansız estuvo a punto de sorprender a Marcos, que se apresuró a desviar el balón a córner. Turquía creció en confianza a medida que el partido entraba en los últimos 10 minutos.

 

Quedaban ocho minutos de tiempo reglamentario cuando Turquía ganó un tiro libre en la banda izquierda. Los balones muertos habían sido un componente importante de su juego durante el torneo, generando ocasiones y goles. Con su pie derecho, Şaş introdujo el balón en el área, eludiendo el grupo principal de jugadores en el centro. Al fondo del grupo de jugadores estaba Şükür, que forcejeaba con Roque Júnior en el borde del área pequeña. De repente, cuando parecía que el balón había escapado al alcance de Şükür, el delantero enganchó brillantemente el balón con el pie y obligó a Marcos a desviarlo a córner.

A medida que el tiempo se agotaba, Turquía presionaba a la desesperada, pero era susceptible al contraataque. A falta de cuatro minutos para el final del tiempo añadido, fue la última oportunidad para que Turquía creara una ocasión de gol. En el minuto 92, llegó. Roberto Carlos realizó un pase sin importancia que fue fácilmente interceptado por Ergün. Esprintó hacia el área, donde fue acosado por dos brasileños, deseosos de despojarlo y terminar el ataque.

Mansız parecía cabizbajo, al igual que los hinchas turcos en el público, sabiendo que se había desperdiciado una oportunidad gloriosa. Poco después de que el árbitro pitara el final, los jugadores y el cuerpo técnico de Brasil celebraron a lo grande haber llegado a su séptima final de la Copa del Mundo. En cuanto a Turquía, sus jugadores parecían destrozados y abatidos, Şaş en el suelo con las piernas cruzadas preguntándose con pesar lo que podría haber sido. Las palabras de Güneş tras el partido se hicieron eco de la reacción emocional y los pensamientos de sus jugadores: «Esta vez hemos cometido menos errores que en el primer partido contra Brasil, pero seguimos cometiendo errores en ataque cuando perdemos la posesión».

 

 

Representaba el final de un torneo que ninguno de los dos países olvidaría jamás. Habían confundido a los expertos y a los pronósticos al llegar a las semifinales cuando pocos antes del torneo les daban una oportunidad. Corea del Sur había despachado a dos pesos pesados europeos, España e Italia, y con Turquía se había ganado el respeto del mundo del fútbol.

Turquía tendría mejor suerte en el partido por el tercer puesto contra Corea del Sur, al derrotar a los coanfitriones por 3-2 en Daegu, donde Şükür encontró la redención al marcar el gol más rápido de la historia de los mundiales en 11 segundos. Mansız subrayó el fantástico torneo que realizó al marcar dos goles.

La selección turca llegó a casa con una acogida entusiasta por parte de los aficionados, inmensamente orgullosos del esfuerzo de sus compatriotas. Rüştü, Alpay y Şaş fueron nombrados en el Equipo del Torneo. A pesar de quedar en tercer lugar en Japón/Corea del Sur, Turquía no fue capaz de aprovechar sus esfuerzos. Al no clasificarse para la Eurocopa 2004, Güneş fue despedido por la Federación Turca de Fútbol. Sin embargo, volvió a hacer su magia, ganando la liga con el Beşiktaş dos veces seguidas, y recientemente llevándolo a los octavos de final de la Liga de Campeones.

Desde entonces, Turquía sólo ha conseguido clasificarse para la Eurocopa, llegando a las semifinales en 2008, pero nunca para el Mundial. A pesar de ello, lo que lograron en el Lejano Oriente fue monumental y una de las mayores travesías de finales de la historia reciente. Que Turquía pueda repetir esos esfuerzos en futuros Mundiales es otra cosa muy distinta.

 

 


Paola Murrandi