Tommy N’Kono en Club Bolívar

 

La leyenda de Camerún Thomas N’Kono jugó para Club Bolívar entre 1995 y 1997, cuando ya estaba decidido a retirarse del fútbol, dejando una huella imborrable y un récord que aún perdura en la liga boliviana: estuvo 761 minutos sin recibir un gol en 1995. En esta clasificación lo sigue otro arquero celeste, Jorge Battaglia, con 697 minutos sin goles en 1984; el podio lo cierra Víctor Aragón con 686 minutos en 1989, cuidando el arco de The Strongest.

La verdad es que Tommy no dejó el fútbol en 1995 “por casualidad”, según sus propias palabras. Llegó a Bolivia acompañando a un jugador nigeriano para ser su traductor, el delantero Festus Agu, que la Academia pretendía fichar. A la semana de estar en la ciudad, aburrido al no haberse llevado a la familia, Antonio López Habas, entrenador de Bolívar, le propuso que entrenara con el primer equipo. N’Kono no se lo pensó dos veces y todos vieron, pese a tener ya casi 40 años, las capacidades innatas del camerunés, que acabó fichando de inmediato. Su contrato inicialmente fue para seis meses, aunque permaneció en el club hasta el 1997.

 

 

“La verdad fue una casualidad. Yo hablaba inglés y el chico (Agu) no, entonces casi fui de traductor y para simplemente acompañarlo. Creo que a la semana ya estaba aburrido, porque no hacía nada, entonces Antonio me dijo que me entrenara, así lo hice, todos vieron que podía y don Mario Mercado, que en paz descanse, me vio y me anunció que me quería contratar. Se dio y volví a jugar sin pensarlo. Cuando escucho la palabra Bolivia me acuerdo de inmediato de una parte importante de mi vida, porque fue allí donde se dio el epílogo de mi carrera deportiva. En Bolivia descubrí a mucha gente con un gran corazón, que me acogió con los brazos abiertos; y la verdad es que fue una etapa muy bonita de mi vida”.

 

 

El club necesitaba un refuerzo para disputar la Copa Libertadores de 1995 en condiciones, y N’Kono jugó diez partidos en ese campeonato sustituyendo puntualmente a Mauricio Soria, pero los dos años siguientes se hizo con la titularidad najo palos y ganó dos títulos nacionales para su equipo. Fue el 13 de octubre de 1995 cuando consiguió el récord de imbatibilidad que aún se mantiene.

Su periplo por la Copa Libertadores finalizó cuando el Sporting Cristal, en el Grupo 5 de Copa Libertadores, puso punto final a las aspiraciones de Club Bolívar un 24 de marzo de 1995. Los celestes recibieron a Bolívar en el Estadio Nacional, y un derechazo del brasileño Bica (82′), desde fuera del área, dio el triunfo a Sporting Cristal que se llevó el triunfo por la mínima diferencia y le hizo pasar un mal rato al africano, que se regresó derrotado a La Paz.

 

 

El portero camerunés llegó a ser un personaje carismático en Bolivia, donde el fútbol había ganado repercusión después de la participación de la selección en el Mundial de Estados Unidos, en 1994, con Xabier Azkargorta como técnico. Tanta fue la fama de N’Kono que le ofrecieron mucho dinero por utilizar un pantalón corto con una marca deportiva, pero el meta fue fiel al pantalón largo, prenda emblema que le acompañó durante toda su carrera.

En su paso por Bolívar al comienzo le costó adaptarse a la altura y a la comida. Además, admite que estaba solo, sin su familia, y eso a veces le consumía. Sin embargo, lo llenó el cariño que le brindó la gente. “Uno se da cuenta de que no necesariamente se tiene que ser joven para triunfar. Yo estaba retirado, pero como dije, el cariño de la gente, el apoyo del equipo, hizo que me sintiera bien. Recuerdo los partidos de la Liga, los clásicos que le ganamos a The Strongest, las finales con Oriente Petrolero, los partidos de la Libertadores. Fueron momentos de mi vida muy bonitos, por eso siempre hago una buena imagen de Bolivia”.

 

 

Algunos de sus principales compañeros en esas tres temporadas como jugador de la Academia fueron: Mauricio Soria, Milton Melgar, Vladimir Soria, Julio Baldivieso, Miguel Rimba, Carlos Borja, Luis Cristaldo y Marco Antonio Sandy. Justamente con este último fue con quien, tras marcharse, tenía mayor contacto. Hasta que con el transcurrir de los años ya no fue lo mismo.

“Me marché el año 1997 cuando ganamos la Liga, creo que dentro lo que hice en Bolívar, tuve dos años bastante buenos en este equipo. Era la segunda vez que jugaba fuera de España, fue una experiencia bastante bonita, al principio fue una prueba de seis meses, me quedé impresionado por lo que vi, por eso tengo lindos recuerdos de Bolivia», aseguró posteriormente el guardameta internacional camerunés.

Thomas N’Kono nació el 20 de julio de 1956 en Dizangué, Camerún. Su primer equipo fue el Canon de Yaundé, donde jugó entre 1974 y 1982. En 1982 llegó al Espanyol donde permaneció hasta 1991, a pesar de un descenso a Segunda División A, para posteriormente pasar al CE Sabadell de Segunda División A, donde permaneció dos años antes de colgar las botas provisionalmente en el Centre d’Esports de l’Hospitalet, en la misma categoría. Además, participó con la selección de Camerún los Mundiales de España 82, México 86, Italia 90, y como reserva en USA 94.