Tévez y Mascherano en el West Ham United Football Club

 

El fichaje de los internacionales argentinos Carlos Tévez y Javier Mascherano al principio parecía una broma, la idea de que dos de los mejores talentos de Sudamérica estuvieran a punto de fichar por el West Ham United Football Club parecía totalmente imposible, incluso para su entrenador.

La actividad en los despachos fue una auténtica locura y todo transcurrió a una velocidad vertiginosa. Al final del día Carlos Tévez y Javier Mascherano habían dejado el Corinthians de São Paulo por el West Ham, dejando al entrenador Alan Pardew en fuera de juego, «no seas ridículo, nunca va a suceder», dijo tan solo un día antes a la prensa.

La gente que estuvo allí recuerda que la incredulidad de Alan Pardew se convirtió rápidamente en éxtasis. Era agosto de 2006, casi cuatro meses después de que el joven West Ham de Pardew estuviera a punto de vencer al Liverpool en la final de la Copa de Inglaterra, y el último día del periodo de traspasos estaba a punto de dar un giro surrealista en el este de Londres.

 

 

«Recuerdo haberlo visto en Sky Sports News», dice Matthew Etherington, que jugó en el West Ham entre 2003 y 2009. «Ninguno de nosotros lo esperaba. Pensamos: ‘Quizás este es el camino que sigue el club’. No sabíamos cómo estaba estructurado el acuerdo en ese momento».

Lo curioso del caso es que el Sheffield United tuvo un principio de acuerdo con Mascherano y Tévez, y tuvo que ser una comisión independiente de la Premier League la que impuso al club del este de Londres una multa récord de 5,5 millones de libras en lugar de una deducción de puntos por infringir las normas de propiedad de terceros cuando ficharon al dúo argentino. Un tribunal de la FA daría más tarde la razón al Sheffield United, argumentando que el papel de Tévez fue crucial para que el West Ham se mantuviera en primera división, y los Hammers acabaron pagando a los Blades 20 millones de libras en concepto de indemnización tras un acuerdo extrajudicial.

Y es que lejos de ayudarles a desafiar a la élite, el fichaje de Tévez y Mascherano casi les hizo descender, les causó problemas financieros a largo plazo y perturbó la armonía del vestuario. Mascherano jugó siete partidos olvidables antes de fichar por el Liverpool durante la ventana de enero y Tévez tardó 1.142 minutos en marcar un gol.

 

Fue una de las temporadas más extrañas de la historia del West Ham. Pardew había ganado los play-offs de la Championship en 2005 y durante un tiempo fue el líder perfecto para un grupo joven y bullicioso. Si Bobby Zamora llegaba antes de tiempo para robarle la plaza de aparcamiento al entrenador en el campo de entrenamiento, se consideraba parte de la diversión. Sin embargo, al cabo de un tiempo, los problemas fuera del campo empezaron a afectar a la disciplina de la plantilla.

El West Ham disfrutó de su primera temporada de regreso a la Premier League, terminando noveno y llegando a la final de la FA Cup. Su corazón se rompería con el empate de Steven Gerrard en el último minuto para el Liverpool, que ganó en los penaltis. «Eso nos afectó mucho a todos», dice Etherington.

Nada volvió a ser lo mismo después del golazo de Gerrard. Dean Ashton, el mejor delantero del equipo, se rompió un tobillo poco antes de que empezara la temporada y algunos jugadores se habían envanecido. Había dudas sobre la actitud de Nigel Reo-Coker tras las historias que vinculaban al centrocampista con el Arsenal y el Manchester United. Era amigo de Anton Ferdinand, Hayden Mullins, Marlon Harewood y Zamora, todos los cuales habían sido fundamentales en el ascenso del equipo. Cuando llegaron Tévez y Mascherano, este último ocupó el lugar de Mullins en el centro del campo. «Hayden no reaccionó de forma negativa, pero sí que alteró el carro de la manzana en aquel momento», afirma Etherington. «Era un equipo bueno y joven, con una pizca de experiencia y calidad. ¿Eran necesarios dos fichajes de alto nivel como ése?».

Los llamados derechos económicos de Tévez y Mascherano eran propiedad de cuatro empresas representadas por Kia Joorabchian, de quien se esperaba que comprara el West Ham. Creció la creencia de que Tévez y Mascherano estaban anticipando un cambio de entrenador. Pardew había sido fatalmente socavado y el equipo lo sabía. Teddy Sheringham, uno de los pocos jugadores experimentados del West Ham, comentó en privado que estaban en problemas.

Los resultados cayeron en picado. El West Ham quedó fuera de la Copa de la UEFA en la primera ronda y fue eliminado de la Copa de la Liga por el Chesterfield. En cuanto a los argentinos, Tévez no estaba en forma y estaba fuera de su zona de confort en un nuevo país, mientras que Mascherano tenía problemas con el ritmo de la Premier League. «Mascherano estuvo brillante en los entrenamientos», dice Etherington. «A Tévez le costó un poco adaptarse a la vida en Londres. En los entrenamientos no parecía tan entregado. Mascherano se adaptó muy bien. Estuvo tomando clases de inglés desde el primer día. Tévez sólo tenía un intérprete con él todo el tiempo. No tenía ningún interés en ese momento en integrarse en la cultura».

 

 

De hecho, Tévez hizo ejercicios adicionales con Zamora después del entrenamiento, pero la situación no dio señales de mejorar. Las oportunidades se esfumaron y el jugador se frustró tanto que abandonó Upton Park tras ser sustituido en la victoria sobre el Sheffield United. Pardew dejó que el resto de la plantilla decidiera el castigo de Tévez: le hicieron entrenar con la camiseta de Brasil.

Para entonces se había completado una adquisición de 85 millones de libras, pero no por Joorabchian. Terry Brown había vendido a Bjorgolfur Gudmundsson, un multimillonario islandés que instaló a Eggert Magnusson como presidente.

El 3 de diciembre, Mascherano hizo su última aparición con el West Ham, entrando en el minuto 84 de la derrota por 2-0 ante el Everton. Fue el autor del segundo gol, lo que resumió su etapa en el club.

 

 

Tres días más tarde, el West Ham fue derrotado en casa por el Wigan Athletic, después de lo cual Pardew fue llamado a la oficina de Magnusson y le dijo que la junta directiva lo apoyaba plenamente. Sin embargo, el encanto de Pardew se había agotado y fue despedido en una semana, con una derrota por 4-0 ante el Bolton que fue la gota que colmó el vaso. «Le envié un mensaje a Pardew y le dije que sentía que los jugadores le habían defraudado», cuenta Etherington. «Perdimos el rumbo y creo que los jugadores tuvieron mucho que ver, no tanto el entrenador. La gente se creyó su propio bombo. Nos quitamos el ojo de encima, yo incluido».

A Gudmundsson se le veía poco en Upton Park, pero a Magnusson le entró el pánico. Nombró a Alan Curbishley, un pragmático experimentado. El exentrenador del Charlton tuvo un primer partido inolvidable, ganando al eventual campeón, el Manchester United, en Upton Park, pero fue un subidón temporal.

El West Ham siguió a esa victoria con tres empates y nueve derrotas. Curbishley, que al principio se mostró reacio a utilizar a Tévez, estaba horrorizado por la actitud de su plantilla. Se hablaba de una cultura de juego dentro del club. «Probablemente nos divertíamos demasiado», admite un ex jugador.

 

 

Curbishley arremetió contra sus jugadores tras la derrota por 6-0 en el Reading el día de Año Nuevo, criticando su estilo de vida ostentoso y sus coches rápidos, lo que les llevó a ser apodados la brigada del Baby Bentley. «Fue muy directo, lo que a veces no es lo mejor», añade Etherington. «Llamó la atención a los jugadores. Fue un movimiento audaz. ¿Fue acertado? Yo diría que no, pero al final nos pusimos las pilas».

Curbishley gastó en enero, fichando a Luis Boa Morte, Calum Davenport, Lucas Neill, Nigel Quashie y Matthew Upson. También se incorporó Kepa Blanco, cedido por el Sevilla. Upson lo dejó todo para fichar por el West Ham desde el Birmingham el día de la fecha límite. El central ni siquiera llevaba sus botas. Su agente tuvo que comprar un par en una tienda cercana a Upton Park. No es de extrañar que Upson saliera cojeando en su debut, una derrota por 1-0 ante el Aston Villa. Las lesiones hicieron que solamente jugara otros 11 minutos antes de que terminara la temporada.

Todo iba mal y el West Ham se veía relegado tras una derrota en casa por 4-3 ante el Tottenham. Estaba a 10 puntos del 17º puesto a falta de ocho partidos. Un adolescente Mark Noble, al que por fin se le dio una oportunidad en el centro del campo, lloró tras el pitido final.

 

 

Sin embargo, algo cambió esa tarde: Tévez marcó su primer gol, rematando un tiro libre desde 25 metros. Dos semanas más tarde, el West Ham puso fin a su racha sin victorias, al remontar en el campo del Blackburn. Tévez ganó y marcó un penalti y Zamora marcó un gol que no habría pasado por el VAR. El disparo del delantero no cruzó la línea porque golpeó a Tévez, que estaba en fuera de juego.

El West Ham aprovechó su momento de fortuna y el argumento de que era un equipo de un solo hombre, totalmente dependiente de Tévez, pasó por alto las contribuciones vitales de otros jugadores. Ferdinand formó una buena pareja con James Collins en el centro de la defensa. Yossi Benayoun encontró su chispa creativa. Noble se lució. Robert Green hizo el mejor partido de su vida cuando otro gol de Zamora dio la victoria al West Ham en el campo del Arsenal en abril, haciendo una parada tras otra.

El liderazgo de Neill también fue inestimable. «Lucas tuvo mucho que decir en nuestro resurgimiento, más que el entrenador, diría yo», dice Etherington. «Carlos es el protagonista, pero hay otros factores que nos han llevado a la permanencia. Eso es lo que la gente olvida».

 

 

Eso se le escapa al Sheffield United de Neil Warnock, que se situó con 10 puntos de ventaja sobre el West Ham tras ganarle por 3-0 en casa el 14 de abril. Sin embargo, el United se congeló y el West Ham se recuperó. Un golazo de Zamora les hizo ganar por 1-0 al Everton. Boa Morte, Benayoun y Harewood marcaron en la victoria por 3-0 ante el Wigan. El impulso había cambiado a su favor y estaba fuera de los tres últimos puestos tras ganar su penúltimo partido, con un doblete de Tévez que derrotó al Bolton.

Al West Ham le bastaba con empatar en Old Trafford para trasladar la atención a Bramall Lane, donde el Sheffield United y el Wigan corrían el riesgo de descender. Uno de ellos necesitaba un favor del Manchester United.

Sin embargo, el Manchester United ya había ganado la liga y faltaba menos de una semana para la final de la FA Cup contra el Chelsea. Sin embargo, el equipo de Alex Ferguson seguía contando con Wayne Rooney, e introdujo a Ryan Giggs, Cristiano Ronaldo y Paul Scholes en la segunda parte. El West Ham pasó la mayor parte del partido defendiendo. Los campeones maltrataron al equipo de Curbishley, que se llevó la victoria con un gol de Tévez al filo del descanso.

En Bramall Lane, mientras tanto, el equipo de Warnock tropezó con el Wigan, que se mantuvo gracias a un penalti de David Unsworth. Los Blades cayeron y Tévez se marchó al Manchester United. «Al final hablaba un poco de inglés», dice Etherington. «El intérprete seguía con él, de pie junto al campo de entrenamiento y ayudando con las instrucciones del entrenador». Tévez había hablado en el campo.

 


Paola Murrandi