Mundial de Estados Unidos de 1994

El Mundial de Estados Unidos de 1994 fue el Mundial de nuestras vidas. Por las camisetas fluorescentes de Campos, por la coleta inquieta de Baggio, por la sonrisa de Romario jugando junto a Bebeto, por el naranja intenso de Holanda reflejado en las genialidades de Bergkamp, ​​por las últimas locuras de Maradona junto al Cani…