Recordando porteros con pantalones largos

A lo largo de la historia, hemos podido disfrutar de auténticos genios, malabaristas bajo los palos. Los hemos visto menudos, grandes, altos o fuertes. Siempre con el compromiso de dejarse el alma por su equipo y con una personalidad atronadora. Un fallo suyo es mucho más abroncado que cualquiera que hagan los diez restantes.