Marco Simone, el último bombardero lombardo

Muchos recordarán al delantero Marco Simone por haber disputado la final de la Copa de Europa de 1995 con unas botas de color blanco. Más allá de la estética de su calzado destacó por ser un delantero cuyas principales características se basaban en un fuerte disparo con la derecha, un gran control del balón y su habilidad para desmarcarse constantemente.