La «Ley Bosman», la sentencia que cambió el fútbol europeo

La «Ley Bosman», como así se conoce popularmente esta sentencia, nos demostró que solo basta la obstinación de una sola persona para cambiar la historia, aunque sea un jugador de fútbol que nunca hubiera pasado a la historia por sus dotes atléticas. El 15 de diciembre de 1995, el belga Jean-Marc Bosman consiguió que los deportistas europeos tuvieran la libertad para ejercer su profesión en cualquier estado de la Unión Europea, abriendo así la caja de Pandora para el desequilibrio final entre grandes y pequeños clubes europeos.