Romário, puro arte en los Juegos Olímpicos de Seúl 1988

Romário en Seúl 88 fue puro arte, sin duda alguna la mejor actuación de un futbolista en unos Juegos Olímpicos, aunque con final agridulce al no poder llevar el título a Brasil, pero erigiéndose en el máximo goleador del torneo con 7 goles.

Romário y Bebeto, la rivalidad y amistad del «Dúo Diabólico»

«No subiré al mismo avión que Bebeto», Romário no bromeaba en una polémica rueda de prensa meses antes del inicio de la Copa del Mundo que se celebraría en Estados Unidos. La rivalidad llevada a enemistad entre ambos arietes se había convertido en un problema nacional y en una de las historias (con final feliz) más intensas nunca protagonizadas por una dupla de delanteros.

Romário en el PSV Eindhoven, pura mágia goleadora

Romário fue tres veces máximo goleador de la Eredivisie (una compartida con Dennis Bergkamp del Ajax) y seis veces campeón, entre Ligas y Copas de Holanda. «O baixinho» devolvió con magia, y algunas espantadas, la fascinación del PSV por su figura después de los Juegos Olímpicos de Seúl.