Cobreloa y las finales perdidas en la Copa Libertadores

El Club de Deportes Cobreloa, con sede en la ciudad chilena de Calama, aún a día de hoy sigue siendo el único equipo de la liga de Chile capaz de plantarse en dos finales consecutivas de la Copa Libertadores. Sus grandes actuaciones a principios de los años 80 siguen siendo recordadas por sus aficionados como la Década Dorada del club, que actualmente vive una realidad muy distinta.

El día que Asprilla disparó una pistola en la Universidad de Chile

El 26 de mayo de 2003 Faustino Asprilla sorprendió a todos sus compañeros del Universidad de Chile al utilizar una pistola en mitad de un entrenamiento. El colombiano, que estaba lesionado y observaba sus compañeros desde la banda, sacó su arma e hizo varios disparos al aire para, según sus palabras, motivarlos en su trabajo.

Elías Figueroa, «El impasable de Valparaiso»

Elías Ricardo Figueroa Brander, conocido mundialmente como Elías Figueroa, fue sin ninguna duda uno de los mejores defensas centrales del mundo a mediados de la década de los años 70, siendo elegido Jugador Sudamericano del Año hasta tres veces consecutivas entre 1974 y 1976. Una auténtica pesadilla para depredadores del área que lo enfrentaron como «Torpedo» Muller.

El último suspiro de «El Matador» Kempes en el Fernández Vial

Un hito en la historia del club sucedió en agosto de 1995 cuando el argentino Mario Alberto «El Matador Kempes», campeón y goleador del Mundial de Argentina ’78, decidió descolgar sus botas aceptando la invitación para incorporarse al equipo a instancia de su entrenador Pedro Lucio Oliveira, con quien lo unía una gran amistad. No obstante su edad, 42 años, y el hecho que ya estaba retirado, «El Matador» jugó 11 partidos, anotó 5 goles.

Buljubasich, cuando la vida te lo pone difícil

La vida personal del «Tati» ha sido una auténtica pesadilla: a los 8 años se quedó sin padre, a los 13 se suicidó su madre y en 2006 se le diagnosticó un tumor cerebral benigno. Pocas personas podrían haber superado todos estos duros golpes de la vida sin caer en una total depresión. Pero Jose María siempre encontró en su familia, las fuerzas para mirar hacia el futuro.