Suecia en el Mundial de Estados Unidos de 1994

 

Thomas Ravelli, Henrik Larsson, Martin Dahlin, Tomas Brolin, Jesper Blomqvist, Patrik Andersson, Stefan Schwarz, Kennet Andersson y Joachim Björklund fueron algunos de los nombres más destacados de aquella Suecia que hizo olvidar su anterior participación en el Mundial de Italia 90 en el que no sumaron ni un solo punto.

Sí es cierto que aquella plantilla no pudo superar la gesta de 1958, en la que perdieron la final del Mundial disputado en su propia casa ante el primer Brasil de Pelé. Pero sí que nos robó el corazón con Tomas Brolin, con cara de niño, y las hazañas ofensivas de Kennet Andersson y Martin Dahlin.

 

La Suecia mundialista de USA 94

El seleccionador Leif Tommy Svensson tuvo la suerte de poder contar con jugadores experimentados fuera de su país: Brolin llevaba cuatro años en el Parma, Dahlin en el Mönchengladbach, el capitán Jonas Thern iba a pasar del Nápoles a la Roma, Stefan Schwarz se preparaba para cambiar el Benfica por el Arsenal y Andersson estaba en el Lille francés.

El resto del equipo estaba formado por jugadores del IFK Göteborg, entre los que se encontraban el alocado portero Thomas Ravelli, el central Joachim Bjorklund y el centrocampista Jesper Blomqvist. El Göteborg, ayudado sustancialmente por su colección de héroes de la Copa Mundial, llegaría a los cuartos de final de la Liga de Campeones en 1995, terminando en el primer puesto de un grupo increíblemente difícil, antes de perder por poco ante el Bayern de Múnich por goles fuera de casa.

 

 

En Estados Unidos, los suecos parecían tener un poco de todo. No eran defensivamente firmes (no dejaron la portería a cero hasta el partido por el tercer y cuarto puesto contra Bulgaria), pero tenían un espíritu extraordinario. Las individualidades se mezclaron con la consistente dupla de Schwarz y Thern en el centro del campo, y en la delantera, Dahlin y Andersson se mostraron muy activos y ofrecieron momentos de físico y sutileza a partes iguales.

Suecia quedó primera en su grupo de clasificación (del que Francia no pudo salir gracias a David Ginola y a una mala defensa) y se dirigió en muy buena forma al Rose Bowl de Pasadena para debutar en el torneo contra Camerún.

 

 

El partido comenzó de forma brillante para los cameruneses, ya que Roger Ljung apareció en el segundo palo para rematar de cabeza un excelente lanzamiento de falta de Thern a los ocho minutos. Los africanos devolvieron el golpe a la media hora por medio de David Embe, y a los pocos minutos de la reanudación se pusieron por delante. Un error de apreciación de Patrick Andersson permitió a Francois Omam-Biyik acercarse y batir a Ravelli.

Suecia tuvo que agradecer el empate a un Henrik Larsson rematando con el pie izquierdo. El delantero, que entonces jugaba en el Feyenoord holandés, entró en juego a falta de media hora para el final y, a falta de quince minutos, lanzó un disparo imparable desde treinta y cinco metros que se estrelló en el larguero. Dahlin se encargó de aprovechar el rebote. Sin embargo, no fue el más impresionante de los comienzos.

 

 

Contra Rusia, Suecia volvió a ir por detrás en el marcador, esta vez por un penalti cometido en el minuto 8 por Oleg Salenko (podría decirse que la falta de disciplina acabaría costando a los suecos un puesto en la final), pero se repuso de forma impresionante. Andersson asistió a Dahlin en el área de seis metros, pero su disparo se fue por encima del larguero, por suerte para él, el árbitro vio una falta y señaló el punto de penalti. Por suerte, el árbitro señaló el punto de penalti y Brolin se encargó de convertirlo en gol. A la hora de juego, Dahlin no falló desde cerca al rematar un gran centro de Thern al segundo palo, y a menos de diez minutos del final, Andersson envió un suntuoso centro al segundo palo que Dahlin envió con maestría a la red. Ya estaban en marcha.

 

 

En su último partido de la fase de grupos, contra Brasil, Suecia se adelantó con una jugada divina de Andersson, que bajó el balón con la parte izquierda de su pecho en el área y, con el exterior de su bota derecha, la lanzó delicada y deliciosamente por encima de Taffarel. Inmediatamente después de la reanudación, Brasil devolvió el golpe con Romário, que se cargó a la defensa sueca y envió el balón a la esquina izquierda de Ravelli. Ambos equipos pasaron sin problemas a la ronda de octavos de final, pero Suecia había mostrado su vulnerabilidad en los momentos clave de los partidos (los primeros quince minutos de ambas mitades), y sus rivales se lo harían pagar más tarde en el torneo.

 

 

Contra Arabia Saudí en octavos de final, Andersson marcó dos goles y Dahlin otro. Sin embargo, la victoria de Suecia se vio ensombrecida por ese notable gol individual de Fahad Al-Ghesheyan.

El choque de cuartos de final contra Rumanía fue uno de los partidos del torneo que cobró vida en los últimos quince minutos. Brolin abrió el marcador tras un inteligente lanzamiento de falta, pero a falta de dos minutos para el final, Florin Raducioiu logró el empate en el descuento. En la prórroga, Raducioiu volvió a marcar y, poco después, Suecia expulsó a Schwarz por una segunda infracción.En la prórroga de un partido eliminatorio de la Copa Mundial, con diez hombres y agotados, el partido parecía perdido para los suecos, pero a falta de cinco minutos para el final, el lateral Roland Nilsson lanzó un centro milimétrico y Andersson, casi como en la NBA, pareció quedarse en el aire eternamente, antes de batir a Prunea. Momentos después, un mal primer toque de Larsson le valió a Suecia la victoria, después de que el guardameta rumano desviara un disparo raso de Andersson.

En la tanda de penaltis resultante, Ravelli fue el héroe. A pesar de que Mild no pudo convertir el primero de Suecia, no falló ningún otro jugador. Ravelli, que vendía cepillos de limpieza industrial a tiempo parcial, había sido ridiculizado antes del torneo y tachado de «pasado de moda». A sus 34 años, todavía tenía mucho que dar, aunque muchos de sus compañeros de equipo estaban sorprendidos por el nivel de sus actuaciones, y sus atléticas paradas resultaron ser casi tan comunes como sus singulares gestos. Nilsson le llamaba «un hombre salvaje», y con sus ojos de loco, sus mechones de pelo rubio y sus ocasionales ataques de locura, era implacablemente divertido. Cuando Dumitrescu se presentó para lanzar el quinto penalti de Rumanía, tenía que marcar para que la tanda siguiera adelante. Ravelli le ladró desde la línea de gol y gesticuló salvajemente. Dumitrescu marcó y escupió insultos a Ravelli a su paso. Al final, Ravelli no necesitó los juegos mentales ni las payasadas, solamente un fuerte brazo izquierdo para bloquear el disparo de Miodrag Belodedic.

 

 

El viaje de Suecia llegó a su fin en las semifinales, en una revancha con Brasil. Los suecos tuvieron dificultades para crear oportunidades de gol. En cambio, Romário y sus compañeros se mostraron implacables en el ataque y, sin duda, deberían haberse adelantado en el marcador al llegar al descanso, aunque Romário y Mazinho pecaron de falta de definición.

A mediados de la segunda parte, Thern fue expulsado por una entrada a Dunga. La reacción del brasileño fue teatral y la expulsión muy dura. Suecia se vio obligada a reajustarse, retirando a Dahlin y dando entrada a otro centrocampista.

Inevitablemente, los suecos empezaron a bajar más y más a medida que avanzaba el partido. A diez minutos del final, Jorginho envió un centro desde la derecha y Romário encontró espacio entre Andersson y Nilsson para cabecear al fondo de la red desde seis metros.

 

 

La eliminatoria por el tercer/cuarto puesto contra Bulgaria deparó un aluvión de goles, ya que Suecia acumuló cuatro en la primera parte. Brolin, Mild, Larsson y Andersson marcaron en lo que fue una gran celebración para los suecos.

En 10 partidos de la Copa Mundial (entre 1990 y 1994), Tomas Brolin marcó cuatro veces. Pero tres de ellos fueron en Estados Unidos, donde se le concedió la libertad de ejercer una gran influencia y dictar el juego del equipo. Se le concedió un papel libre en la banda derecha y, con Roland Nilsson ofreciéndole mucha protección en el lateral, se vio libre de responsabilidades defensivas.

Su gol contra Rumanía fue magnífico, tanto en su creación como en su ejecución, mientras que contra Rusia mantuvo los nervios a flor de piel y en el choque contra Bulgaria apareció para rematar. Su posterior paso por la Premier League con el Leeds cuenta en su contra, pero fue parte integrante de un equipo internacional impresionante a mediados de los noventa.

Kennet Andersson terminó el Mundial de 1994 con cinco goles, los mismos que Romário, Roberto Baggio y Jurgen Klinsmann. Y aunque sus goles contra Rumanía y Bulgaria llevaron a algunos a preguntarse si se trataba de un delantero más con capacidad física y poco más, su hábil lanzamiento contra Brasil en la fase de grupos desmiente esa teoría, al igual que su doblete en la eliminatoria de octavos de final contra Arabia Saudí.

Antes de arremangarse y de atacar a los árabes, ya había dado lugar al primer gol de Dahlin con un magnífico centro desde la banda izquierda. Su primer gol fue un zurdazo fulminante a la escuadra desde el borde del área, mientras que el segundo es nuestra elección para el momento más destacado de Suecia en el torneo. La jugada tiene un poco de todo, como este equipo sueco. Comienza con un combativo trabajo en el centro del campo para recuperar el balón, luego una paciente elaboración, un pase en ángulo a los pies de Dahlin, que envía un pase perfectamente ponderado a la trayectoria de Andersson, que lo perfora con maestría por la esquina más lejana, besando el interior del poste en su camino. Como siempre, lo mejor de cualquier gol de Andersson es la celebración.

 

 


Paola Murrandi