Una cena con Sharon Stone, y el fichaje de Márcio Santos por la Fiorentina

 

El 28 de julio de 1994, el defensa internacional brasileño Márcio Roberto dos Santos, recién coronado campeón del mundo con la Seleçao en USA 94, llegó a Florencia, tras una turbulenta negociación con el Girondins de Burdeos de Zidane. El presidente Cecchi Gori tuvo que tirar de imaginación para cerrar el fichaje con una promesa surrealista, «si metes 7 goles te organizo una cena con Sharon Stone».

 

 

Márcio Santos, criado en el Botafogo, tuvo sus primeras experiencias en el campeonato brasileño, a los 23 años dio el gran salto a Europa en aceptar la oferta del Burdeos. Pero lo mejor estaba por llegar. En vísperas del Mundial de Estados Unidos 94 ni siquiera estaba en la lista de Parreira para formar parte de la Seleçao, hasta que la lesión simultánea de tres competidores directos en su posición: Mózer, Ricardo Gómez y Ricardo Rocha, le abrió las puertas del Mundial, que vivió y ganó como titular junto a un pilar en el aspecto defensivo como Aldair. Jugó 7 partidos e incluso marcó un gol (en la victoria por 3-0 sobre Camerún en la fase de grupos) que hizo que su popularidad y valoración de mercado se dispararan de repente, a pesar del error desde el punto de penalti en la final contra Italia, con la parada de Pagliuca que devolvió la confianza a los «azzurri» tras el penalti fallado por Baresi.

Fue durante ese Mundial, cuando la Fiorentina se fijó en el brasileño, por aquel entonces el conjunto vuola era un ambicioso equipo recién ascendido dirigido por Claudio Ranieri y decidido a remontar rápidamente su popularidad. El mercado ya les había dado el talento del prometedor Rui Costa, pero el entrenador también pidió un pilar para la defensa que fijara la columna vertebral del conjunto que vivía de los goles de Batistuta, al final del año máximo goleador del campeonato. Marcio Santos era el hombre adecuado.

 

 

El 25 de julio, ocho días después de la final de la Copa del Mundo, un avión salió de Florencia al amanecer, con destino a París. A bordo se encontraba una delegación viola formada por el consejero delegado Luciano Luna, el director general Cinquini y el director general Antognoni, que estaban decididos a reducir los 600 millones de diferencia entre la oferta de la Fiorentina y la petición del presidente del Bordeuax, Afflelou, que se había elevado a 6.000 millones. Estaba totalmente prohibido volver con las manos vacías, teniendo en cuenta el nuevo fracaso de la operación Thuram (primer objetivo violeta real) cuando todo parecía estar definido. También en esa ocasión, los tres habían partido en grupo hacia el Principado de Mónaco, volviendo con el apretón de manos del presidente Campora, que sabía que se había llegado a un acuerdo. Después, el Mónaco se lo pensó dos veces a petición del entrenador, Arsene Wenger, que consideraba al joven defensa demasiado importante para sus esquemas, y el cambio de dirección los dirigió a Márcio Santos.

 

 

La reunión, cinco horas y media de negociaciones en el chalet de Afflelou en las afueras de París, parecía ir por buen camino, hasta que llegó la noticia desde Londres de que el Tottenham había interferido en las negociaciones, haciendo su oferta económica directamente al jugador, de vacaciones en la casa de sus padres cerca de Porto Alegre.

Naturalmente, el salario es superior al propuesto por la Fiorentina e hizo vacilar al nuevo campeón del mundo. Dos días más tarde, Cinquini viaja a Río de Janeiro, donde se reunió con Márcio Santos en persona, le mostró el proyecto y, por la noche, pudo dar el anuncio oficial con una llamada telefónica a Luna, que se quedó en su casa de Roma esperando las buenas noticias. El hecho decisivo en aquella charla fue que el presidente de la Fiorentina, el productor de cine Vittorio Cecchi Gori, prometió al joven brasileño una cena con la superestrella de Hollywood Sharon Stone. «Si marcas 7 goles este año te prometo que te organizo una cena con Sharon Stone».

 

 

Esta promesa acabó redactada en forma de bonificación en su contrato y pasó a la historia como una de las más locas de la historia del fútbol. Ni que decir tiene que, a lo largo de la temporada, Márcio Santos hizo todo lo posible por meter el balón en la red, aunque incluso contando los goles en propia puerta, la cuenta se quedó en tan solo 4, demasiado poco incluso para un aperitivo con la bella Sharon Stone. Al final Márcio tuvo que conformarse con seguir viéndola en el cine… ¿La promesa de Vittorio Cecchi Gori iba en serio?

 


Paolo Murrandi