El Scudetto de la mítica Sampdoria de la temporada 1990-1991

 

La Sampdoria de 1991, un equipo proyectado años antes y terminado unas temporadas después, dejó una larga huella en el calcio italiano, y la ciudad de Génova, que no veía un equipo campeón des de principios del siglo XX. Con una victoria contra el Lecce en el estadio Ferraris de Génova, el 19 de mayo de 1991 la Sampdoria ganó su primer y todavía único Scudetto en sus 75 años de historia. Uno de los equipos más amados por su propia afición, que le perdona sus altibajos que incluso lo hicieron caer en la Serie B.

 

 

Fue el último campeonato que no ganó un equipo de Turín, Milán o Roma, y el último de un equipo de los mal llamados “de provincia” (aunque sea del más alto nivel y provenga de la ciudad desde la que se extendió el fútbol en Italia). Después de los nueve Scudetti del Génova a principios del siglo XX, el de la Sampdoria sigue siendo el último ganado por un equipo de Génova.

De ese equipo salieron dos de los mejores delanteros italianos de los años 90, los “gemelos del gol” Gianluca Vialli y Roberto Mancini, que luego contribuyeron a las victorias de dos de los equipos italianos más exitosos de esa época, la Juventus y el Lazio. Ambos siguieron en el mundo del fútbol incluso después de retirarse, con papeles influyentes y exitosos, como demuestran los trece trofeos ganados en tres países diferentes por Mancini, actual seleccionador de Italia, cargo en el que es asistido por su inseparable amigo Vialli.

 

 

La Sampdoria, campeona de Italia, era también el equipo de Gianluca Pagliuca, que más tarde se convertiría en el portero del Inter y en el portero titular de Italia en el Mundial de Estados Unidos, los defensas Pietro Vierchowod y Moreno Mannini, el capitán Luca Pellegrini, el internacional brasileño Toninho Cerezo y el extremo Attilio Lombardo, todos ellos reunidos en un grupo creado por dos figuras histriónicas y vanguardistas como el entrenador eslavo Vujadin Boskov y el propietario del club, el petrolero Paolo Mantovani.

Mantovani, que nació en Roma y creció entre Cremona y Génova, donde se instaló después de la guerra, compró la Sampdoria en 1979 tras trabajar allí como directivo en los primeros años de esa década, pero luego dejó el club por desacuerdos en la gestión. En aquel periodo de crisis del petróleo, Mantovani consiguió tener éxito en el sector con sus empresas, y también por ello se vio envuelto en numerosas investigaciones, de las que, sin embargo, salió casi indemne.

Cogió a la Sampdoria en la Serie B y en tres años la llevó a la Serie A. Entre 1982 y 1986 formó la columna vertebral del equipo que luego fue campeón de Italia. Mancini fue comprado por el Bolonia en 1982, Vialli por el Cremonese en 1984. Mannini y Pagliuca también llegaron en esos años junto con tres extranjeros que forjaron vínculos entre el Génova y el fútbol inglés: Liam Brady, Trevor Francis y Graeme Souness. Estos dos últimos contribuyeron a la victoria que inició un ciclo especial, la Coppa Italia de 1985 con Eugenio Bersellini como entrenador.

 

 

Boskov llegó en 1986 después de dos temporadas en el Ascoli, llevado allí por la Juventus, de la que iba a ser entrenador, para darle tiempo a conocer mejor el fútbol italiano después de haber entrenado durante mucho tiempo en España y en el Real Madrid en los cuatro años anteriores. Pero por una serie de coincidencias, después de que Giovanni Trapattoni en la Juventus acabara con Rino Marchesi, y Boskov se fuera a la Sampdoria.

Boskov había sido un gran jugador yugoslavo en los años cincuenta y sesenta, pero durante mucho tiempo no pudo salir del país y de su equipo, el Vojvodina de Novi Sad, debido a la prohibición de expatriación impuesta a los jugadores yugoslavos de la época. Al igual que muchos otros yugoslavos, solamente se le permitió salir del país al final de su carrera, a principios de los años sesenta, cuando se incorporó a la Sampdoria por una temporada.

Como entrenador en Génova comenzó a formar un equipo con jóvenes promesas como Vialli y Mancini y otros jugadores más experimentados, ofreciendo un fútbol proactivo y concreto, y dejando una serie de menciones memorables a lo largo de los años. Desde la primera temporada fue una mejora constante. En 1987, la Sampdoria terminó sexta, al año siguiente cuarta y ganó la Coppa Italia, trofeo que conservó al año siguiente. Gracias a estos dos éxitos jugó la Recopa en 1990, y la ganó en la final contra el Anderlecht gracias a dos goles de Vialli.

Después de ganar todo lo que podía, la Sampdoria comenzó la temporada 90/91 con la esperanza de que fuera la correcta. Al convertirse en un equipo maduro, formado por un grupo muy unido, las condiciones de los demás equipos también resultaron favorables.

 

 

El Nápoles, vigente campeón de Italia, vivía una temporada decepcionante en la que, además del desgaste de un equipo ganador que había llegado al final de su ciclo, se reflejaban los problemas que tenía Diego Armando Maradona, que en marzo de 1991 jugó su último partido en Italia contra la Sampdoria. La historia del Milan de Arrigo Sacchi, el otro gran equipo italiano de la época, considerado uno de los mejores de todos los tiempos, también llegaba a su fin.

Con la Juventus aún en proceso de reconstrucción y el Inter al final del ciclo ganador de Trapattoni, a mitad de temporada solamente el AC Milan seguía el ritmo de la Sampdoria, que en verano el director deportivo Paolo Borea había reforzado en los puestos adecuados comprando a un elegante y experimentado centrocampista soviético, Oleksiy Mykhaylychenko, y a Marco Branca como reserva de Vialli y Mancini.

 

 

Con el mayor número de victorias de la temporada (20), el menor número de partidos perdidos (3), la segunda mejor defensa del campeonato, el mejor ataque, apoyado en los 19 goles del máximo goleador Vialli y los 12 de Mancini, el 19 de mayo, en la penúltima jornada del campeonato, la Sampdoria alcanzó los 50 puntos en la clasificación y ganó matemáticamente el Scudetto por delante del Milan, el Inter y su rival, el Genoa, que, espoleado por el éxito de la Sampdoria, jugó su mejor temporada en la Serie A en décadas.

La historia de aquella Sampdoria no acabó ahí, pero duró poco. Terminó un año después en Wembley con una dolorosa derrota contra el Barcelona de Johan Cruyff en la final de la Copa de Campeones, y un sexto puesto en el campeonato. Al final de la temporada, Boskov y la mayoría de los jugadores que formaban la columna vertebral del equipo se marcharon. Al año siguiente, Cerezo volvió a Brasil y Vialli se fue a la Juventus. Mantovani, aquejado de un cáncer de pulmón, falleció el 14 de octubre de 1993 dejando el club en manos de su hijo Enrico, que lo dirigió durante una década con algunas dificultades que culminaron con el descenso a la Serie B en 1999. Tres años después, Mantovani dejó el equipo a la familia Garrone, otra familia petrolera genovesa, pero esta ya es otra historia.

 

 


Paola Murrandi