domingo, diciembre 4, 2022

Sam Kerr, el mayor talento australiano

 

Samantha May Kerr es la máxima goleadora de la historia de la selección australiana de fútbol, tanto en categoría masculina como femenina, superando incluso a Tim Cahill. Tras cinco goles en la victoria de la Matildas sobre una endeble Indonesia en la Copa Asia 2022 por un escandaloso 18-0, y quedar segunda en el premio The Best de la FIFA, Kerr llevó el talento australiano a otro nivel. El hito goleador de esta artillera llegó casi 13 años después de su debut internacional con solo 15 años en la derrota en un amistoso de Australia ante Italia.

 

 

A día de hoy Sam ha participado con Australia en tres Copas Mundiales Femeninas (2011, 2015 y 2019) además de anotar un gol en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro en 2016. Desde 2019 juega para el Chelsea de la FA Women’s Super League de Inglaterra, y se ha convertido en la primera mujer en ser portada en la versión Ultimate Edition del videojuego FIFA de Electronic Arts.

 

 

 

La forja del mayor talento australiano

Samantha May Kerr nació un 10 de septiembre de 1993 en East Fremantle, un suburbio costero de Perth. Su familia era una gran aficionada a los deportes, aunque no del fútbol, hasta el punto de que Kerr pasó gran parte de su infancia jugando al Aussie Rules, siguiendo los pasos de su padre y de su hermano mayor, ambos jugadores profesionales.

No empezó a jugar a la versión europea del fútbol hasta los 12 años, pero después de un año de adaptación se fijó en ella Bobby Despotovski, que años más tarde dirigiría a Kerr en el Perth Glory. Al no tener un talento natural debido a su educación en otros deportes, tendría que trabajar y desarrollarse en un viaje muy diferente al de su compañera de delantera.

 

 

Kerr hizo una prueba con el equipo estatal de Australia Occidental antes de acabar en el Perth Glory, dirigido en la temporada inaugural de la W-League en 2008 por la inglesa Nicola Williams. “Conocí a Sam en 2005, cuando formaba parte de nuestro equipo estatal de desarrollo para menores de 14 años, cuando todavía jugaba al netball y a la AFL”, recuerda Williams. “Era rápida y atlética, pero le faltaba técnica con el balón en los pies y había que trabajar mucho para mejorar. Le costaba la técnica para cruzar, así que en sus primeros años se adaptaba más a un papel de central.”

Después de tres años como juvenil en el Western Knights, se incorporó al Centro Nacional de Entrenamiento de Australia Occidental, que por aquel entonces volvía a estar entrenado por Williams, antes de aceptar el puesto en el Glory y llevarse a Kerr con ella. “Fue un miembro muy importante de nuestro equipo estatal de WA que llegó a la final del Campeonato Australiano Sub-17 contra Queensland, que había dominado durante años. Jugábamos con un 4-3-3 y Sam era la delantera centro que marcaba goles por diversión”.

 

 

A pesar de su edad, Kerr estaba saliendo de su caparazón y muchos de sus entrenadores elogiaron su personalidad y la vida que aporta a los equipos en los que juega. “Recuerdo muy bien este torneo porque la personalidad de Sam cobraba vida fuera del campo”, recuerda Williams. “Me llamaron a la habitación de una de las jugadoras la tarde antes de la final, ya que las chicas habían puesto demasiado baño de burbujas en el spa durante la recuperación y estaba desbordado de burbujas.

“Era la habitación de Sam. Había invitado a casi todo el equipo a unirse y a prepararse juntos para la final. Hizo que formar parte del equipo fuera divertido. El partido llegó a la prórroga y perdimos, pero su actuación en este torneo hizo que la seleccionaran para la selección australiana sub-17 y más tarde para las Matildas”.

Sorprendentemente, menos de tres años después de dar sus primeras patadas a un balón, Kerr debutó con la selección absoluta en febrero de 2009, con solamente 15 años, ocho meses antes de debutar en la W-League con el Perth Glory.

 

 

Dirigido en aquel momento por Tom Sermanni, que llevaba en el cargo desde 2005, el escocés no tuvo reparos en incorporar a una jugadora tan joven al equipo cuando este comenzaba a prepararse para la Copa Mundial Femenina de 2011. “Teníamos los programas NTC, un programa en cada estado y Sam había estado con Nicola en Australia Occidental y luego llegó directamente a nuestro equipo de 17 años”, recuerda Sermanni. “Ahí es donde conocí a Sam por primera vez. Cuando jugaban nuestras 17 o nuestras 20, ella jugaba en ambos grupos de edad con Caitlin Foord. La subimos al primer equipo solo por el potencial que vimos en ella”.

Sin embargo, Kerr aún estaba lejos de ser la mortífera número nueve que es hoy. Con el paso de los años, tendía a jugar más en la banda, tanto en el club como en la selección, antes de asentarse en el puesto de delantera centro que ocupa en la actualidad. “A veces jugaba por la derecha”, dice Sermanni. “La mayoría de las veces jugaba en el lado derecho de una delantera de tres. Fue al Mundial y jugó allí con nosotras, y también en la Copa de Asia”.

 

 

“Lo primero que me llamó la atención fue su energía y su presencia. Tenía una presencia física muy fuerte en el equipo. Podía saltar como una gacela, incluso con 15 años tenía velocidad y potencia. Lo segundo que destacaba era su carácter y su personalidad.

“Cuando viajaba con las chicas de 17 y 20 años, cuando íbamos a China, todos los equipos se alojaban en el mismo gran hotel y, en pocos días, las jugadoras de todos los equipos sabían quién era Sam. Tenía una personalidad contagiosa. Se hacía amiga de la gente, era exuberante y eso se reflejaba en su juego. Esa energía y esa vitalidad se veían en su fútbol, pero también se trasladaban fuera del campo”.

 

 

Kerr fue seleccionada por Williams para jugar en el Perth Glory durante la primera temporada completa de la W-League, pero sus compromisos con la selección australiana sub-17 en la Copa de Asia le impidieron disputar la mayor parte de la temporada. “Cuando jugó, destacó”, dice Williams. “Recuerdo que después de que marcara su primer gol en la W-League hubo un reportaje en el periódico en el que la llamaba el ‘Factor X’. A partir de ahí lo celebró para algunos con una ‘X’ cruzando los brazos cuando marcaba. Su salto hacia atrás no estaba del todo desarrollado entonces, pero empezó con una voltereta para redondear su celebración. Me la imaginaba entonces como la jugadora que es ahora”.

Además, Williams utilizaba a Kerr más como jugadora de banda que como la delantera que es hoy en día, ya que sus atributos en aquel momento eran más adecuados para jugar en la banda. “La usaba en un 4-3-3 ancho en las selecciones nacionales, donde volví a trabajar con ella como parte de la selección sub-20. Recibía el balón, se giraba con la mano y se ponía a jugar. Recibía el balón, se giraba con facilidad y regateaba por el campo, abriéndose paso entre los defensas y sorteándolos. Siempre era un peligro para las rivales y siempre quería ganar y celebrarlo con sus compañeras después”.

 

 

Kerr necesitó entrenamiento y desarrollo cuando era joven, quizá más por el hecho de que no había crecido como futbolista natural y se dedicó a otros deportes. Aunque no era una futbolista nata, algunos de los atributos que traía de jugar al netball y a la AFL tuvieron que convertirse en puntos fuertes cuando quedó claro que el fútbol era su futuro. “Sam era y sigue siendo una atleta fenomenal”, dice Williams. “Tiene una elasticidad en su velocidad y fuerza que le da un enorme salto vertical. Jugar a la AFL la dotó de la capacidad de juzgar la trayectoria del balón, sobre todo de los balones largos por arriba. Su sincronización para recibir el balón en el aire, juzgar el rebote y empujar el balón al espacio y correr hacia él era su fuerza y sorprendía incluso a los mejores defensores.

“Otra característica importante que Sam tenía de forma natural y que a veces hay que enseñar a otras -y es difícil de enseñar- es su instinto para perseguir un balón que otras dejarían. Muchas jugadoras abandonan un balón, pero como el balón rebota de forma extraña en la AFL, Sam siempre seguía el balón y se anticipaba a lo que podía pasar según el movimiento del balón, lo que le daba una ventaja frente a su rival.”

 

 

Mientras las Matildas seguían creciendo, Kerr representó a su país en el Mundial de 2011, y su carrera dio un paso más cuando en 2013 comenzó lo que sería una historia de amor de siete años con la NWSL, fichando por el Western New York Flash, donde ganó la NWSL Shield entre dos títulos de la W-League con las Glory.

Aunque los reconocimientos individuales empezaron a llegarle, Kerr aún no era la prolífica delantera que es hoy, pero el camino hacia ello comenzó cuando fue traspasada al Sky Blue FC a principios de 2015, donde se incorporaría al club tras el Mundial Femenino de Canadá de ese verano. Kerr era todavía un talento en bruto en ese momento, pero entre ellos, el gerente Jim Gabarra y la asistente Christy Holly habían visto lo suficiente para saber que Kerr era la jugadora adecuada para ellos.

“Sam era una jugadora muy joven todavía”, dice Gabarra. “Trajimos a Caitlin Foord en 2013 y luego su agente expresó que Sam también quería venir, pero no teníamos espacio para ella en ese momento. Lo que realmente destacaba de Sam era su amor por el juego, su equipo, sus compañeras y su pasión. Es muy buena en el vestuario y se notaba su alegría al jugar. Teníamos la segunda y tercera elección en el draft de 2015 y Western New York quería nuestra elección número dos, pero no nos conformábamos con eso, así que cambiamos nuestra elección número tres, que acabó siendo Sam Mewis, por Sam Kerr”.

 

 

Gabarra solamente entrenaría a Kerr durante un corto período de tiempo antes de dejar el club a finales de 2015, para ser reemplazado por su asistente Holly, pero vio lo suficiente de ella en el tiempo que trabajaron juntos para tratar de nutrirla en la delantera central que eventualmente resultaría tan letal para Sky Blue en los próximos dos años.

“Me centré en su conexión y en sus movimientos con el balón”, dice. “Sentí que podía jugar en cualquiera de las posiciones de delantera, pero en ese momento teníamos a Nadia Nadim, así que intentamos que las dos jugaran juntas como delantera, pero Sam volvió del Mundial lesionada y entonces dejé el club… ¡Desde entonces he intentado evitar que marque!”.

Kerr anotó unos impresionantes seis goles en sus nueve apariciones hasta el final de 2015, antes de que la irlandesa Holly tomara la delantera a tiempo para la temporada 2016. Fue otro año interrumpido para Kerr debido a los Juegos Olímpicos; una vez más acabó con seis goles en nueve partidos, pero Holly admite que se quedó prendado al instante de la personalidad de la que hablan todos los entrenadores cuando tuvo un encuentro fortuito con Kerr poco después de que se hubiera incorporado al club.

 

 

“Mi primera interacción real con Sam fue nuestro primer partido después del Mundial de 2015 cuando, irónicamente, jugábamos contra el Western New York”, recuerda Holly. “Estaba en mi habitación de hotel viendo un poco de fútbol gaélico porque mi primo jugaba. Todo el agua para los jugadores se estaba guardando allí, así que los jugadores entraban y salían todo el tiempo. Sam entra y empieza a hablar de fútbol gaélico. Me dije: “¿Qué demonios, cómo sabes tanto sobre el fútbol gaélico?”. Resultó que su hermano, que jugaba al Aussie Rules, había jugado internacionalmente contra mi primo. Conectamos enseguida, pero su entusiasmo por todos los deportes y su empeño en aprenderlos era realmente contagioso”.

“Había marcado algunos goles con el Western New York, pero nunca había jugado por el centro, y la habíamos traído para que tampoco jugara por el centro. Jugamos con ella como número siete, marcó algunos goles, tuvo un buen rendimiento y aportó una energía realmente buena al equipo”.

Tras años amenazando con hacerlo, fue en 2017 cuando Kerr se anunció realmente como una de las mejores delanteras del mundo. Ganó la Bota de Oro de la NWSL con un récord de 17 goles y fue nombrada MVP de la liga, su impresionante temporada incluyó un hat-trick en una victoria por 3-2 contra Kansas y una racha de cuatro goles contra el Seattle Reign después de ir perdiendo 3-0 al descanso.

 

 

Entonces, ¿qué cambió? Kerr había pasado años perfeccionando su talento en el fútbol, después de haber estudiado inicialmente otros deportes. Nunca había sido una delantera centro de verdad, y, sin embargo, estaba a punto de ser considerada junto a las mejores delanteras del mundo. “Lo curioso es que probablemente le quede un 25% más, lo que da miedo”, dice Holly. “Todavía tiene que mejorar su definición, pero es muy peligrosa porque no es una delantera perezosa. Su ritmo de trabajo era tremendo y lo que descubrí fue que hacía más trabajo defensivo del que necesitaba, así que mi proceso de pensamiento fue cómo puede utilizar toda esta energía y entusiasmo delante de la portería en lugar de trabajar hacia atrás para defender”.

“Hablamos de ello. Había ido a los Juegos Olímpicos y había tenido un gran impacto jugando por el centro, así que decidimos que siguiera jugando por el centro”. En 2017, el juego estaba en marcha para Sam. Fue capaz de emplear todo lo que había aprendido en la banda, acompañarlo de una mejor definición y combinarlo con su energía y actitud implacable. De repente, teníamos una delantera realmente peligrosa”.

 

 

A pesar de haber subido a un nivel en el que empezaba a prosperar, Kerr seguía desarrollándose. Holly recuerda una conversación que tuvo con él poco después de incorporarse al club en 2015, que le hizo ver lo nueva que era todavía en el máximo nivel de este deporte. “Yo todavía era la asistente en ese momento y nuestro entrenador de entonces le estaba dando un montón de instrucciones en el descanso, y ella me miró como diciendo: ‘No tengo ni idea de lo que está hablando’, porque Sam en ese momento no había entendido del todo [sobre el juego]. “Me hizo a un lado y me dijo: ‘solamente dame un punto sencillo y lo haré’. Se trataba de simplificar el juego para ella y dejar que Sam fuera Sam. Trabajamos mucho sobre dónde y cuándo penetrar en la defensa. Al principio la pillaban mucho en fuera de juego, sus movimientos no estaban sincronizados con su juego, así que se trataba de intentar que todo encajara. Recuerdo que a los dos o tres partidos de la temporada no había marcado. Acababa de volver de la W-League, donde lo había destrozado, y me había dicho al principio de la pretemporada que creía que podía marcar un gol por partido en la NWSL”. Aunque tal comentario podría considerarse arrogante, los que han trabajado con ella sugieren que se trataba simplemente de la confianza que da jugar con tanto entusiasmo. “No era arrogancia”, dice Holly. “Me encantaba la refrescante honestidad que tenía. Era simplemente como es. Tuvimos una conversación allí mismo sobre cómo se estaba presionando demasiado a sí misma. Repasamos los vídeos, los análisis y las distintas opciones, y una de las cosas que le preocupaba era no participar en la preparación. Le dije que se había ganado una reputación mortal y que su mera presencia estaba contagiando a los defensores.

Kerr, dio un paso más antes de poner rumbo a Inglaterra. Después de un impresionante 2017, fue traspasada al Chicago Red Stars en enero de 2018 y se hizo con la bota de oro por segunda y tercera vez consecutiva, antes de acabar fichando por el Chelsea a principios de 2020.