miércoles, septiembre 28, 2022

Ryan Giggs, leyenda del Manchester United

 

Ryan Giggs es un mítico One Club Man del Manchester United con 963 partidos oficiales y ni una sola expulsión como red devil (con Gales tan solo una), considerado como uno de los mejores jugadores de su generación y de la selección de Gales. Durante su etapa en el United, ganó 13 medallas de campeón de la Premier League, más que ningún otro jugador en la historia, cuatro medallas de campeón de la FA Cup, tres medallas de campeón de la Copa de la Liga, dos medallas de campeón de la Liga de Campeones de la UEFA, una medalla de campeón de la Copa Mundial de Clubes de la FIFA, una medalla de campeón de la Copa Intercontinental, una medalla de campeón de la Supercopa de la UEFA y nueve medallas de campeón de la FA Community Shield.

El Manchester United y el Liverpool son los únicos clubes de la historia del fútbol inglés que han ganado más campeonatos de liga que Giggs. Además capitaneó al Manchester United en numerosas ocasiones, sobre todo la temporada 2007-08, cuando el capitán habitual, Gary Neville, quedó descartado por diversas lesiones.

 

 

Fue también el primer jugador de la historia en ganar dos premios consecutivos al Jugador Joven del Año de la PFA (1992 y 1993), aunque no ganó el premio al Jugador del Año de la PFA hasta 2009. Fue el único jugador que jugó en cada una de las primeras 22 temporadas de la Premier League, así como el único jugador que marcó en cada una de las primeras 21 temporadas. Fue elegido en el Equipo del Siglo de la PFA en 2007, en el Equipo de la Década de la Premier League en 2003, así como en el Equipo del Siglo de la FA Cup. Además ostenta el récord de asistencias en la historia de la Premier League, con 162. Fue nombrado Personalidad Deportiva del Año de la BBC en 2009. En 2007 fue nombrado OBE en la Lista de Honores del Cumpleaños de la Reina por sus servicios al fútbol.

A nivel internacional, Giggs jugó 64 veces con la selección de Gales entre 1991 y 2007 y fue nombrado capitán del equipo de Gran Bretaña que compitió en los Juegos Olímpicos de Verano de 2012. Es uno de los 28 jugadores que han disputado más de 1.000 partidos oficiales en su carrera.

 

 

El origen de un mito galés con ascendencia africana

Hijo de Danny Wilson, jugador de rugby del Cardiff RFC, y de Lynne Giggs (ahora Lynne Johnson), Ryan nació el 29 de noviembre de 1973 en el hospital St David’s de Canton de Cardiff, y creció en Ely, un suburbio del oeste de Cardiff. Pasó su infantez con los padres de su madre, y jugando al fútbol y rugby en los caminos de las afueras de su casa en Pentrebane. En 1980, cuando tenía seis años, su padre fichó por el Swinton RLFC, lo que obligó a toda la familia a trasladarse al norte, a Swinton, una localidad de Salford, en el Greater Manchester. El traslado fue traumático, ya que Giggs estaba muy unido a sus abuelos en Cardiff, pero solía volver allí con su familia los fines de semana o en las vacaciones escolares. Lo que muchos desconocen es que Ryan es mestizo, su abuelo paterno es de Sierra Leona, y sufrió episodios graves de racismo de niño, según sus propias palabras.

Tras mudarse a Salford, Giggs jugó en el equipo local, el Deans FC, entrenado por el ojeador del Manchester City Dennis Schofield. Schofield recomendó a Giggs al Manchester City, que lo fichó para su School of Excellence. Mientras tanto, Ryan siguió jugando con los «Salford Boys», que llegaron a la final de la Granada Schools Cup en Anfield en 1987. Giggs capitaneó el equipo de Salford hasta la victoria sobre sus homólogos del Blackburn, fue el hombre del partido y el trofeo le fue entregado por el jefe de ojeadores del Liverpool, Ron Yeats.

 

 

Mientras jugaba con el Deans FC, Giggs era observado con regularidad por el quiosquero local y administrador de Old Trafford, Harold Wood. Wood habló personalmente con Alex Ferguson, que envió a un ojeador, y finalmente se le ofreció a Giggs una prueba durante el periodo navideño de 1986. Giggs jugó un partido con el Deans FC contra un equipo sub-15 del United en The Cliff y marcó un hat-trick, con Ferguson observando desde la ventana de su oficina. El 29 de noviembre de 1987 (su 14º cumpleaños), Ferguson se presentó en casa de Giggs con el ojeador del United, Joe Brown, y le ofreció dos años de contrato como estudiante. Le ofrecieron renunciar a los formularios YTS y persuadieron a Giggs para que firmara ofreciéndole la oportunidad de convertirse en profesional en tres años.

 

 

Con el nombre de Ryan Wilson, Giggs capitaneó a Inglaterra en la categoría de colegial y jugó en el estadio de Wembley contra Alemania en 1989. Cambió su apellido por el de su madre a los 16 años, cuando ésta se volvió a casar, dos años después de la separación de sus padres.

Tras aceptar la propuesta de Ferguson se incorporó al Manchester United para formar parte de la conocida como «Clase del 92», considerada como la cúspide del talento local. Y de todos ellos: David Beckham, Paul Scholes, Gary Neville, Phil Neville y Nicky Butt, fue Giggs el primer talento que brilló.

 

 

La carrera en el club de su vida

«La primera vez que vi a Giggsy, estaba jugando con los «Salford Boys» contra los aprendices del United. Era delgado y enjuto, pero se escurrió entre cuatro de nuestros aprendices como si no estuvieran allí, y luego metió el balón en el fondo de la red. Pensé: ‘este chico tiene un talento innato'», aseguró Sir Bobby Robson. Más tarde, Giggs formaría parte y acabaría siendo el capitán del equipo juvenil que se proclamó vencedor de la FA Youth Cup en el 92, a pesar de que también jugaba con frecuencia con el primer equipo.

 

 

Giggs había seguido impresionando durante sus apariciones intermitentes con el primer equipo y fue descrito como «un extremo de 17 años con una velocidad de vértigo, un mechón de pelo negro rebotando alrededor de su cara de estrella del pop y una relación deslumbrante y pegajosa entre su pie izquierdo imposiblemente rápido y un balón», por el London Evening Standard, poco después de debutar en el primer equipo. La decisión de Sir Alex Ferguson de elegir a Giggs para el primer equipo, junto con sus impresionantes actuaciones, aseguraron un eventual camino hacia el primer equipo para el resto de la clase del 92 en las temporadas siguientes.

 

 

Giggs continuó impresionando durante el resto de su temporada de debut en el primer equipo y fue influyente en un Manchester United que terminó subcampeón de la Primera División y ganó la Copa de la Liga, lo que le valió el premio al Jugador Joven del Año de la PFA. Al comienzo de la temporada siguiente, Giggs había usurpado el puesto de extremo izquierdo de Lee Sharpe y lo había reclamado como propio. El ascenso y la inclusión de Giggs en el Manchester United coincidió con el dominio del equipo en el fútbol inglés a lo largo de la década de los noventa, y el United ganó la recién creada Premier League junto con la FA Cup en su primera temporada completa. A esto le siguió un segundo premio de la PFA al mejor jugador joven del año.

Se dice que Giggs había «revolucionado por sí solo la imagen del fútbol», lo que no tardó en hacerse patente, y pronto se convirtió en parte del intento de la Premier League de comercializar una nueva era del fútbol inglés. A Giggs se le ofreció su propio programa de televisión, Ryan Giggs’ Soccer Skills, apareció en innumerables portadas de revistas, y tuvo su propia adaptación del videojuego «Champions World Class Soccer» de Acclaim.

 

 

Considerado como una de las promesas más excitantes del fútbol, las comparaciones en el campo con su predecesor, Best, eran muy importantes: ambos extremos eran excepcionalmente rápidos, ligeros y dotados de una extraordinaria capacidad de regateo. Sin embargo, parecía que incluso en esta fase inicial de la carrera del joven extremo podría superar los logros de los que le habían precedido. «Un día podrían decir que yo era otro Ryan Giggs», declaró el propio Best tras sus primeros encuentros con el galés.

A lo largo de las temporadas siguientes, Beckham, Scholes, Butt y los hermanos Neville acabaron integrándose en la plantilla del primer equipo, siguiendo los éxitos de su antiguo compañero. La clase del 92 fue influyente en un Manchester United que había logrado tres títulos de liga en cuatro temporadas y que ahora pretendía dominar Europa, al igual que lo había hecho en el ámbito nacional. Sin duda, Giggs elevó sus prestaciones, ganándose el reconocimiento en la escena continental. «Beckham y Scholes han demostrado su talento como goleadores de Inglaterra, pero Giggs es el mejor. Estuvo brillante contra nosotros y será aún mejor el año que viene», admitió Alessandro Del Piero tras la derrota de su equipo, la Juventus, ante un Manchester United inspirado por Giggs.

 

 

No fue hasta 1999 cuando Giggs y el Manchester United triunfaron en Europa, como parte de la inolvidable temporada en la que el club ganó el triplete. El eterno triplete del Manchester United, vencedor de la Premier League, la Liga de Campeones y la Copa de la FA, se considera a menudo como la mejor temporada de la historia del club, y no habría sido posible sin la influencia de Giggs.

Sheringham y Solskjær han quedado inmortalizados tras sus postreros goles contra el Bayern de Múnich, en la legendaria final de la competición, pero no hay que subestimar la importancia de la asistencia de Giggs en el gol del empate de Sheringham. En cambio la influencia de Giggs en la victoria del equipo en la Copa de la FA no se ha subestimado, y su actuación en la semifinal contra el Arsenal se considera una de las mejores. Al marcar uno de los mejores goles de la historia de la competición, saliendo de su propio campo y atravesando la defensa del Arsenal antes de batir a un impotente David Seaman, Giggs preparó la final contra el Newcastle United.

 

 

«Me quedé quieto y fue como a cámara lenta, entrando y saliendo, deslizándose. Es como una gacela. Tenía esa gracia y hacía movimientos corporales sin ni siquiera tocar el balón, y Lee Dixon se equivocó, Martin Keown se equivocó. Le vi pasar, pasar… Así era Ryan Giggs; así era Ryan Giggs; éste era el momento de Giggs». recordó Phil Neville sobre el emblemático gol durante el documental Class of ’92.

Desde entonces, Giggs desarrolló una carrera extraordinaria, que abarcó 22 temporadas y que incluyó nada menos que 34 trofeos, lo que le convierte en el jugador más laureado de la historia de la Premier League. Más allá de su gran calidad y de su asombrosa regularidad, la increíble longevidad de su carrera también merece elogios. «Es casi imposible sustituir a un jugador como Ryan Giggs; no se encuentran muchos jugadores como él. Es una rareza. Tiene atributos de clase mundial y ha logrado tanto en un solo club. Sólo se le puede admirar», declaró Sir Alex Ferguson.

 

 

Como resultado de la longevidad de Giggs, y de los cambios realizados en su juego natural para garantizar la prolongación de su carrera, se han borrado los recuerdos que muchos tenían de la pura explosividad que proporcionaban sus hazañas en la banda izquierda durante los años noventa. Giggs se lanzaba por la banda izquierda del Manchester United y dejaba a los defensas con la «sangre retorcida», según Sir Alex Ferguson, dejando asombrados a algunos de los mejores jugadores del mundo.

Zinedine Zidane se refirió a Giggs como «un jugador de clase mundial», Johan Cruyff afirmó: «Eric Cantona es un gran jugador, pero no es tan bueno como Ryan Giggs», mientras que Alessandro Del Piero llegó a decir: «He llorado dos veces en mi vida viendo a un jugador de fútbol; la primera fue Diego Maradona y la segunda Ryan Giggs». Estos comentarios no hacen más que dar testimonio de un talento tan increíble.

 

 

Sin embargo, Giggs merece elogios más allá de su brillantez individual o de la longevidad de su carrera, ya que ha aportado mucho más. Sir Alex Ferguson siempre hizo hincapié en la importancia de la juventud y trató de integrar a jugadores jóvenes en su Manchester United al poco de comenzar su reinado. Giggs demostró que Sir Alex Ferguson tenía razón en su planteamiento de mantenerse fiel a la ilustre cantera del Manchester United y se ganó merecidamente la confianza de su entrenador. Esta confianza contribuyó a que el resto de la promoción del 92 tuviera oportunidades, que aprovecharon y contribuyeron a que el Manchester United dominara el fútbol inglés.

No hay duda del talento de la Clase del 92, un grupo inimitable que demostró ser digno de vestir la famosa camiseta roja del Manchester United. Pero David Beckham, Paul Scholes, Gary Neville, Phil Neville y Nicky Butt nunca habrían tenido las mismas oportunidades si Ryan Giggs no hubiera florecido ante ellos, y por eso ellos, y todos los aficionados del Manchester United en todo el mundo, le deben a Giggs su más sincera gratitud.

 

 


Sally Moore