Rudi Völler y Jürgen Klinsmann, cazadores del área

 

Rudi Völler, y Jürgen Klinsmann fueron otros dos de los excelentes delanteros de talla mundial que la selección alemana nos ha dado a lo largo de la historia. Los teutones nos han regalado desde cazadores del área como Gerd Müller y Miroslav Klose hasta delanteros polifacéticos como Karl-Heinz Rummenigge. A finales de la década de 1980, esta pareja de delanteros letal formada por Rudi Völler, y Jürgen Klinsmann guio a la República Federal de Alemania hacia el triunfo en la Copa Mundial de 1990 sobre la Argentina de Maradona. Posteriormente, contribuyeron como entrenadores a la resurrección del fútbol alemán a principios de la década de 2000.

 

 

Sus orígenes

Rudolf Völler nació en Hanau, Alemania Occidental, el 13 de abril de 1960, a 25 kilómetros de Frankfurt. Su padre, Kurt Völler, era el encargado del equipo juvenil del club local TSV 1860 Hanau, que jugaba en la liga de distrito. En las categorías inferiores del TSV, marcaba entre 40 y 50 goles cada temporada, antes de que el Kickers Offenbach, que jugaba en la segunda división de la Bundesliga, se fijara en él. Völler se incorporó al equipo juvenil del Kickers a la edad de 15 años, al tiempo que realizaba una formación profesional como oficinista. Era una tendencia común entre los futbolistas juveniles en Alemania hacer una jornada de formación profesional paralela, de modo que los jóvenes que no conseguían contratos profesionales siempre tenían oportunidades profesionales fuera del fútbol. Rudi debutó como profesional en noviembre de 1977 y marcó su primer gol profesional apenas dos meses después de su debut. Firmó un contrato profesional con el club en la temporada 1978/79 y marcó 18 goles en 67 partidos durante las dos temporadas siguientes. En el verano de 1980, el TSV 1860 de Múnich, de la primera división, se interesó por él y fue traspasado a Múnich por 700.00 marcos alemanes (unos 350.000 euros).

 

 

Por aquel entonces, Jürgen Klinsmann, de 16 años, seguía ejerciendo su oficio en las categorías inferiores del Stuttgarter Kickers. Nacido de un maestro panadero, Siegfried Klinsmann, el 30 de julio de 1964 en la ciudad de Göppingen, cerca de Stuttgart, Klinsmann comenzó a jugar al fútbol en un club local llamado TB Gingen y marcó 16 goles en un solo partido para su equipo. A los diez años, se trasladó a un club de fútbol de distrito llamado Sport-Klub Geislingen. Después de cuatro años, se trasladó al equipo juvenil Stuttgarter Kickers, donde se unió a su futuro compañero de selección Guido Buchwald. El Stuttgarter Kickers ganó el Campeonato Juvenil de Alemania de 1979 venciendo al FC Nürnberg en la final. En 1981, el equipo de la entonces segunda división de la Bundesliga le hizo un contrato profesional. Al igual que Völler, Klinsmann también completó su formación profesional, pero como panadero. Marcó 22 goles en 61 partidos durante las tres temporadas siguientes, antes de fichar por 120.000 euros por el VFB Stuttgart, rival de la ciudad, que fue entrenado por Helmut Benthaus durante la primera temporada. Benthaus fue el entrenador del legendario equipo del FC Basilea de los años 60. Había entrenado a jugadores de la talla de Ottmar Hitzfeld y Karl Odermatt. Benthaus era un librepensador, un educador y fue descrito como un entrenador intelectual por el expresidente del VFB y exvicepresidente de la UEFA Gerhard Mayer-Vorfelder. Klinsmann, que jugaba en el Stuttgart, se convertiría en uno de los futbolistas con más talento y proyección de Alemania.

 

 

Klinsmann se trasladó al VFB Stuttgart en el verano de 1984, mientras que Völler se había trasladado al ambicioso Werder Bremen desde el 1860 Múnich en el verano de 1982. En el club muniqués marcó nueve goles en 33 partidos en la primera temporada, pero al final de la misma descendieron a 2ª división. Rudi fue el máximo goleador de la segunda Bundesliga con 37 goles en 37 partidos. Acabaron en cuarta posición, perdiendo la plaza de playoff de ascenso por un punto. Sin embargo, la Federación Alemana de Fútbol (DFB) les revocó la licencia por motivos económicos y los relegó más abajo en la pirámide de la liga alemana, a la entonces Oberliga estatal. Era demasiado bueno para estar en esa liga y se trasladó al Bremen. Allí jugó cinco temporadas de alto nivel a las órdenes de uno de los más célebres entrenadores alemanes, Otto Rehhagel. Rehhagel, que también se encargó de ojear a jugadores como Miroslav Klose, Karl-Heinz Riedle o Angelos Charisteas, era un entrenador tácticamente astuto. Le gustaba contar con un hombre de ataque con buena capacidad de cabeceo. El remate de Rudi y la táctica de Rehhagel estaban en perfecta simbiosis. En su primera temporada (1982-83) en el Bremen, fue el máximo goleador de la liga con 23 goles.

 

 

A ritmo de gol

Rudi ganó el premio al mejor jugador de Alemania Occidental en 1983 y fue convocado a la selección nacional de Alemania Occidental. Debutó contra Holanda sustituyendo a Lothar Matthäus. Participó en la Eurocopa de 1984, donde fue titular en los tres partidos de la fase de grupos, jugando en la delantera con Klaus Allofs y Karl-Heinz Rummenigge. Sin embargo, Alemania Occidental quedó eliminada en la primera ronda tras marcar solamente dos goles en tres partidos. Völler marcó los dos goles de la victoria por 2-1 sobre Rumanía y tuvo un torneo exitoso, al menos a nivel personal. Dos años más tarde acudió al Mundial de México y, para entonces, ya era el principal socio ofensivo de Rummenigge. Marcó un gol en la fase de grupos antes de lesionarse durante la victoria en octavos de final contra Marruecos. También se perdió el partido de cuartos de final contra México. Únicamente pudo volver en la segunda parte de la semifinal contra Francia como suplente. Alemania se adelantó por medio de Brehme en el minuto 9. Michel Platini, que fue uno de los mejores jugadores de la época, y su equipo no lograron superar al portero alemán Toni Schuhmacher. Mientras Francia comprometía a la mayoría de sus hombres hacia el ataque en los últimos minutos, Schuhmacher lanzó un balón largo a Klaus Allofs y este quedó 2 contra 1 junto a Völler contra un defensor francés. Allofs pasó el balón a Rudi, que con su primer toque se llevó el balón por encima del arquero francés, Joël Bats, y lo introdujo tranquilamente en la portería vacía. Solamente entró en el campo contra Argentina en la segunda parte de la final. La República Federal de Alemania estuvo en desventaja durante los tres cuartos del partido. Asistió a Rummenigge en un córner con un remate de cabeza para poner el 2-1 en el marcador. A continuación, marcó el empate para hacer el marcador 2-2 de nuevo con un cabezazo, pero finalmente perdieron el partido 2-3 ante unos argentinos decididos. Völler se labró una buena reputación como goleador y rematador.

 

 

 

Durante este tiempo, también tuvo temporadas de éxito con el Werder Bremen, con el que terminó segundo en la Bundesliga tres veces en cinco temporadas. Disputó 137 partidos de liga y marcó 97 goles. Klinsmann también comenzó su carrera en el VFB Stuttgart con 17 goles en la temporada 1984-85. Marcó 94 goles en 186 partidos con ellos durante cinco temporadas y fue convocado a la selección nacional en 1987, debutando contra Brasil. Mientras tanto, disfrutó de buenos éxitos con su club, marcando el mayor número de goles en la temporada 1987-88 de la Bundesliga y ganando el premio al Futbolista del Año de Alemania Occidental. En 1989, llegó a la final de la Copa de la UEFA (actual Europa League) con el Stuttgart, perdiendo contra el equipo del Nápoles de Diego Maradona. Marcó un gol en el partido de vuelta de la final.

Völler se trasladó al AS Roma en el verano de 1987. La Serie A era la liga más popular y emocionante de la época, que ya contaba con jugadores como Maradona, Platini, Michael Laudrup y que acogió a más estrellas como Alemão, Careca, Ruud Gullit, Matthäus, Brehme, Marco van Basten y Frank Rijkaard en años posteriores. Se hizo popular entre los aficionados de la Roma, que le apodaron il tedesco volante, que significa el alemán volador. Cuando ganó la final de la Copa del Mundo de 1990 contra la Argentina de Maradona en el Estadio Olímpico de Roma, los aficionados de la Roma se sintieron como si hubiera ganado la Copa del Mundo para ellos en su estadio. Del mismo modo, Klinsmann también se trasladó a la Serie A, al Inter de Milán de Giovanni Trapattoni, en 1989, para unirse a sus compatriotas Matthäus y Brehme, que se habían trasladado allí un verano antes. Se interesó bastante por la cultura italiana y aprendió el idioma, lo que le convirtió en uno de los favoritos de la afición nerazzurra. Völler y Klinsmann se enfrentaron en una final de la Copa de la UEFA en 1990-91. El Inter ganó el partido de ida por 2-0, con un gol de Nicola Berti. El Roma ganó el partido de vuelta por 1-0, pero perdió en el global. Völler terminó como máximo goleador de ese torneo con 10 goles. Pasó cinco temporadas en la Roma, marcando 67 goles en 193 partidos, mientras que Klinsmann pasó tres temporadas en el Inter, con 40 goles en 123 partidos.

 

 

Ambos se trasladaron en el verano de 1992 a la Ligue 1 francesa. Rudi se fue al Olympique de Marsella y Klinsmann al AS Mónaco, cuyo entrenador era un genio de la táctica y un entrenador en ciernes: Arsène Wenger. Völler marcó en su debut en la Liga de Campeones contra el Glentoran, un club norirlandés. Marcó dos goles y dio seis asistencias en ocho partidos en los que el Marsella ganó su primera Liga de Campeones. Además, marcó 18 goles en 33 partidos en los que Les Olympiens también ganaron la Ligue 1. En la temporada siguiente, terminaron en segunda posición. Sin embargo, el Marsella fue acusado en un escándalo de sobornos y fue despojado de su título de liga de la temporada 92-93 y descendió al final de la temporada 1993-94 a pesar de terminar segundo en la liga. Klinsmann, en su primera temporada con los monegascos, marcó 20 goles que les ayudaron a terminar en el tercer puesto. Sin embargo, debido al escándalo del Olympique de Marsella, les sustituyó en la Liga de Campeones de 1993. Klinsmann marcó cuatro goles en 10 partidos y el equipo llegó a las semifinales de la Liga de Campeones, en las que perdió ante el AC Milan, a la postre ganador. Sin embargo, su rendimiento en el ámbito nacional fue pésimo, ya que terminó noveno en la Ligue 1.

Al término de la temporada 1993-94, Rudi Völler, de 34 años, regresó a Alemania para jugar las dos últimas temporadas de su carrera en el Bayer Leverkusen. En las dos siguientes temporadas, marcó 30 goles en 73 partidos con el Bayer en todas las competiciones. Sin embargo, en el verano de 1994, Klinsmann, de 30 años, dio un paso sensacional. Se trasladó al Tottenham Hotspur del norte de Londres. Llegó a Londres y se quedó sorprendido por la cantidad de atención que le prestaron los medios de comunicación ingleses. Los medios ingleses le llamaron buzo en referencia a su teatral salto como un delfín cuando representaba a Alemania Occidental en la final de la Copa del Mundo de 1990, tras recibir una auténtica falta del defensa argentino Pedro Monzón. A Klinsmann le hizo gracia, ya que aseguraba no haberse zambullido nunca en su carrera. Sin embargo, se tomó la situación con humor. En la primera rueda de prensa, preguntó a los periodistas la dirección de la Escuela de Buceo más cercana. Cuando marcó en su debut contra el Sheffield Wednesday, corrió hacia los aficionados y realizó un divertido salto para celebrar el gol. Los medios de comunicación ingleses le adoraron por ello y rápidamente se convirtió en uno de los favoritos de la afición. Más tarde reveló en una entrevista que su compañero en los Spurs, Teddy Sheringham, le había sugerido esta celebración en la charla del vestuario antes del partido. Tras esa temporada se marchó al Bayern de Múnich, pero se convirtió en una figura muy popular en Inglaterra. Su estatua de cera se instaló en el Museo de Cera de Madame Tussaud en Londres debido a su famosa temporada con los Spurs.

 

 

Quería ganar trofeos en los últimos años de su carrera. El Bayern de Múnich le dio la oportunidad de conseguirlo. También quería saber si podía establecerse en Alemania con su esposa estadounidense Debbie Chin, una ex modelo. Así que se trasladó al Bayern, lo que provocó la reacción airada del presidente de los Spurs, Alan Sugar, que le llamó mercenario. Tiró la camiseta de Klinsmann al suelo durante un comunicado de prensa y dijo que estaba tan disgustado que ni siquiera lavaría su coche con ella. El veterano Klinsmann se convirtió en el máximo goleador del Bayern durante las dos siguientes temporadas. En la temporada 1995-96 marcó el récord de 15 goles en la Copa de la UEFA que ganó Die Roten. Su récord de 15 goles en una temporada fue superado después de 15 años en la temporada 2010-11 por Radamel Falcao del Oporto. En 1995, Klinsmann fue segundo en el Balón de Oro y tercero en el de Jugador del Año de la FIFA. En la temporada siguiente, ganó la Bundesliga con el Bayern y luego se marchó a la Sampdoria de la Serie A. Sin embargo, regresó cedido al Tottenham en diciembre, después de estar lesionado en Italia durante la mayor parte de la primera mitad de la temporada. El presidente de los Spurs, Sugar, y Klinsmann se reconciliaron y Sugar explicó que hubo un malentendido sobre la duración de la estancia de Klinsmann en el club cuando se marchó por primera vez. Anotó nueve goles en 15 partidos y salvó al Tottenham del descenso, que terminó solamente cuatro puntos por encima del puesto de descenso y con una diferencia de goles de -12.

Después se retiró y se instaló en Estados Unidos con su familia. En 2003, jugó en el Orange County Blue Star, un club californiano que jugaba en la cuarta división del fútbol estadounidense. Se enroló como Jay Göppingen en el equipo y marcó cinco goles en ocho partidos. En una entrevista de 2004 con el periodista británico Chris Hunt, Klinsmann dijo que eso ocurrió porque alguien de la dirección del equipo le gastó una broma sin que él lo supiera. No obstante, disfrutó porque pudo jugar al fútbol tranquilamente sin ninguna atención especial.

 

 

Tanto Völler como Klinsmann fueron parte integrante de Die Mannschaft durante casi una década. Jugaron juntos por primera vez en abril de 1988 en un amistoso internacional contra Argentina que ganaron por 1-0. En la Eurocopa de 1988, fueron titulares en los tres partidos de la fase de grupos como pareja de delanteros. Ambos se asistieron mutuamente un gol, mientras que Rudi marcó otro, por cortesía de Matthäus. En la semifinal contra Holanda, Klinsmann ganó un penalti que fue convertido por Matthäus, pero recibieron dos goles en los últimos minutos debido a la inspirada actuación de Marco van Basten y perdieron el partido.

Continuaron su asociación ofensiva a lo largo de los amistosos internacionales y los partidos de clasificación para el Mundial de 1990, camino de la Copa del Mundo de Italia. Con cinco goles y tres asistencias entre los dos en seis partidos de clasificación, se convirtieron en importantes para la selección de Alemania Occidental de Beckenbauer. Ambos jugaban entonces en el fútbol de clubes de Italia. A ellos se unieron Matthäus, Brehme (Inter de Milán) y Thomas Berthold (AS Roma), que jugaron en Italia. La tríada del Inter formada por Klinsmann, Matthäus y Brehme se entendió muy bien con Völler a pesar de jugar en clubes rivales. Matthäus, un centrocampista central, era capaz de realizar duras entradas, regatear, poner en marcha a sus compañeros y marcar muchos goles. Y lo que es más importante, era un líder. Y Brehme, un lateral izquierdo con un tremendo ritmo de trabajo y una gran capacidad ofensiva, era quizás el mejor ejemplo de lateral ofensivo de los tiempos modernos y todavía está muy infravalorado. Formaba una formidable zaga con Berthold, Klaus Augenthaler, Jürgen Köhler y Guido Buchwald. Alemania Occidental no era la clara favorita del torneo, pero contaba con un fuerte núcleo de jugadores experimentados y hábiles. Alemania Occidental goleó a Yugoslavia por 4-1 en el primer partido de la fase de grupos, con dos goles de Matthäus y uno de Klinsmann y Völler. Brehme asistió en dos de los cuatro goles. Völler y Klinsmann marcaron dos y un gol, respectivamente, en el resto de los partidos de la liguilla, mientras Alemania Occidental avanzaba cómodamente a la fase eliminatoria.

 

 

Su partido de octavos de final fue contra Holanda, que les había eliminado de la Eurocopa 1988. Aunque se esperaba una competición de gran calidad, este partido fue noticia por las razones equivocadas. A los pocos minutos de comenzar el partido, Frank Rijkaard derribó a Völler, que se deslizaba con facilidad entre las camisetas naranjas. Se le mostró una tarjeta amarilla por el desafío. Tras ser amonestado, Rijkaard siguió a Völler y le escupió en el pelo. Völler le dirigió unas palabras de enfado al holandés, pero el árbitro, ajeno a la situación, amonestó a Völler. En el minuto 23, Völler estuvo a punto de chocar con el portero holandés Hans van Breukelen en un tiro libre de Brehme. Rijkaard se dirigió a Völler, que estaba en el suelo, y le pellizcó la oreja. Agitado, Völler se enzarzó en un altercado verbal con él y el árbitro, irritado por la segunda situación entre ambos, mostró tarjetas rojas directas a los dos. Cuando se dirigían hacia el túnel, Rijkaard escupió en el pelo de Völler por segunda vez. Todas las acciones de este incidente fueron captadas por la cámara. Klinsmann y Brehme consiguieron una victoria por 2-1 contra la Oranje con un gol cada uno. Rijkaard se disculpó con Rudi después del partido y este le perdonó inmediatamente. Esta muestra de deportividad hizo que los aficionados alemanes quisieran aún más a Rudi. Unos años más tarde, ambos hicieron un divertido anuncio para la marca holandesa de mantequilla Echte Boter.

Así, Rudi se perdió el siguiente partido contra Checoslovaquia. Klinsmann ganó un penalti tras saltarse a cuatro defensas y lo convirtió Matthäus. Alemania Occidental ganó el partido por 1-0. Völler volvió a la titularidad en la semifinal contra Inglaterra, pero tuvo que ser retirado a la media hora por un tirón en los isquiotibiales. En un partido emocionante, en el que se mezclaron las ocasiones y la madera, el resultado fue de empate a uno al final de la prórroga. Klinsmann se puso en posición de gol muchas veces en el partido, pero no pudo rematar. Realizó una gran parada ante el portero inglés Peter Shilton en un remate de cabeza a bocajarro en el minuto 96. Finalmente, Inglaterra perdió en la tanda de penaltis. Tras la derrota, el goleador de Inglaterra, Gary Lineker, pronunció una de las frases más famosas del mundo del fútbol: «El fútbol es un juego sencillo. Veintidós hombres persiguen un balón durante 90 minutos y al final, los alemanes siempre ganan». Alemania Occidental se enfrentó a Argentina en la final. La Argentina de Maradona había vencido a Völler y compañía en la final de hace cuatro años. Argentina había vencido a Brasil e Italia en su camino a la final. La final resultó ser un asunto muy torpe. Pedro Monzón, suplente de Argentina, cometió una brutal falta sobre Klinsmann en el minuto 65. Recibió una tarjeta roja directa. En el minuto 85, Argentina, con 10 hombres, concedió un penalti por una falta de Roberto Sensini sobre Völler. El penalti, muy blando, fue transformado por Brehme y los alemanes occidentales se tomaron la revancha de su derrota en la final de 1986. Klinsmann y Völler terminaron el Mundial con tres goles y dos asistencias cada uno.

 

 

En la competición europea de 1992, Völler, el capitán de la selección alemana, se lesionó en el primer partido contra la Unión Soviética y tuvo que perderse el resto del torneo. Karl-Heinz Riedle se asoció con Klinsmann en la delantera y marcaron cuatro goles juntos. Klinsmann dio una asistencia y un gol en el torneo. Alemania sufrió una sorprendente derrota por 2-0 contra Dinamarca en la final. En el Mundial de 1994, Rudi, de 34 años, ya jugaba en segundo plano tras Riedle y Klinsmann. Solo fue suplente durante 28 minutos en la fase de grupos. Volvió a la titularidad en el partido de octavos de final contra Bélgica y marcó un gol a los cinco minutos de empezar. Georges Grün recortó distancias a los dos minutos para Bélgica. Ambos equipos habían marcado un gol cada uno en siete minutos. Para terminar los frenéticos primeros 10 minutos del partido, Klinsmann y Rudi crearon un momento mágico. Rudi recibió el balón cerca de la línea de medio campo y regateó unos metros antes de pasar el balón a Klinsmann. Klinsmann dio un majestuoso pase de espaldas a la trayectoria de Rudi, que ahora estaba por detrás del centro del campo de Bélgica. Rudi esquivó a dos defensas y dejó el balón en la trayectoria de un Klinsmann que se lanzaba al ataque. Klinsmann golpeó el balón con dulzura con su pie izquierdo y lo envió por encima del portero belga, de forma baja y precisa, a la esquina más lejana. Rudi marcó otro gol hacia el final de la primera parte y aseguró el partido para los alemanes. En los cuartos de final contra Bulgaria, Rudi y Klinsmann volvieron a formar pareja de delanteros. Klinsmann ganó el penalti al comienzo de la segunda parte, pero Bulgaria, inspirada por Hristo Stoichkov, marcó dos goles en los últimos minutos para echar a los alemanes del Mundial.

 

 

El retiro

Völler y Klinsmann tuvieron carreras muy parecidas, tanto como jugadores como entrenadores. Ambos contribuyeron a la mejora del fútbol alemán como jugadores y como entrenadores. Ambos marcaron muchos goles en grandes competiciones y partidos. Actualmente ocupan el cuarto lugar en la lista de máximos goleadores de la historia de Alemania, con 47 goles. El de Die Mannschaft fue el primer trabajo de entrenador para ambos. Llevaron a Alemania a lo más profundo de las competiciones de la Copa Mundial como entrenadores. Sin embargo, a pesar de sus similitudes sobre el papel, eran fundamentalmente jugadores y personas muy diferentes. Völler, apodado Tante Käthe (Tía Kathy) por Thomas Berthold debido a sus rizos grises que le hacían parecer la típica anciana de Hessen, era un caballo de batalla sin complejos que era muy eficiente como jugador y tenía un gran instinto goleador. Klinsmann, en cambio, era rápido, vibrante y le encantaba correr a los espacios por detrás de las líneas defensivas. Recibió el apodo de Flipper por su extraña técnica con el balón. Su primer toque no siempre era perfecto, el balón rebotaba en sus botas, pero siempre se las arreglaba para controlarlo. Tampoco se privaba de ser llamativo fuera del campo. El autor de muchos libros relacionados con el fútbol alemán, Uli Hesse, en su artículo para el periódico deportivo irlandés The42 ha descrito a Klinsmann como un poco intelectual y librepensador. Sentía curiosidad por las diferentes culturas y trataba de incorporar nuevas cualidades culturales a su personalidad allá donde fuera.

 

 


Hanz Müller