Romário en el PSV Eindhoven, pura mágia goleadora

 

Romário fue tres veces máximo goleador de la Eredivisie (una compartida con Dennis Bergkamp del Ajax) y seis veces campeón, entre Ligas y Copas de Holanda. “O baixinho” devolvió con magia, y algunas espantadas, la fascinación del PSV por su figura después de los Juegos Olímpicos de Seúl. El club de Eindhoven desembolsó por él ni más ni menos que 4.000.000 dólares, un precio más que asequible viendo el rendimiento sobre el terreno de juego.

 

 

Los Juegos Olímpicos de Seúl, el aparador

Cuando se celebraron los Juegos Olímpicos en el verano de 1988, se consideraba que la Unión Soviética estaba perfectamente preparada para arrasar en el torneo. La URSS figuraba entre las favoritas de la competición por una razón: no había una alineación inicial notablemente más fuerte, ni un equipo con mayor profundidad, ni una nación tan decidida a dejar su huella en el torneo como ellos.

Aunque los soviéticos habían brillado en su camino hacia la corona olímpica -especialmente Igor Dobrovolski, Oleksiy Mykhaylychenko y Arminas Narbekovas, que deslumbraron al público en Busan, Daegu y Seúl-, no fue un jugador soviético el que fue alabado como el más enigmático del torneo. Ese elogio correspondía al talento más destacado que figuraba entre los finalistas derrotados, un brasileño de 22 años llamado Romário, que casualmente terminó el torneo olímpico como máximo goleador, habiendo permitido al mundo que lo viera un mero atisbo de la sublime brillantez predatoria que estaba a punto de desatar sobre una nación de defensas pronto petrificadas en toda Holanda.

Romário no era en absoluto un desconocido en los Juegos Olímpicos de 1988. Los goles que había marcado durante siete años en el club de su infancia, el Vasco da Gama habían convertido al joven brasileño en una de las propiedades más atractivas de su lado del Atlántico.

 

 

La llegada a Eindhoven

Después de haber visto cómo incendiaba el escenario en Corea del Sur, el PSV Eindhoven se lanzó a por el prodigioso cazagoles. Lo que esperaban encontrar en Romário era un goleador natural con la capacidad de trasladar su talento de las ligas de Brasil a las de Europa continental y más allá. Lo que obtuvieron fue uno de los delanteros con más talento natural de su generación, que además poseía un nivel de confianza en sí mismo y una fanfarronería audaz como no se había visto antes.

La única debilidad de Romário era su afición por el lado más salvaje de la vida. Como admitió en una ocasión, “la noche siempre fue mi amiga. Cuando salgo, soy feliz y cuando soy feliz marco goles”. Y, dada esta adicción inquebrantable a los bares, las pistas de baile y las mujeres al alcance de un hombre de su importante fama y riqueza, nada menos que actuaciones de primera clase en el campo habría sido suficiente. Cualquier cosa que no fuera un cambio en el juego, habría sido trasladado por uno de los numerosos directores técnicos que no estaban dispuestos a soportar su desordenado enfoque de la vida como atleta de élite.

 

 

A lo largo de su campaña de debut en rojo y blanco, la temporada 1988/89 de la Eredivisie, Romário no perdió tiempo en adaptarse a la vida en el Philips Stadion. Algunos se preguntaban si al brasileño le llevaría tiempo aclimatarse no solamente a un nuevo hogar, una nueva liga, un nuevo país, un nuevo continente, incluso, sino también a un equipo tan acostumbrado a ganar como el PSV, dado que, en el momento de su fichaje, los nuevos compañeros de Romário acababan de ganar un triplete: la Eredivisie de la temporada, la Copa de la KNVB y la Copa de Europa brillaban en su palmarés.

 

 

La respuesta de Romário fue forzar su entrada en el equipo titular de Guus Hiddink y terminar la temporada como máximo goleador de su club, completando su trabajo con unos más que prolijos 26 goles en 34 partidos entre todas las competiciones. Algunos también supusieron que dejaría atrás sus días de fiesta, con la repentina necesidad de impresionar y congraciarse con toda una nueva hornada de compañeros. La respuesta de Romário fue salir más de fiesta que antes. Al fin y al cabo, tal y como él lo veía, se lo había ganado. Y, además, había mucho que ver en el centro de Eindhoven.

Su excelente introducción en el fútbol holandés se demostró rápidamente que no era una casualidad. Lejos de eso, en la siguiente campaña Romário marcó 31 goles en 27 partidos, y en la siguiente alcanzó los 30 en 30 partidos. Unas cifras absurdas para cualquier delantero, y más aún para un joven que jugaba por primera vez fuera de su país, y que mostraba constantemente el tipo de compromiso fuera del campo que cabría esperar de alguien que solamente se presenta a jugar con los chicos todos los domingos como forma de asegurarse un par de horas lejos de su mujer y sus hijos.

 

 

No podía parecer ni actuar menos molesto, hasta que sonó el primer pitido del árbitro y, como un voluntario mareado transformado por el chasquido de los dedos de un hipnotizador, cambió de personaje; Romário el playboy de discoteca se convirtió en Romário el depredador de los goles, y el hechizo duró exactamente 90 minutos.

El difunto Sir Bobby Robson entrenó a Romário durante dos años, entre la sucesión de Hiddink en el PSV y su traslado al Sporting de Portugal, y quizás nadie captó mejor la esencia del sublime dolor de cabeza que era Romário para cualquier hombre lo suficientemente valiente como para intentar entrenarlo: “Había días en los que era patéticamente perezoso”, recordaba Robson a The Observer en 1994, “pero tenías que elegirlo porque, si lo dejabas fuera, ¡podías perder un triplete! Podía pasar el balón por encima de un portero desde ángulos que te hacían decir: ‘¿cómo lo ha hecho?'”.

 

 

Robson también dedicó muchas páginas de su autobiografía a relatar sus legendarios duelos con el brasileño. “En un gran grupo de buenos jugadores, teníamos un pez tropical… los Romários de este mundo no se dan cuenta de lo mucho que pueden minar el tejido de un equipo”, escribió Robson. “Algunas mañanas estaba fenomenal en el entrenamiento. Otros días, le echabas un vistazo y sabías que había dejado su energía y sus piernas en casa, o en un club nocturno… no había forma de controlar su vida privada”.

En la mayoría de las ocasiones, sería Romário quien decidiría el destino de ese mismo partido al día siguiente, como atestigua su compañero Hiddink, entrenador del PSV durante los tres primeros años de Romário en el club: “Si veía que estaba un poco más nervioso de lo normal antes de un partido importante, se acercaba a mí y me decía: ‘Tranquilo, entrenador, voy a marcar y vamos a ganar'”, recordaba Hiddink en 2011. “Lo increíble es que ocho de las diez veces que me dijo eso, realmente marcó y realmente ganamos”.

 

 

Para sus entrenadores, consentir a Romário era como entregarse a una droga. Después de un bajón, todos ellos estarían encantados de agachar la oreja de cualquiera que estuviera dispuesto a escuchar los peligros de tomar a Romário. Era frustrante, imprevisible, caro, propenso a los arrebatos y se sabía que causaba desavenencias entre grupos de jugadores y personal que antes estaban muy unidos. Pero, cuando se acercaba el siguiente partido, no se atrevían a intentar dar la cara sin recibir otro golpe porque, sencillamente, no se podía reproducir esa sensación de victoria sin él. Él -Romário- hacía que la gente se sintiera invencible. Era eufórico.

 

 

En 1990, una pierna rota le detuvo brevemente en su camino, en todo el sentido de la palabra, cuando un deslizamiento rutinario de Marco Gentile, del Den Haag, demostró ser cualquier cosa menos suave; sus tacos hicieron contacto inadvertidamente por encima del tobillo derecho del brasileño, en lugar de simplemente bloquear el camino de su disparo hacia la portería.

Sin embargo, Romário se recuperó rápidamente y retomó la jugada donde la había dejado. Su participación en el Mundial de Italia 1990 se vio trágicamente limitada por la lesión y el posterior periodo de recuperación. Pero, de vuelta a los colores del PSV, siguió su temporada de 19 goles con una excepcional cifra de 32 goles en 39 partidos la campaña siguiente.

 

 

El adiós a su primer destino europeo

Finalmente, después de cinco temporadas, la leyenda de Romário superó a Eindhoven como Cruyff y su propio lugar en el centro de un conjunto de planos de un llamado “Dream Team”, compuesto por Hristo Stoichkov, José Mari Bakero, Pep Guardiola, Michael Laudrup y Ronald Koeman, le esperaba en Barcelona. El PSV aceptó una oferta de 10 millones de dólares, El 6 de julio de 1993 Jacques Ruts, presidente del equipo neerlandés PSV Eindhoven, anuncia que el F. C. Barcelona ha realizado una oferta por Romário. El acuerdo cristalizaría el 14 de julio de 1993 a razón de 10 millones de dólares en concepto de traspaso y ficha del jugador, que firmaría por tres temporadas con el equipo catalán. El brasileño puso rumbo a Cataluña, con 165 goles en 167 partidos y las medallas de campeón de tres campañas de la Eredivisie y tres copas nacionales colgando del bolsillo.

 

 

El PSV, con un enorme agujero en forma de Romário en su arsenal ofensivo, se encontró con la aparentemente insuperable tarea de reemplazar de alguna manera al insustituible, quizás su mejor delantero. Una vez más, el club de Eindhoven y sus ambiciosos patrocinadores de Philips se fijaron en Sudamérica. Se decía que había otro joven brasileño ávido de gol que sus ojeadores creían que podía encajar.

 

 


Paola Murrandi