Romário y Bebeto, la rivalidad y amistad del «Dúo Diabólico»

 

«No subiré al mismo avión que Bebeto», Romário no bromeaba en una polémica rueda de prensa meses antes del inicio de la Copa del Mundo que se celebraría en Estados Unidos. La rivalidad llevada a enemistad entre ambos arietes se había convertido en un problema nacional y en una de las historias (con final feliz) más intensas nunca protagonizadas por una dupla de delanteros.

Ambos eran la noche y el día, Bebeto era el hombre de familia, religioso y de vida limpia, un bastión adecuado del papel de héroe sano que habían asumido Zico antes de él y Kaká después. Romário, por el contrario, era extrovertido, hedonista y a menudo volátil, el carioca fanfarrón cuya mezcla de genio en el campo y extravagancia fuera de él le situó en la línea de sucesión de sus compañeros brasileños Garrincha y Sócrates. El propio Romário subrayó el contraste cuando dijo: «Somos personas diferentes, Bebeto es un tipo familiar, que se queda en casa. Yo soy un gato callejero». Aunque la química entre Romário y Bebeto dentro del campo era indiscutible, su relación personal no siempre fue tan fluida como las celebraciones en Dallas querían hacernos creer. De hecho, las diferencias de personalidad, actitud y estilo de vida entre ambos hicieron que sus logros en el terreno de juego fueran aún más épicos.

 

 

El origen de la rivalidad

Mientras los dos arietes en su juventud competían anualmente por los títulos nacionales, y luchaban en el Campeonato Carioca -la liga estatal de Río-, los medios de comunicación brasileños empezaron a crear una rivalidad competitiva, al tiempo que difundían rumores de un choque de personalidades entre ambos. Ambos marcaron muchos goles, sobre todo en la liga regional, pero al final Romário y el Vasco se hicieron con el derecho de presumir, ganando el título estatal al Flamengo en 1987 y 1988.

Sin embargo, Bebeto se tomó la revancha a nivel nacional, al marcar en la victoria por 2-1 sobre el Vasco, en la que el Flamengo se proclamó campeón de la Copa União, una competición de liga excepcional creada por los equipos más grandes de Brasil debido a la incapacidad de la CBF para financiar el Brasileirão de ese año.

 

 

En 1987, Romário fue convocado por primera vez con la selección brasileña en un amistoso contra la República de Irlanda. A diferencia de su futuro compañero de ataque, Romário se adaptaría inmediatamente al fútbol internacional, marcando cuatro goles en sus seis primeros partidos. Afortunadamente, el buen momento de Bebeto en su club le permitió volver a la selección a tiempo para los Juegos Olímpicos de 1988 en Seúl, lo que supuso la primera oportunidad para que ambos jugaran juntos. Ambos dejarían su huella en la competición, aunque en diferente medida.

 

 

Romário fue toda una revelación, y el artillero del Vasco se dio a conocer en la escena mundial con siete goles en otros tantos partidos en los que Brasil llegó a la final. Aunque su gol en la final no pudo evitar que la Unión Soviética se hiciera con el oro, sus actuaciones individuales hicieron que se le considerara universalmente como estrellas.

Si bien los dos goles de Bebeto desde el banquillo le situaron a la sombra de su compañero de ataque más joven, sus goles y su contribución general fueron suficientes para reavivar una carrera internacional que parecía haberse estancado el año anterior.

Las actuaciones olímpicas de Romário demostraron sin lugar a dudas que la liga brasileña se le había quedado pequeña, y «O baixinho» fichó por el PSV en un acuerdo de 2 millones de libras antes del comienzo de la temporada 1988/89. Fue en Eindhoven donde Romário se consagró como uno de los mejores jugadores del planeta, y su espectacular récord de goles en 144 partidos catapultó al PSV a la consecución de tres títulos de liga y dos victorias en la Copa KNVB durante sus cinco temporadas en Holanda. Tal fue el impacto del brasileño en Holanda, que muchos lo consideran el mejor jugador extranjero de la historia de la Eredivisie.

 

 

Con el Vasco aún resentido por la pérdida de su delantero estrella, el gigante carioca lanzó una ambiciosa operación para fichar al preciado activo de su mayor rival. En un movimiento que conmocionó a todo Río, Bebeto cambió el famoso rojo y blanco del Flamengo para vestir los colores negros y blancos del Vasco en 1989. Bastó el simple hecho de poner un bolígrafo en el papel para que Bebeto, un jugador famoso por su aversión a la histeria fuera del campo, provocara una polémica que Romário sólo podía soñar.

 

 

Las dudas sobre cómo se desenvolvería el apacible delantero ante semejante hostilidad se fueron despejando a medida que avanzaba la temporada. En su campaña más impresionante hasta la fecha, las excepcionales actuaciones individuales de Bebeto condujeron al Vasco a su primer campeonato brasileño en 15 años, y el delantero nacido en Salvador terminó la temporada como máximo goleador del Campeonato Carioca, además de ser nombrado Futbolista Sudamericano del Año.

Con ambos delanteros en plena forma en sus respectivos clubes, sería en la Copa América de 1989 en Brasil donde el pronto bautizado como «Dúo Diabólico» se anunciaría como la pareja más potente del fútbol internacional. Como país anfitrión, Brasil tenía la inmensa presión de poner fin a sus 40 años de sequía en el Campeonato Sudamericano y ganar su primer gran trofeo desde la Copa Mundial de 1970.

Mientras que la historia de los torneos organizados por la Seleção está plagada de imágenes de jugadores cabizbajos que se derrumban bajo el peso de las insuperables expectativas de una nación enfervorizada, Romário y Bebeto se burlaron de esa presión, guiando a su país hacia la gloria con una serie de actuaciones espontáneas, fanfarronas y de todo menos asfixiantes.

El movimiento, el juego de enlace y la destreza individual de ambos hombres funcionaron en un tándem telepático que dejó a las defensas rivales en un estado permanente de desconcierto. Aunque la asociación se caracteriza tradicionalmente por el hecho de que Bebeto es el creador de juego más profundo y Romário el depredador, la habilidad general de ambos jugadores hizo que los papeles fueran fluidos e intercambiables, un rasgo que se demostró en el hecho de que fue Bebeto, y no Romário, quien terminó como máximo goleador de la competición con seis goles.

El formato de ida y vuelta entre los cuatro últimos equipos para decidir el vencedor, fue en este momento de la competición cuando el dúo comenzó a desatar un infierno sobre sus desventurados rivales, con la mejor de sus actuaciones ante la campeona del mundo, Argentina. Los brasileños superaron a Maradona y a sus compañeros en el Maracaná con un gol cada uno, y se impusieron por 2-0.

El primer gol fue un ejemplo de su genio sinérgico, con un delicado lanzamiento elevado de Romário que Bebeto remató acrobáticamente de volea. El partido decisivo contra Uruguay también lo decidirían los socios; el cabezazo de Romário que dio el título vino de un exquisito centro de Bebeto.

 

 

Si bien sus hazañas en la Copa América hicieron soñar a muchos aficionados con la posibilidad de ver a ambos brillar en la Copa Mundial del año siguiente, Italia 90 resultó ser un torneo demasiado pronto para que Romário y Bebeto brillaran en el escenario más grande del fútbol. La lesión de Romário, que seguía por detrás de Careca, le limitó a ser un único suplente en la derrota de Brasil en octavos de final contra su viejo rival, Argentina. Bebeto, por su parte, se limitó a una única salida desde el banquillo.

Después de otros tres años estelares en el Vasco, Bebeto daría por fin el ansiado paso a Europa, fichando por el Deportivo en 1992. Por aquel entonces, los gallegos no estaban considerados como uno de los grandes clubes de LaLiga, pero el fichaje de Bebeto, junto con el de su compatriota Maura Silva y la aparición del héroe local Fran, anunciaron el comienzo de la muy respetada era del Super Depor. La primera temporada de Bebeto en LaLiga fue la mejor de su carrera en el fútbol de clubes, ya que la cruzada individual del brasileño hizo que el Depor pasara de ser un equipo modesto a un aspirante al título de la noche a la mañana, ya que sus 29 goles le valieron el Pichichi.

Con Romário y Bebeto trabajando en ligas distintas, parecía posible que los dos delanteros dejaran de lado su rivalidad inicial y continuaran trabajando juntos para su país en el siguiente Mundial. Desgraciadamente para Brasil, la temporada siguiente pondría un enorme obstáculo en el camino.

Cuando el entrenador del Barcelona, Johan Cruyff, decidió reforzar su ya imperioso ataque recurrió a Romário, fichando al jugador de 27 años por 10,8 millones de libras durante el verano de 1993. Con Bebeto convirtiendo al Depor en aspirante al título y Romário liderando el «Dream Team» de Johan Cruyff, los delanteros estrella de Brasil se enfrentarían en una temporada doméstica que casi hizo irreconciliables sus diferencias.

 

 

A medida que avanzaba la temporada, se hizo evidente que el Barça y el Depor se encontraban en una carrera de dos caballos por el título, y las fricciones entre los dos brasileños empezaron a aflorar de forma más flagrante que antes. Con la carrera por el título en el filo de la navaja, Romário empezó a referirse públicamente a Bebeto como «Charao (llorón en portugués)», por la costumbre que tenía el delantero del Depor de quejarse de los árbitros.

En un emocionante final de temporada, el Deportivo llegó a la última jornada con dos puntos de ventaja sobre su rival catalán. Con la victoria del Barcelona ante el Sevilla, el Depor también necesitaba los dos puntos para no perder el título de Liga. Al empatar con el Valencia, el Depor recibió un penalti en el tiempo añadido que le dio el título. Se esperaba que Bebeto lo lanzara, pero el brasileño eludió la responsabilidad, dejando que Miroslav Đukić lanzara y fallara el penalti, entregando el título al Barça en el proceso.

Con la tensión y la volatilidad de la temporada nacional poniendo en peligro el futuro de la asociación, Romário había creado más complicaciones al enemistarse con el seleccionador de Brasil, Carlos Alberto Parreira. Furioso por su exclusión de la alineación titular en un amistoso contra Alemania, Romário denunció públicamente a Parreira, quien suspendió al delantero de la selección por tiempo indefinido, lo que provocó su ausencia durante la mayor parte de la campaña de clasificación para el Mundial.

 

 

La reconciliación no fue fácil

Los primeros pasos hacia un mejor entendimiento entre ambos empezaron cuando la selección brasileña deambulaba en la clasificación para el Mundial, y se lo tuvo que jugar todo en el partido ante Uruguay. Incluso Bebeto aconsejó a Parreira que convocara a Romário, al fin y al cabo todo el país exigía lo mismo al seleccionador. El entrenador finalmente sucumbió ante la asfixiante presión y Romário voló a Río con el halo de salvador. En rueda de prensa se mostró totalmente confiado con la victoria en Maracaná y su aportación decisiva: «vi el futuro, ganaré a Uruguay por vosotros», y luego, como solo él sabía, convirtió la arrogancia en una declaración en hechos reales. Brasil ganó 2-0, Romário anotó ambos goles… el primero, a pase de Bebeto.

Nadie dudaba que las posibilidades de Brasil para hacerse con el campeonato pasaban por el entendimiento de la dupla Romário y Bebeto, fuera y dentro del campo. Reconciliarlos era fundamental, aunque hacerlo parecía imposible. Con la clasificación de Brasil y los preparativos para el Mundial en marcha, las esperanzas de una tregua fuera del terreno de juego entre sus dos principales delanteros volvieron a quedar en la cuneta, ya que Romário, elevando los niveles de petulancia a 11, convocó una rueda de prensa para anunciar que no se sentaría junto a Bebeto en el vuelo del equipo a Estados Unidos. Cuando la mayoría de los brasileños se resignaron a la irrisoria realidad de que los sueños de su nación descansaban en la química futbolística de dos hombres que luchan por compartir un Boeing 747, una serie de acontecimientos fuera del campo pusieron fin a la animosidad.

 

 

El 2 mayo de 1994, unos desconocidos secuestraron a Edevair de Souza Faría, padre de Romário y exigieron un rescate de 7 millones de dólares. Practicamente un mes después otros secuestradores apuntaron con una pistola a la esposa embarazada de Bebeto y a su hermano. Romário fue el primero en apoyar a su compañero publicamente y dejar de lado sus diferencias. Los graves problemas acercaron a ambos delanteros que se ayudaron mutuamente. Por suerte hubo final feliz.

Estos sucesos traumáticos, combinados con una obsesión mutua por conseguir la primera Copa Mundial de la Seleção en 24 años, hicieron que los jugadores desarrollaran un vínculo personal sin precedentes a medida que se acercaba el torneo. La diplomacia de Bebeto y el carisma de Romário hicieron que su fuerza combinada fuera del campo fuera mayor que la suma de sus partes individuales.

 

 

El inicio de una amistad inquebrantable

En los últimos amistosos antes de la gran cita, Romário anotó el primer gol de Canadá y luego marcó 7 goles más en dos partidos, contra el Salvador y Honduras. Brasil se había calmado. El pragmático equipo de Parreira, que lucía una versión poco habitual de la famosa equipación amarilla y verde, estaba muy lejos, al menos estéticamente, de los míticos equipos de 1970 y 1982. A falta de un creador de juego en el centro del campo, como Zico o Rivellino, Parreira se decantó por el acero laborioso que ofrecían los centrocampistas Dunga y Mauro Silva, y por Romário y Bebeto como principales fuentes de inspiración en el ataque. Los dos tardaron sólo 27 minutos en demostrar los efectos de su asociación clínica.

En su primer partido en el Mundial de Estados Unidos de 1994, contra Rusia, un córner perfectamente lanzado por Bebeto encontró la bota derecha de Romário, y el delantero del Barcelona superó sin problemas a Dmitri Kharine en la portería rusa. Al final de la fase de grupos, Romário y Bebeto sumaban cuatro goles entre ambos, y cada uno había dado una asistencia al otro.

 

 

En un partido de octavos de final contra el país anfitrión, Brasil, muy perjudicado por la expulsión de Leonardo, volvió a recurrir a sus dos delanteros para salir del atolladero. En el minuto 72, los dos demostraron una vez más la fluidez de sus funciones, y Romário culminó una carrera decidida con un delicado pase en profundidad a Bebeto, cuyo remate lateral encontró la esquina inferior e inició un carnaval en California. Cualquier insinuación de que su relación fuera del terreno de juego seguía siendo frágil se disipó cuando un Bebeto exultante abrazó a Romário y le dijo «te quiero».

 

 

El 9 de julio de 1994, los 64.000 aficionados presentes en el estadio Cotton Bowl de Dallas pudieron presenciar la total reconciliación de la dupla brasileña y una de las escenas más emblemáticas de la historia de la Copa Mundial. Romário abrió el marcador con un remate depredador tras un balón con clase de Bebeto desde la banda. Dos minutos más tarde, Bebeto superó a la defensa holandesa y posteriormente al guardameta Ed de Goey, para empujar el balón al fondo de la red. Segundos más tarde, Bebeto corre hacia el eléctrico público tejano, balanceando espontáneamente sus brazos en un movimiento de balanceo de bebé, mientras sus compañeros Mazinho y Romário le alcanzan e imitan la ya omnipresente celebración dedicada a su hijo Mattheus.

 

 

La primera persona a la que Bebeto abrazó después fue Romário. Las expresiones impagables que aparecen en los rostros de ambos jugadores transmiten un sinfín de emociones; la esperada euforia cruda se ve compensada por una juguetona camaradería, que sugiere que sus actuaciones telepáticas sobre el terreno de juego son una mera manifestación de un vínculo genuino fuera del campo que tarde o temprano debía florecer. El gol en el minuto 81 de Branco proclamaba la locura absoluta entre el combinado brasileño.

De nuevo, en las semifinales, la eliminatoria se decidiría por Romário, cuyo cabezazo a bocajarro fue suficiente para derrotar a Suecia.

 

 

En la final, Brasil se enfrentó a Italia, y el escenario fue una batalla apetitosa entre tres de los mejores atacantes del mundo, con la potencia combinada de Romário y Bebeto frente a la majestuosidad individual de Roberto Baggio. En una final aburrida, disputada en el Rose Bowl de Pasadena (California), fue Baggio quien acaparó los titulares: su postura encorvada y cabizbaja fue la imagen que definió el torneo al fallar el penalti decisivo.

Romário y Bebeto se llevaron la gloria, y la victoria de Brasil en la tanda de penaltis otorgó a su pareja la inmortalidad que merecía. Después de años de rivalidad y, en ocasiones, de antipatía, se combinaron para entregar el premio máximo del fútbol a su adorada nación.

 

 

El futuro

Aunque la edad de la pareja y la aparición de Ronaldo supusieron el fin de su asociación poco después, los nombres de Romário y Bebeto parecen destinados a cruzarse para siempre, independientemente del rumbo que tomen sus vidas. En 2010 incluso compartieron aventura en el América de Río de Janeiro, donde Romário trabajó como mánager y Bebeto como técnico (el primero tuvo que despedir al segundo tras siete partidos en el cargo). Como si su relación futbolística no fuera suficiente, los legendarios delanteros son ahora compañeros en la arena política en el mismo partido.

 

 

En un guiño a su pasado deportivo, las carreras políticas de Romário y Bebeto también han incluido periodos de animosidad, siendo el primero un feroz opositor a la organización de la Copa del Mundo de 2014 por parte de Brasil y Bebeto un embajador del torneo. Afortunadamente, estas diferencias parecen haber quedado en el pasado, ya que ambos se esfuerzan por obtener los mismos resultados brillantes en el cargo que en el terreno de juego.

Mientras que Brasil ha producido un sinfín de asociaciones ofensivas que han definido una época -desde las hazañas individuales de Pelé y Garrincha en 1958 hasta el majestuoso tridente de Ronaldo, Rivaldo y Ronaldinho en 2002-, Romário y Bebeto tenían una química que pocos pueden rivalizar. En los 23 partidos oficiales que ambos compartieron con su país, Brasil se mantuvo invicto, con 17 victorias y 6 empates. De los 48 goles marcados por la Seleção en ese tiempo, ambos fueron responsables de 33, con 18 goles del primero y 15 del segundo.

Aunque estos números son impresionantes por sí mismos, la divina asociación de Romário con Bebeto debe verse para creer, ya que las estadísticas por sí solas nunca podrían hacer justicia al bello arte que crearon sobre el terreno de juego.

 

 


Paola Murrandi