Baggio contra los exjugadores mediocres que sientan cátedra en tv

 

“Me incomoda juzgar a los demás, por eso no voy a la televisión. Veo a excompañeros juzgando y dando lecciones en televisión, pero les recuerdo incapaces de hacer tres regates con las manos”, así abrió Roberto Baggio la caja de pandora de lo que muchos aficionados al fútbol pensamos sobre la mayoría de actuales analistas-exfutbolistas de fútbol en prensa, radio, Internet y en especial en televisión.

Una opinión que seguramente encaja con el sentimiento de la gran mayoría de amantes del fútbol que nos quedamos realmente sorprendidos viendo como exjugadores que no triunfaron en la élite, que se retiraron antes de llegar a los 30, o que tuvieron una carrera más que mediocre sientan cátedra en televisión, radio y prensa criticando la actuación de sus homólogos. Una situación que se agrava cuando su desmesurado ego da situaciones realmente surrealistas, y que podríamos extrapolar a los periodistas que nunca han jugado a fútbol y que viven de la crítica. Y es que desgraciadamente en el actual periodismo deportivo cada día da más la sensación de estar escuchando a gente que no sabe de lo que habla…

“Il Divin Codino” realizó estas duras declaraciones en el periódico italiano La Repubblica, en las que también confesó que no disfruta con el fútbol sin público. “Me gusta el fútbol femenino. El golf me aburre, prefiero el baloncesto, soy hincha de los Lakers. El fútbol sin público es muy triste, me hace llorar. No veo los partidos, casi nunca los disfruto”.

En la entrevista también hubo espacio para entender mejor su retirada del fútbol: “Dejar el fútbol me devolvió la vida y el oxígeno. Me estaba ahogando, demasiado dolor físico. Cuando volvía a casa desde Brescia no podía salir del coche, Andreina mi mujer me echaba una mano para salir del coche. Me estaba ahogando, demasiado dolor físico. Para matarme estaban los obsesionados con el fútbol táctico que pensaban más en neutralizar el juego de los demás. Hago lo más lindo, estoy en contacto con la naturaleza. Corto leña, uso el tractor y por la noche estoy tan cansado que me da vueltas la cabeza. Totti no quería dejarlo, yo no veía la hora. Ibrahimovic está hecho de la misma pasta que Francesco”.