viernes, septiembre 30, 2022

Rivelino en el Al-Hilal Saudi Football Club

 

El legendario Roberto Rivelino sucumbió al dinero saudí para poner punto final a su carrera en el Al-Hilal Saudi Football Club, con el que ganó la liga y la copa, entre 1979 y 1980. Rivelino llegó a Riad en el Concorde procedente de Río y fue recibido por miles de aficionados del Al-Hilal en el aeropuerto antes de ser trasladado a su hotel en Rolls-Royce.

Fue un recibimiento por todo lo alto, y no era para menos, ya que en agosto de 1978 Roberto Rivelino era toda una superestrella. Cuando el brasileño abandonó Arabia Saudí tres temporadas después con un total de 57 partidos y 23 goles, el fútbol del país había cambiado y ya no volvería a ser el mismo.

 

 

Los hinchas del Al-Hilal y de muchos otros clubes están acostumbrados a ver en acción a apasionantes talentos extranjeros en la liga, pero pocos han sido tan famosos o tan influyentes o, para decirlo en términos futbolísticos sencillos, tan buenos como Rivelino, que disputó casi 100 partidos con el pentacampeón del mundo. Fue la primera gran estrella de una temporada que fue la primera en la que hubo jugadores extranjeros.

Apenas unas semanas antes, los dirigentes del fútbol saudí habían visto cómo Irán se convertía en el primer equipo de Asia occidental que competía en la Copa Mundial, pero ya existía la voluntad de llevar a un equipo de gran talento a una liga profesional que acababa de empezar en 1976. Así que llegó el capitán de Brasil, según la influyente revista World Soccer, el 38º mejor jugador del siglo XX.

 

 

Se trataba de una estrella que destacaba junto a Pelé y Jairzinho en el equipo ganador del Mundial de 1970, aclamado por muchos como el mejor de la historia. Los aficionados de Arabia Saudí pronto empezaron a ver lo bueno que era. «En aquella época era casi un fútbol amateur, ya que el fútbol estaba realmente empezando allí», dijo Rivelino en una entrevista con la televisión brasileña en 2019, antes de que el Al-Hilal se enfrentara al Flamengo de Río en la Copa Mundial de Clubes de la FIFA.

«Entrenábamos en el mismo estadio en el que jugábamos los partidos. Había tres equipos en Riad y por eso entrenamos de 6 a 7 de la tarde, el siguiente equipo de 7 a 8 y luego el tercero de 8 a 9.» El astro había formado parte de la selección de Brasil que jugó un amistoso en Arabia Saudí antes del Mundial de 1978, cuando se iniciaron las conversaciones sobre un posible traslado. «Hablé con mi familia y luego decidí ir. Era la primera vez que jugaba fuera de Brasil y, aunque la cultura y el país eran muy diferentes, fue un momento especial para mí».

 

 

El progreso ya estaba en marcha en un país que entonces tenía una población de apenas nueve millones de habitantes. Rivelino disfrutó conduciendo un coche Mercedes en Arabia Saudí, tener uno había sido el sueño de toda su vida, y también disfrutó del impecable estado de los campos artificiales del país. Sin embargo, al principio le costó adaptarse al clima, y jugaba con un paño húmedo en la boca para intentar retener la mayor cantidad de humedad posible.

El brasileño se asoció con el delantero tunecino Nejib Limam, y se mostraron imperiosos en el camino del Al-Hilal hacia el título de liga. El brasileño lo consiguió de forma excelente en el penúltimo partido, contra su rival y contrincante, el Al-Nassr. Rivelino aprovechó un balón suelto en la frontal del área y marcó el único gol del partido con una media volea imparable. La primera y única derrota de esa temporada se produjo en el último partido, con el trofeo bien guardado en la vitrina. Al año siguiente se unió la Copa del Rey.

 

 

«Lo hacía parecer muy fácil, pero se esforzaba por hacerlo parecer fácil», dice Limam. «Al principio los defensas le temían y eso me daba oportunidades, sin embargo él era constantemente bueno y dio a los jugadores locales una muestra de lo que se necesita para ser un jugador de clase mundial, no se trata solamente de talento sino de mentalidad».

A pesar de jugar a menudo en el centro del campo, Rivelino marcó 23 goles en menos de 60 partidos con el Al-Hilal. Su habilidad a balón parado aún no ha sido superada, e incluso emocionó a los aficionados al marcar directamente desde un córner contra el Al-Ittihad, pero hubo algo más. En el caso de los jugadores extranjeros, especialmente en las ligas en crecimiento, el impacto no puede medirse por las estadísticas.

 

 

Rivelino elevó el nivel dentro y fuera del campo. Al ser el primer brasileño que jugó profesionalmente en la región, abrió la puerta para que siguieran los jugadores del país sudamericano, y casi llegó Zico, otra leyenda del mediocampo del país. Muchos vinieron, los entrenadores también, y han desempeñado su papel a lo largo de los años.

Sin embargo, pocos pudieron tener el impacto de Rivelino. «Era un buen lugar para jugar al fútbol y yo jugaba bien. Me entrené mucho y trabajé mucho y fue una buena época», reflexionó. Consideró que, cuando se retiró en 1981, aún podía haber hecho un trabajo para un Brasil con mucho talento en el Mundial de 1982, a pesar de que tenía treinta y tantos años. «Tendrían que haber venido a verme jugar, pero hoy puedes jugar en Arabia Saudí y la selección se sigue acordando de ti, pero entonces era diferente. Yo no tenía nada que demostrar a nadie. Lo di todo al club y el club, los jugadores y los aficionados me trataron con respeto y el Al-Hilal siempre tendrá un lugar especial en mi corazón».

 

 


Mohammed Ayú