UE Lleida Primera Divisió 1950-1951

El récord inalcanzable del Lleida, el equipo más goleado en una sola temporada en Primera División

 

Dicen los entendidos que el mejor legado que se puede dejar es ser recordado, que por muchos vientos y mareas que soplen tu huella siga imborrable en el camino, por exiguo o tormentoso que haya sido éste. Así se explican las dos experiencias que vivió la extinta Unió Esportiva Lleida en Primera División. Fue el caso de la temporada 1993-94, cuando, a pesar de volver a Segunda A en un año, consiguió ganar al FC Barcelona y Real Madrid. También fue así en su única experiencia anterior en Primera División, la temporada 1950-51, dejando su nombre escrito en la historia del fútbol español encajando 134 goles.

 

 

El Osasuna de Pamplona vislumbró la temporada 2016-2017 las huellas que dejó el equipo leridano hace más de setenta años. Los rojillos encajaron 94 goles en Primera División, y son el tercer equipo que más goles ha recibido en una temporada en toda la historia. Completan el podio, como únicos equipos por delante del actual Club Atlético Osasuna, aquella UD Lérida 1950-1951 (134) y el Gimnàstic de Tarragona 1949-50 (99). En cuarto lugar, justo por detrás, se encuentra el CE Alcoyano 1950-1951 (92), y en quinto y sexto lugar el Real Murcia 1950-1951 y el Hércules CF 1955 a 1956 (86).

Aquel Lleida, que todavía es el propietario de este récord, era debutante en Primera División aquella temporada 1950-51. Las goleadas eran algo frecuente tanto en el antiguo Camp d’Esports como fuera de casa. Concretamente dos escenarios fueron testigos especiales de este hecho, al ver a lo largo de la temporada dos cifras en el casillero local: Riazor y San Mamés.

 

Athletic Club de Bilbao - Unió Esportiva Lleida 1950-1951
Imagen de la histórica derrota de la UE Lleida en San Mamés por 10 a 0.

 

Los “ilergetes” se enfrentaron al Real Club Deportivo de La Coruña el 5 de noviembre de 1950, jornada 9, con resultado final de 10-1. Dos semanas después, el 19 de noviembre, jornada 11, Pichichi fue testigo de la lluvia de goles que endosó el Athletic de Iraragorri a una tierno Unión Deportiva Lleida. Seis de los goles los hizo Telmo Zarra, que marcó el primero cuando Eroles, uno de los tres porteros del Lleida, prácticamente no había puesto ni los guantes.

Eroles UE Lleida
Eroles, uno dels porteros de la Unió Esportiva Lleida de la 50-51

 

Ese día, Zarra acabó perdonando unos cuantos goles más a un equipo voluntarioso. El delantero vasco logró 38 goles a lo largo de la temporada, récord que no fue superado hasta la 2010-11 por Cristiano Ronaldo. Sólo en los dos partidos contra el Lleida, Zarra marcó 8 goles, un hecho también insólito.

 

Imatge partit Athletic - Lleida de la 1950-1951
Imagen del sorteo inicial del Athletic de Bilbao – UE Lleida de la 50-51.

 

José Francisco ‘Pepe’ Rivero (Aranguren, 08/17/1924) era uno de los tres porteros que tuvo el Lleida aquella temporada. El portero vasco cree que lo primero que se hizo mal fue desarmar el equipo: “teníamos una buena plantilla en Segunda División, pero vino mucha gente de fuera y quedamos sólo cinco o seis jugadores. Creo que este fue un error muy grave que después se pagó, además de la novatada”.

Rivero había sido, el año anterior, el portero menos goleado de España (38 goles en 29 partidos) y el mejor portero de Segunda División. En Primera, encajó 64 goles en los 13 partidos que disputó. Sin embargo, recuerda con afecto como le contaba a su hijo las razones de tales lluvias de goles: “ahora se chuta unas diez veces a puerta, mientras que antes te chutaban hasta treinta o cuarenta veces, y se jugaba más abierto y con dos o tres defensas “. En este sentido, sentencia que “ahora muchas veces se juega a no perder”.

 

Rivero UE Lleida
Rivero, otro de los porteros en nómina de la UE Lleida debutante en Primera División.

 

El Lleida había subido a Primera División en el mismo año de su debut en Segunda, por lo que se encadenaron dos ascensos consecutivos, hito que sorprendió a propios y extraños. El ascenso fue posible porque en la segunda vuelta del equipo entrenado por Emili Vidal sólo cedió un empate (en Barakaldo) y dos derrotas (en Santander y Zaragoza). El Lleida terminó segundo, con derecho a disputar una liguilla de ascenso que le obligó a batir con el Racing, del grupo norte, y con el Alcoyano y el Murcia del grupo sur. El ascenso se certificó el Camp d’Esports ante este último el 26 de junio de 1950 (4-1).

El debut del Lleida en Primera División fue contra el Real Celta de Vigo, el 10 de septiembre de 1950, que se llevó los puntos del Camp d’Esports en una discutida actuación arbitral (2-3). El equipo azulado formó ese día con Rivero en la portería; Rigau, Telechea y Carrillo en defensa; Roca y Esquerda como volantes; y Gauss, Pellicer, Ramón, Bidegain y Fustero en la delantera. El primer jugador que perforó la meta leridana fue Sobrado, que marcó dos goles.

En su primer partido fuera de casa, el equipo de Emili Vidal recibió la primera goleada escandalosa, en La Rosaleda ante el Málaga (9-0). En casa, las goleadas más voluminosas las consiguieron el Real Madrid (1-6) y el Valencia CF (1-6), marcando también 5 goles el Sevilla FC (4-5) o el mismo Málaga (2-5). Tanto el FC Barcelona como el Athletic Club de Bilbao también se llevaron la victoria de Lleida, con sendas victorias por 0-3. Por su parte, el Atlético de Madrid de Helenio Herrera, que sería campeón, ganó 3-4, pero después de ir a remolque de una UE Lleida que estaba ganando por 3-1 en la segunda parte. En total, los leridanos ganaron 6 encuentros en casa (ante el Espanyol, Alcoyano, Real Sociedad, Deportivo, Murcia y Racing). El partido ante la Real Sociedad pasó a la historia como “el partido de los penales” porque Montserrat, el otro portero del equipo catalán, detuvo dos penaltis a los donostiarras y Pellicer dio la victoria al Lleida desde los once metros ( 1-0).

 

Montserrat porter UE Lleida
Montserrat, un dels 3 porters de la UE Lleida en el seu debut a Primera Divisió.

Fuera de casa se perdieron todos los partidos de la liga, lo que a posteriori sólo han conseguido el Racing en la 1954-55, el Hércules CF en la 1955-56 y el RCD Espanyol en la 1963-64. Aparte de las goleadas recibidas en Málaga, A Coruña y Bilbao, también se recuerdan las encajadas en Les Corts contra el FC Barcelona (6-1), en El Sardinero (5-1), en Balaídos (4-0), a Sarrià (8-0), en Chamartín ante el Real Madrid en un partido jugado el martes para que la nieve impidió jugar el domingo (7-0), en Nervión contra el Sevilla (5-0) y en el Metropolitano ante el Atlético de Madrid el 1 de abril de 1951. Ese día, el Lleida se convirtió matemáticamente en equipo de Segunda División a falta de tres jornadas para la finalización del campeonato.

Para intentar evitar lo inevitable, la directiva leridana había recorrido en el mercado. En noviembre se ficharon varios jugadores para intentar reforzar el equipo. Los más mediáticos fueron los argentinos Di Paola y Valle y el italiano Del Pinto, los tres primeros extranjeros de la historia del club. Sergio Del Pinto llegó procedente del Nàstic de Tarragona junto con Antonio Alsua, por los que el club azulado desembolsó 195.000 pesetas. De los extranjeros, Rivero rememora con cariño una anécdota de vestuario: “una vez, el entrenador estaba diciendo ya está bien señores, trabajaremos como si fuéramos obreros, trabajadores de una empresa, levantó la mano Di Paola y dijo míster, puedo hablar? no tiene razón usted, porque nosotros no somos trabajadores, somos artistas del balón “.

A la hora de la verdad, los nuevos fichajes no solucionaron la trayectoria del equipo, que finalizó la primera vuelta en penúltimo lugar, sólo por delante del Alcoyano. El día después de Reyes, el Lleida perdió en casa ante un Málaga en horas bajas (2-5), y la afición del Lleida por fin estalló. “La afición, como es lógico, esperaba más de nosotros, pero en aquel tiempo las diferencias entre categorías eran muy grandes en todo, también en el económico”, recuerda el portero leridano Pepe Rivero.

Al día siguiente, el presidente Eduard Estadella presentó a la junta directiva su dimisión irrevocable. El delantero Antoni Gausí (Lleida, 10/12/1927), aunque recuerda al presidente que subió al equipo de Tercera a Primera División: “le encantaba el fútbol. Además, se le daba bastante bien el tema de la pelota, y los entrenamientos hacía observaciones técnicas a los jugadores”. Durante los meses restantes del campeonato, se hizo cargo del club el vicepresidente y futuro alcalde de la ciudad, Joan Casimir Sangenís.

El mismo día de la dimisión del presidente, también renunció a su cargo el entrenador Emili Vidal, siendo sustituido por un tándem de la casa para terminar la temporada, formado por Pirla y Lamenca, pero el cambio en el banquillo tampoco sirvió para el equipo subiera puestos en la clasificación. Gausí recuerda que hacia el final de la temporada se hicieron “más o menos buenos partidos, pero había poca experiencia”.

 

Antoni Gausí futbolista
Antoni Gausí durante su etapa como futbolista, uno de los integrantes de aquel Lleida debutante en Primera División.

 

El delantero leridano fichó por el Real Madrid antes de terminar la temporada. Años después volvería a jugar en el equipo de su tierra, del que hasta llegaría a ser presidente. “Era otro nivel. Había equipos contra los que al menos se veía partido, pero cuando venía un equipo de cierto nivel había mucha diferencia. Era imparable. Se veía que nos hacía falta refuerzos y tener un bloque más importante”, recuerda.

El Lleida volvió a Segunda tal como había subido, ya partir de ahí comenzó una trayectoria descendente que no volvió a prosperar hasta finales de los años 80, culminando con el retorno a Primera División en 1993. Como en la 1950-51 , el paso por la máxima categoría fue cosa de unos meses, aunque se lograron hitos como la victoria en el Camp Nou contra el FC Barcelona (0-1) o el Camp d’Esports contra el Real Madrid (2-1). La Unió Esportiva Lleida, gloriosa en tiempos pretéritos, desapareció en 2011 y desde entonces, el vacío que ésta dejó la ocupa el Lleida Esportiu, que compite en Segunda División B.

El Osasuna de la 2016-2017 hizo revivir la historia de un equipo condenado al olvido haciendo rememorar una de las páginas quizás más definitivas que puedan existir en la historia del fútbol. Porque por muchos años que pasen, el récord del Lleida seguirá siendo azul y cobijado por una tierra humilde y futbolera.

 

Unió Esportiva Lleida 50-51
Una de las formaciones de la Unió Esportiva Lleida de la temporada 1950-1951 en Primera Divisió.

 


Oriol Jové