¿Qué le pasa a Nike? El declive artístico de una gran marca

 

El uniforme de Nike para el FC Barcelona de la temporada 2021/22 es la máxima expresión del declive artístico de una gran marca que nos tenía acostumbrados a un espectacular nivel creativo respecto a sus máximos competidores.

Este último modelo no solo parece que no haya sido encargado a un equipo de profesionales, sino que luce como una réplica de bajo coste y de mal gusto, hasta el punto que gran parte de los fans culés consideran que «ridiculiza a sus jugadores» o que representa una falta de respeto a la entidad. El culpable, ¿la propia marca o la anterior directiva liderada por Bartomeu? Lo que está claro es que al nuevo mandamás de la entidad blaugrana, Joan Laporta, le encantó: «A mí me gusta mucho la camiseta, agradezco a los responsables de Nike que cada año hagan un diseño innovador independientemente de que guste más o menos a cada uno».

 

 

Si la anterior camiseta a cuadros de la 2020-2021 ya fue un despropósito por la nula exclusividad del diseño y su simplicidad, prácticamente calcado del anterior realizado para la selección de Croacia, la nueva propuesta de Nike se ha superado como despropósito.

 

 

¿Es esta dudosa capacidad de generar material de primera calidad una consecuencia del mayor declive de ventas que la marca sufrió en EE.UU el pasado 2017? Por aquel entonces las acciones de Nike Inc. registraron su mayor caída en nueve meses después de que el descenso de las ventas en América del Norte empeorara, donde varios socios minoristas tambalearon y Adidas ganó cuota de mercado. Una situación que se acentuó con las pérdidas millonarias que sufrió la compañía cuando Zion Williamson (de la NCAA) sufrió una lesión al rajarse su zapatilla Nike en pleno partido, una imagen que dio la vuelta al mundo.

 

 

Nike ha perdido la completa hegemonía que tenía en la NBA. Marcas como Under Armour y New Balance han firmado suculentos contratos con jugadores importantes de la liga como Stephen Curry y Kawhi Leonard respectivamente. Algo que también hemos podido ver en su división dedicada al fútbol donde perdió a su máxima estrella, Neymar, la concesión de los balones de La Liga española la temporada 2018-2019 o la pérdida del patrocinio técnico de Boca Juniors, entre otros grandes retrocesos de la marca.

¿Será que esta nueva camiseta para el FC Barcelona forma parte de una gran campaña de marketing para provocar que se hable de ella más allá de la calidad de la misma?